Enrique Colina sale en defensa de Cremata y condena “la censura y sus demonios”

Juan Carlos Cremata en Mu Tian Yu la Gran Muralla China, 2015. (Cortesía del autor)
Juan Carlos Cremata en Mu Tian Yu la Gran Muralla China, 2015. (Cortesía del autor)

El crítico y director de cine Enrique Colina salió este jueves en defensa del creador Juan Carlos Cremata con un duro mensaje titulado La censura y sus demonios. En el texto, que ha circulado ampliamente por correo electrónico, se afirma que callarse ante la censura sufrida por el dramaturgo "es plegarse a la arbitrariedad de decisiones que potencialmente nos afectan a todos como creadores, pero también como ciudadanos".

La lectura del texto de Colina formaba parte de la orden del día en la próxima reunión del grupo G20, donde se aglutinan numerosos artistas y productores que demandan una ley de cine. Sin embargo, Cremata refiere que los organizadores del encuentro determinaron que "no era el momento" para presentar el texto el próximo sábado en su sede de Fresa y Chocolate, en el Vedado.

La carta se ha hecho pública a través del correo electrónico con el consentimiento del autor, quien no ve "contradicción en que se discuta una ley de cine por la que luchamos, en la que explícitamente se garantice el derecho que nos asiste para defender la cultura contra el ejercicio de una censura que se autodenomina revolucionaria".

Colina, con un amplio prestigio dentro del sector cinematográfico cubano y una obra que goza de gran popularidad, señala en el mensaje que acompañaba la carta la existencia de un "deterioro ético alimentado por la desidia, la corrupción y la más cobarde y oportunista simulación". Como único remedio, el director de Vecinos y La vaca de mármol convoca a arrancarse "esa mordaza que los cabrones burócratas quieren imponerle a la expresión artística comprometida".

"Después de predicar tantos años el marxismo-leninismo parece ser que los custodios de la ortodoxia del silencio se han olvidado de las leyes de la dialéctica"

"Después de predicar tantos años el marxismo-leninismo parece ser que los custodios de la ortodoxia del silencio se han olvidado de las leyes de la dialéctica", reflexiona con firmeza Colina, quien agrega que "la fe y la obediencia al inmovilismo parecen ser los altares de adoración al que nos convocan con sus anatemas condenatorios y excomuniones" y ,en tono coloquial, concluye: "Pues no, mi socio, protestemos".

"Existe ya un anquilosamiento en la conciencia ciudadana y un agotamiento ideológico por el gastado carácter propagandístico de los medios", asevera la carta. "Esa conducta de intolerancia expresa más bien la debilidad y el raquitismo intelectual y político para asumir un debate abierto y responsable", agrega.

"¿Qué verdadero sentido constructivo tiene una censura excluyente sin que medie el debate entre todos aquellos que realizan esa actividad artística y que potencialmente están sujetos a la misma arbitrariedad?", pregunta el director.

El apoyo de Colina se suma al de una larga lista de personalidades de la cultura dentro y fuera de Cuba que han denunciado la censura contra la obra El rey se muere, dirigida por Cremata y sacada de cartelera en septiembre pasado. Con posterioridad, al también cineasta las autoridades del sector le revocaron su contrato como director de teatro.

Hace apenas una semana, Cremata anunció una campaña de recolección de fondos para "seguir con el trabajo del cine y el teatro independiente en Cuba", un gesto que inaugura su camino en la autofinanciación luego de décadas de trabajo junto al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 27