Amputada de un dedo por falta de antibióticos en Cuba

Yuneidis Cabañas Rivera no logró encontrar el medicamento que le recetaron y cuando fue a reclamar era demasido tarde

La única solución para evitar que se gangrenase la mano fue la amputación de la falange. (Quiron Salud)
La única solución para evitar que se gangrenase la mano fue la amputación de la falange. (Quiron Salud)

"Mami, ¿dónde dejaste la punta del dedo?", preguntó el hijo de tres años de Yuneidis Cabañas Rivera cuando esta regresó del hospital. La joven perdió una falange del dedo medio de su mano izquierda tras una infección que no pudo tratar a tiempo por la falta de antibióticos en las farmacias cubanas.

Cabañas estaba limpiando un pollo congelado en enero pasado cuando se pinchó en el dedo con una astilla de hueso. Al principio parecía solo una pequeña herida, pero poco a poco empezaron la inflamación y el dolor, según cuenta a 14ymedio esta residente en el reparto Martí, en el municipio del Cerro, en La Habana.

Cuatro días después, Cabañas no pudo soportar más las molestias y decidió ir al Cuerpo de Guardia del Hospital Clínico Quirúrgico Joaquin Albarrán, próximo a su casa. El doctor revisó el dedo de la joven y le recomendó aplicarse fomentos de agua fría y además iniciar un ciclo con el antibiótico ciprofloxacina.

Cuatro días después, Cabañas no pudo soportar más las molestias y decidió ir al Cuerpo de Guardia del Hospital Clínico Quirúrgico Joaquin Albarrán, próximo a su casa

Pero, a los dolores que sufría por el avance de la infección se sumó entonces el malestar de no encontrar en ninguna farmacia el necesario medicamento. "Estuvimos tres días recorriendo varias farmacias, pero nada", lamenta Mercedes, abuela de Cabañas y quien la ayudó en la búsqueda del desaparecido antibiótico.

"El Gobierno dice que somos una potencia médica pero son incapaces de suministrar antibióticos", comenta Cabañas. "Fui tres veces más al hospital para cambiar la receta por otro tipo de medicamento, pero esos tampoco los encontré", añade la joven que se topó siempre con las mismas respuestas en las farmacias: no están entrando antibióticos.

Para evitar las aglomeraciones en las farmacias, los directivos de los hospitales han advertido a los doctores de que no deben recetar aquellos medicamentos que faltan, pero cada día es más difícil para los galenos acertar con un fármaco que después el paciente pueda comprar sin grandes contratiempos.

La joven teme que la infección regrese y vuelva a tener problemas para encontrar antibióticos. (14ymedio)
La joven teme que la infección regrese y vuelva a tener problemas para encontrar antibióticos. (14ymedio)

Dos semanas después del incidente, un amigo con conocimientos médicos que visitó a Cabañas le recomendó volver de inmediato al hospital y exigir que la atendieran "debidamente": "Si tienes que ponerte dura, te pones dura pero vas a perder el dedo".

De regreso al hospital Albarrán, la joven, acompañada de su abuela, armó "una tremenda". En un primer momento los médicos intentaron salvar todo el dedo y la ingresaron para practicarle curas. No había ningún tipo de calmante o anestesia local para hacerlas y eran muy duras. "No podía dormir la noche anterior pensando en el procedimiento".

Finalmente, el 16 de febrero pasado los médicos no pudieron evitar la amputación de la falange superior dedo medio de la mano izquierda, debido a que la infección no retrocedía

Finalmente, el 16 de febrero pasado los médicos no pudieron evitar la amputación de la falange superior dedo medio de la mano izquierda, debido a que la infección no retrocedía y la mano entera podía gangrenarse. Junto a la pérdida, Cabañas sufrió incontables dolores y sin tratar.

En diciembre pasado, en medio de una severa escasez de medicamentos en la Isla, el doctor Emilio Delgado Iznaga, director de Medicamentos y Tecnología Médica del Ministerio de Salud Pública advirtió de que el problema seguiría en los próximos 12 meses. El país tendrá "un cuadro básico de medicamentos" muy "ajustado" debido a las "tensiones financieras", adelantó el funcionario, un pronóstico que se ha agravado con el paso de las semanas.

Después de casi dos meses del inicio de la infección y pasadas las tres semanas de que le fuera amputada la falange, la zona sigue enrojecida, inflamada y le duele. Ahora, la gran preocupación de Cabañas, que no ha podido aún encontrar antibióticos en las farmacias, es que la infección vuelva e, incluso, se extienda a toda la mano.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22