La puerta a la segunda ronda del Clásico Mundial se llama Australia

Es cumplido cómo responderá Cuba ante el conjunto australiano, ya que tampoco se puede juzgar con certeza su actuación en los dos juegos anteriores. (Granma)
Es difícil saber cómo responderá Cuba ante el conjunto australiano, ya que tampoco se puede juzgar con certeza su actuación en los dos juegos anteriores. (Granma)

El equipo cubano que asiste al cuarto Clásico Mundial, el campeonato internacional de mayor nivel en el béisbol, acumula una derrota contra Japón y una victoria contra China, dentro del grupo B. El equipo chino queda así fuera del campeonato y los nipones son ya el primer conjunto de las agrupaciones asiáticas en asegurar su pase a la próxima ronda. El segundo puesto de la lista del grupo B se decidirá en el partido que protagonizarán ahora Cuba y Australia.

Desde hace semanas ya estaban pronosticadas tanto esa derrota como esa victoria, y se apostaba por el posible triunfo ante los australianos. Aunque la inmensa mayoría de los especialistas y comentaristas deportivos en los medios creen muy probable que Cuba pueda pasar a la próxima fase, no son pocos los fanáticos y conocedores que prefieren la cautela.

El principal argumento para esa prudencia son los resultados de la gira asiática, iniciada por el equipo cubano el 17 febrero, en la que sostuvo encuentros preparatorios contra Taipéi de China, Corea del Sur y Japón. De los 7 juegos, perdió 5, empató otro y solo ganó uno contra China Taipéi. Para el mánager Carlos Martí, esos no fueron los resultados esperados.

Otro argumento es la calidad del elenco, pues, como son cada vez más los jugadores cubanos que buscan desarrollarse en un deporte de nivel superior y mejorar sus condiciones de vida, es cada vez más difícil formar una selección sólida y eficaz. Además, está la escasa experiencia de los deportistas en el béisbol real.

Japón doblegó 4-1 a Australia con jonrones. De lo contrario, aun ganándole Cuba a Australia, esto obligaría a sostener otro encuentro para definir el pase

Sin embargo, no se puede juzgar con certeza la actuación de Cuba en esos dos juegos. La decisión del mentor Martí de no utilizar a lanzadores de primera línea contra Japón se debió principalmente, como reconoció luego, a la pobre ofensiva durante los juegos preparatorios. No obstante, en el terreno, los cubanos no se amilanaron y, después de comenzar perdiendo 7-1, terminaron con marcador 9-6. El resultado pudo ser más favorable de haber usado una mejor línea de pitcheo.

Por otra parte, la aplastante victoria ante China de 6-0, casi un no hit no run, no sirve mucho para medir ni la ofensiva ni el pitcheo, debido al bajo nivel del equipo asiático, que cayó también ante Australia y no ha hecho ni una carrera en todo el evento. Pero no es desdeñable el trabajo monticular de Vladimir Baños, casi perfecto durante 5 capítulos. Tampoco se puede menospreciar, ante la buena defensa de los chinos, el bateo de Roel Santos, Yoelkis Céspedes y Yurisbel Gracial, cuando ni Frederich Cepeda ni William Saavedra tuvieron un buen día.

Por suerte, Japón doblegó 4-1 a Australia con jonrones. De lo contrario, aun ganándole Cuba a Australia, esto obligaría a sostener otro encuentro para definir el pase, debido a la diferencia de carreras en el choque contra los nipones.

La dirección cubana, concentrada en la victoria contra los australianos, mantiene como abridor a su joya más preciada, Lázaro Blanco. Vladimir García, Liván Moinelo y Miguel Lahera estarán listos para relevar en cualquier momento, aunque de cualquier manera serán los encargados de lanzar en los últimos 4 innings.

En el otro grupo asiático, el A, ya China Taipéi quedó eliminada al caer 6-5 ante Holanda, que se clasificó junto a Israel, pasando ambos a la segunda fase con dos triunfos y ninguna derrota. De este lado del mundo, mientras tanto, comienzan ya a celebrarse en América los partidos de los grupos C y D. En la próxima ronda, los dos ganadores del grupo B –Japón y el ganador del choque entre Australia y Cuba– deberán enfrentarse a Israel y Holanda, ganadores del grupo A.

Por suerte, pocos ven como una pesadilla que los cubanos de aquí y los de fuera jueguen juntos

No cabe duda que será más que interesante el juego contra Australia, porque todo puede suceder. El abridor contra Cuba será Liam Hendricks, un lanzador derecho que se ha destacado en las Grandes Ligas. En cuanto a la artillería cubana, se mantendrá la misma alineación que actuó frente a China.

Si Cuba no pasa de la primera o la segunda ronda –y aquí casi no hay discusión–, deberá guardar sus esperanzas y trabajar muy duro para llegar al Clásico de 2021, que, como anunció la dirección de la Major League Baseball, ya está asegurado. Todavía no se sabe si en la futura edición jugarán, junto con los alineados actualmente, peloteros que desempeñan en equipos de las Grandes Ligas, como sueñan los amantes del béisbol en el país.

Algunos, no obstante, se alarman. El destacado ex receptor Ariel Pestano es uno de ellos, pues cree que la presencia de esos atletas "nos quitaría el valor que nosotros nos merecemos". Para él sería una ofensa en el sentido monetario, ya que muchos de los que prefirieron quedarse en Cuba pudieran haber sido millonarios como ellos.

"Lo que debería hacer la dirección del Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) es darle un poquito más de valor a todas esas glorias deportivas que están aquí en la Isla y decidieron ser leales", ha declarado Pestano: "Ese es el ejemplo que merece la juventud que viene. Ver el sacrificio, el esfuerzo y la lealtad, no los millones. Así pienso yo".

Por suerte, pocos ven como una pesadilla que los cubanos de aquí y los de fuera jueguen juntos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1