El Premio FIL 2016 reconoce la visión del rumano Norman Manea sobre el exilio global

El escritor rumano nacionalizado estadounidense Norman Manea, ganador del Premio FIL en Lenguas Romances 2016. (EFE)
El escritor rumano nacionalizado estadounidense Norman Manea, ganador del Premio FIL en Lenguas Romances 2016. (EFE)

(EFE).- La visión del escritor rumano Norman Manea sobre el "exilio global", término que él emplea para referirse a los agitados movimientos migratorios de la actualidad, será reconocida en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

El jurado del Premio FIL en Lenguas Romances anunció este lunes a Manea como ganador de la 26 edición, convirtiéndole así en el primer escritor en lengua rumana que obtiene este galardón.

La decisión, tomada por unanimidad, viene motivada especialmente por la forma en la que el rumano trata "la cuestión de la identidad itinerante".

"Vivimos en un tiempo de grandes migraciones", en el que el mundo "ha perdido su centro" y lo que queda es la búsqueda individual

"Frente a las catástrofes de la historia y a los exilios a los que estamos sometidos, Manea pregunta con agudeza e ironía cómo podemos definirnos en un mundo de espejos cambiantes", afirmó en rueda de prensa la portavoz del jurado, la española Mercedes Monmany.

En conferencia telefónica desde Berlín, el autor, nacido en Suceava (Bucovina, Rumania) en 1936, habló sobre el que ha sido referido por el jurado como el personaje "central" de su obra, el "judío errante", encarnado en distintas personalidades y épocas.

De origen judío y exiliado a Estados Unidos en la década de 1980, Manea resaltó que, al igual que él no es el único que ha sufrido la sensación de "haber sido arrancado de su origen", la figura de este "judío errante" ha dejado de ser un personaje particular, sino que se ha convertido, continuó, en un "judío del mundo", que constituye una metáfora del ciudadano que se mueve en un "exilio global".

"Vivimos en un tiempo de grandes migraciones", en el que el mundo "ha perdido su centro" y lo que queda es la búsqueda individual de la paz y la esperanza en un contexto marcado por el sufrimiento, pero también por "la tenacidad y la resiliencia", reflexionó.

Manea sufrió en su país enfrentamientos con la censura de la dictadura comunista, que provocaron que varias de sus obras fueran publicadas con mutilaciones

Manea sufrió en su país enfrentamientos con la censura de la dictadura comunista, que provocaron que varias de sus obras fueran publicadas con mutilaciones.

El autor relató cómo en su país, a finales de los setenta, se anunció que la censura que se daba hasta entonces –en la que todos los escritores debían remitir sus textos a un organismo para su aprobación–, iba a ser sustituida por una suerte de "autocensura".

Y aunque con esto los autores empezaron a utilizar el humor entre sus páginas y a pensar que había "puertas" para la libre expresión, se dieron cuenta de que estaban "en un gran error".

"Lo que cambió no fue la dictadura o la censura como tal, sino el tipo de instituto que la empezó a aplicar", y que acabó personalizándose en comités cuyos integrantes "eran analfabetos en cuanto a literatura se refiere", indicó.

Para ejemplificar el "absurdo" al que llegó la dictadura en Rumania, Manea comentó cómo en los últimos años del régimen se obligaba a los autores -incluso a los que tenían una avanzada edad- a llevar a cuestas su máquina de escribir, con el fin de identificar de qué artefacto provenían los textos críticos con el Gobierno.

A día de hoy, "los países libres tenemos censura de otro tipo, la económica", sostuvo.

"La prensa responde a hombres ricos en el poder, ya no es tan ideológica la censura como tal, pero sí es en cierta forma ambigua", afirmó Manea, quien añadió que el "caos" actual "nos convierte en entes del Gobierno".

Entre las creaciones del autor rumano se encuentran títulos como El sobre negro (1986), Payasos: el dictador y el artista (1997), La quinta imposibilidad (2012) o E l regreso del hooligan (2003).

Destaca además la obra El té de Proust (2010), que reúne sus cuentos.

El galardón, con una dotación económica de 150.000 dólares (133.913 euros), será entregado el próximo 26 de noviembre en la inauguración de la XXX edición de la FIL de Guadalajara, la feria literaria más importante del mundo en español y que este año tendrá a América Latina como invitado de honor.

El jurado de este año estuvo conformado por Monmany, el brasileño João Cezar de Castro Rocha, el alemán Ottmar Ette, el argentino-canadiense Alberto Manguel, el francés Louis Chevaillier, el colombiano-portugués Jerónimo Pizarro y el francés Philippe Daros.

Para esta edición del premio se recibieron 54 candidaturas de 23 países, detalló Monmany.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0