Las autoridades se resisten a decretar el confinamiento estricto en La Habana

La incidencia acumulada a 14 días no baja desde hace un mes, con cifras que rondan los 300 casos por 100.000 habitantes

Los contagios se mantienen con una alta incidencia en la capital desde hace más de un mes sin que las autoridades se decidan a tomar medidas radicales para conteneros. (14ymedio)
Los contagios se mantienen con una alta incidencia en la capital desde hace más de un mes sin que las autoridades se decidan a tomar medidas radicales para conteneros. (14ymedio)

La incidencia acumulada a 14 días de covid-19 en La Habana se sitúa ya en 314 por 100.000 y ha subido 24 puntos en el mes de marzo. Con esos números, en Europa sería declarada zona de alto riesgo y, en muchos países, confinada. Pero en la capital la única nueva medida prevista es la incorporación de un miembro del Partido Comunista a cada uno de los 82 policlínicos de la ciudad para supervisar que se cumplan los protocolos.

El fin de semana se ha saldado con casi mil nuevos casos en la capital, que el sábado reportó 474 de los 950 de la Isla y el domingo 502 de un total nacional de 919. Las autoridades provinciales consideran que las cifras, que no bajan, se deben, entre otras cosas, a las negligencias cometidas en los centros sanitarios, entre las que destacan la celebración de reuniones, las bases de datos desactualizadas, la falta de fiabilidad del pesquisaje comunitario y las lagunas en las encuestas epidemiológicas, dijo Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial.

El dirigente sostuvo que el Partido no administra, pero sí debe exigir responsabilidades a los funcionarios para que hagan las cosas bien

El dirigente sostuvo que el Partido no administra, pero sí debe exigir responsabilidades a los funcionarios para que hagan las cosas bien. En caso contrario, advirtió, habrá que tomar medidas más drásticas, "incluyendo la aplicación del Decreto 31 a los cuadros y personal de la Salud por la violación de normas sanitarias", que impone multas de entre 2.000 y 3.000 pesos a los infractores.

A la población no parece haberle convencido demasiado la medida anunciada, a juzgar por los comentarios vertidos en la prensa oficialista, donde muchos han expresado su exigencia de medidas contundentes que pongan fin a la transmisión comunitaria y piden al Gobierno que ponga los recursos del Estado al servicio de la seguridad en las calles y no de la vigilancia en centros de salud.

"Salud lleva un año luchando contra la mentira de las personas que ocultan, niegan y reniegan de los contactos, cuando todos sabemos que las medidas de restricción de movimiento en la Habana son falsas. Es esa la verdadera causa de la no contención del virus. Traer un cuadro del Partido a cada Policlínico solo interrumpirá el trabajo de los médicos", explica un usuario de Cubadebate.

En Tribuna de La Habana también hay lectores molestos con el señalamiento a quienes, precisamente, asumen el trabajo de mayor esfuerzo y riesgo durante la pandemia. "Lo que deben hacer es cerrar La Habana completa, porque el personal de salud está agotado y todo recae en los que trabajan día a día por mejorar la salud de los que no se cuidan... Es cierto que puede haber ciertas negligencias por parte del personal de salud, pero deben velar lo que están haciendo las personas en la calle y todo lo mal que hacen, guaguas repletas, colas inmensas para todo y sin el distanciamiento requerido, personas inconscientes con el nasobuco mal puesto, en fin... Todas las medidas van para los que más trabajan".

La tasa de incidencia a 14 días en La Habana ha crecido vertiginosamente desde inicios del año y ronda los 300 sin cambios hace más de un mes.
La tasa de incidencia a 14 días en La Habana ha crecido vertiginosamente desde inicios del año y ronda los 300 sin cambios hace más de un mes.

Aunque no faltan quienes consideran que, en efecto, se producen irregularidades en los policlínicos y hay que ponerles freno, la mayoría coincide en que los problemas están en las calles y reclaman que los agentes pongan fin a los incumplimientos de las normas o haya un endurecimiento de medidas.

"No sé cuál calificativo otorgar a la medida de colocar un cuadro del PCC por policlínico. Eso podía evitarse si cancelaran por 15-30 días el transporte público y la movilidad en La Habana, como se hizo en septiembre. (...) Los cuadros del PCC deben trabajar contra coleros y revendedores. Los cuadros del PCC deben trabajar contra los que ponen precios de abuso a la población. Pero los cuadros del PCC no tienen que supervisar el digno trabajo de los trabajadores de la Salud. Me parece invasiva e innecesaria esa medida. Lo que hay que hacer es tomar medidas de restricción de movimiento a nivel provincial", reclaman algunos.

En Cuba nunca se ha tomado una medida de confinamiento estricto como las que se han producido en algunos sitios de Asia, como la provincia de Wuhan donde estalló la pandemia en diciembre de 2020, y muchos países europeos, donde se sigue recurriendo a ellas eventualmente cuando se alcanzan incidencias elevadas. En España, entre marzo y mayo de 2020 se realizó uno de los más severos del mundo, cuando ir a comprar bienes de primera necesidad era una de las pocas excepciones para salir del domicilio. Durante dos semanas, aprovechando el parón laboral de Semana Santa del pasado año, incluso se suspendió el trabajo no esencial.

Actualmente, la mayoría de Europa, inmersa en la cuarta ola, tiene importantes medidas de restricción de la movilidad, cierres de actividades o toques de queda. Los ajustes de estas medidas dependen del "semáforo covid" de cuatro colores consensuado por el Consejo Europeo, que define niveles que van del verde 25/100.000 al rojo oscuro, 500/100.000.

Cuba, con los datos actuales, estaría enmarcada en un color rojo. Con una incidencia ligeramente más baja que en la Isla está confinada gran parte de Italia, donde 40 de los 60 millones de habitantes del país no pueden salir de casa

Cuba, con los datos actuales, estaría enmarcada en un color rojo (150-500 casos por cada cien mil habitantes). Con una incidencia ligeramente más baja que en la Isla está confinada gran parte de Italia, donde 40 de los 60 millones de habitantes del país no pueden salir de casa salvo para comprar o dar un paseo por los alrededores.

Pero este tipo de cierres tiene un costo económico muy elevado para los países, además de un gran desgaste político. Los cierres de actividades conllevan un fuerte gasto en ayudas directas e indirectas para los perjudicados que la economía cubana difícilmente podría soportar, pero las vacunas no llegarán hasta dentro de tres meses y los contagios no bajan, por lo que la Isla se enfrenta a una disyuntiva imposible.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11