El arduo tesoro de los Piratas

No hay mucho optimismo con lo que pueda hacer el equipo Cuba en los Juegos de Barranquilla

La Serie Especial de béisbol comienza este jueves y termina el próximo 3 de junio. (PL)
Contra todo pronóstico, Isla de la Juventud se coronó campeón del quinto Sub 23. (PL)

Contra todo pronóstico, Isla de la Juventud se coronó campeón del quinto Sub 23 tras un gran desempeño, venciendo por sorpresa y en su propio patio al favorito occidental, los Elefantes de Cienfuegos, para discutir la final ante los Leñadores, tras una campaña en que, curiosamente, los 4 semifinalistas alcanzaron esa fase por primera vez y se impusieron en el cruce los ocupantes del segundo lugar.

Luego, en tierra tunera, los Piratas lograron anotarse un partido y llegaron a su puerto en el Cristóbal Labra buscando los otros dos. La tercera victoria la alcanzaron el sábado, en quinto juego, y se colgaron el oro ante un público que se olvidó hasta del Mundial de Fútbol. Es el mayor triunfo pinero en cualquier categoría del béisbol.

Esta final entre dos advenedizos se caracterizó por un buen pitcheo y poco bateo, sin exceso de errores. Los lanzadores de los Piratas dieron solo 11 boletos en 38 innings, para un notable promedio de 2,6 por cada 9 entradas. Cualquier elenco de la Serie Nacional envidiaría ese trabajo. No obstante, mejor que el pitcheo fue el trabajo conjunto, donde cada uno trabajaba para todos y cualquiera se vestía de héroe.

Esta final entre dos advenedizos se caracterizó por un buen pitcheo y poco bateo, sin exceso de errores

Hicieron así los Piratas juniors lo que no pudieron los seniors al quedar subcampeones en la Serie 54. Ya nadie creía que el mentor Dioel Reyes, en su quinta vez, lo lograría, pero su constancia y su paciencia rindieron fruto al fin, secundadas por peloteros como Jonhy Hardy, Jonathan Carbó, José Luis Bring, Raúl Guilarte, Yainel Zayas, Eliseo y Luis Ángel Roja y Luis Miguel Rodríguez, nombres que pronto brillarán en temporada.

Pero los Leñadores también fueron guerreros sorpresivos cuando, primero, eliminaron de la postemporada a Santiago de Cuba, dobles campeones, y luego, ante los Alazanes granmenses, remontaron en semifinales.

De ese modo, Las Tunas resultó el primer territorio que, en una misma temporada, llegó a la final tanto en el torneo regular como en el Sub 23.

Y estos noveles Leñadores jugaron muy fuerte, a la manera de sus mayores, muy entregados, sin hacer caso de pronósticos, para demostrar que, pese a la agonía del béisbol cubano y a que en todos los municipios no hay igual nivel, en Las Tunas se trabaja sin descanso para estos notables resultados después de un bajón desde 1977.

Pero esa labor se sustenta en la tradición beisbolera que dio a grandes como el receptor Orlando Ollie McFarlane, el impresionante Ermidelio Urrutia, o un jardinero como Cleveland Clark o un Henry Urrutia, hijo de Ermidelio, uno de los 4 tuneros que llegó a la Gran Carpa. Otro miembro del clan Urrutia, Osmani 400 o el Señor 400, bateador designado ideal para un Todos Estrellas tunero, ganó cinco títulos anuales de bateo seguidos, 4 veces sobre 400.

También ha despertado muchas dudas el equipo Cuba a los Juegos de Barranquilla, sobre todo por el desbalance en posiciones como antesala, receptoría y jardines

No obstante, pese a su poder al bate el mejor departamento de Las Tunas es históricamente el pitcheo, con Orlando Peña, Heliodoro Díaz, Aristónico Correoso, Rafael Rivas y Enrique “Kiki” Torres, destacados antes de la revolución, y Eliécer Velásquez, Félix Núñez, José Miguel Báez, Juan Carlos Pérez y Yoalkis Cruz, en Series Nacionales.

Y si algún mánager puede recordar a Aníbal Aponte, quien tanto hizo por el béisbol regional en los años 40, es el actual mentor de los Leñadores, Pablo Civil, que, también contra todo pronóstico, llevó al equipo al subcampeonato ante los furiosos Alazanes de Carlos Martí en la pasada Serie 57. Sin embargo, no ha sido incluido en ninguna de las selecciones que cumplirán inmediatos compromisos internacionales.

Entre aficionados y especialistas se ha levantado una ola de comentarios. Todos están más que asombrados por esta ausencia injustificable. El propio Civil ha afirmado que no tiene ningún problema con la Comisión Nacional de Béisbol, pero que no entiende esa exclusión después de sus resultados del último año.

También ha despertado muchas dudas el equipo Cuba a los Juegos de Barranquilla, sobre todo por el desbalance en posiciones como antesala, receptoría y jardines, los pocos bateadores zurdos y las carencias ofensivas, a cuya falta de sluggers se suma la imposibilidad de contar con Alfredo Despaigne.

Por esas y otras razones bien sabidas, no hay mucho optimismo con lo que pueda hacer la selección dirigida por Carlos Martí en la inminente cita colombiana. Tampoco con la Serie 58, que, según anuncio oficial, comenzará el 9 de agosto. Ni siquiera por el retorno de Rey Anglada al frente de los Leones capitalinos.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1

Últimas fotogalerías