Multas de 1.500 pesos para los jubilados que venden jabas en la calle

Las bolsas de nailon apenas se ven en la red de tiendas minoristas del Estado, pero también en las tiendas en divisas escasean

Muchos ancianos complementan su exigua pensión con la venta de bolsas de nilon. (14ymedio)
Muchos ancianos complementan su exigua pensión con la venta de bolsas de nilon. (14ymedio)

Revuelo este jueves en la esquina de Hospital y San Lázaro. Los vecinos y transeúntes reaccionaron con indignación cuando vieron a la policía llevarse del concurrido lugar a unos jubilados que vendían bolsas de nailon.

"¡Tengo un encabronamiento!", exclamó un cliente que entraba a una barbería cercana a cortarse el cabello. "Se han llevado a los viejitos de la esquina solo por vender jabas. ¡Qué malos son! Me tuve que morder la lengua para no decirles nada. ¿Por qué no se llevan a los gerentes de las tiendas del barrio? Es más fácil abusar de los ancianos", contaba molesto.

Los carretilleros se sitúan frente a la panadería El Lazo de Oro y los vecinos saben que, si necesitan bolsas para los mandados, deben ir allí, donde encontrarán a los jubilados que ofertan las jabitas, como se las conoce popularmente, y también el café de la cuota o unas libras de azúcar.

El operativo policial sorprendió a los vendedores este jueves. Algunos pudieron alejarse y escapar, pero no todos tuvieron la misma suerte

El operativo policial sorprendió a los vendedores este jueves. Algunos pudieron alejarse y escapar, pero no todos tuvieron la misma suerte. "Esto lo que da es pena y tristeza. Esos pobres viejos venden sus jabas y cualquier otra bobería para poder comer. Antes también vendían mantequilla casera, pero desde que la leche desapareció, ni eso", cuenta un hombre a la salida de la panadería y con el pan en la mano.

"Dijeron que les iban a aplicar multas de 1.500 pesos. Yo me salvé porque hoy llegué tarde", cuenta una vendedora de la zona a los transeúntes que preguntan.

Las bolsas de nailon apenas se ven en la red de tiendas minoristas del Estado, pero también en las tiendas en divisas escasean, y los clientes tienen que llevar las suyas propias para no tener que cargar los productos en las manos.

Algunos jubilados las compran en los escasos puntos de venta donde están disponibles para luego revenderlas en la puerta de agromercados, panaderías y otros comercios, para así tener ingresos extra en un momento en que la pensión da aún para menos. Si cabe.

Según cuentan a 14ymedio vecinos de la zona, el 25 de octubre también hubo un operativo policial en que resultaron multados los carretilleros que venden viandas y vegetales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7