Periodista expulsado de la prensa oficial sigue buscando justicia

José Ramírez Pantoja, periodista de Radio Holguín y autor del blog Verdadecuba. (Facebook)
José Ramírez Pantoja, periodista de Radio Holguín y autor del blog Verdadecuba. (Facebook)

José Ramón Ramírez Pantoja, periodista de la emisora provincial Radio Holguín recibió esta semana una ratificación de la sentencia dictada por un tribunal laboral. Se le expulsa definitivamente de su puesto de trabajo, y posiblemente de su profesión, por transcribir en su blog unas palabras polémicas de la subdirectora del periódico Granma, Karina Marrón, en en el Pleno Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) sobre la actual crisis económica en la Isla.

"No quiero hacer un show mediático de este asunto. Creo que todo está muy politizado y me están tratando como un contrarrevolucionario", dijo el profesional de la prensa. Su única esperanza ahora radica en el Tribunal Municipal. Así lo explicó a 14ymedio en conversación telefónica desde su hogar en Holguín. Aunque se negó a que se grabaran sus declaraciones, explicó que se encuentra "muy decepcionado" porque no ha recibido el apoyo que esperaba de organizaciones del gremio como la UPEC.

"No quiero hacer un show mediático de este asunto. Creo que todo está muy politizado y me están tratando como un contrarrevolucionario"

El 28 de junio de 2016, en una reunión de la Upec que fue seguida por los periodistas del interior de la Isla mediante videoconferencia, Karina Marrón manifestó su temor a que se produjeran "protestas en la calle" ante los problemas que se avecinan, como los que enfrentó la Isla en los años noventa del siglo pasado durante el Período Especial. El análisis crítico de la situación económica que vive el país no es habitual en una prensa con un fuerte sesgo triunfalista.

Ramírez se especializó en comunicación audiovisual en 2005. Al año siguiente comienza a trabajar en Radio Holguín y se integra en la UPEC, la organización que agrupa a los periodistas oficiales en la Isla. En el momento de su despido, el profesional de la prensa se dedicaba a cubrir eventos culturales, así como las cuestiones relacionadas con la Empresa Eléctrica y temas religiosos.

"El caso mío es como para escarmentar o dar una lección, lamentablemente", dijo Ramírez, quien contó cómo ha intentado encontrar trabajo en algunas empresas y ha sido rechazado por la sanción. "Lo único que sé hacer es periodismo, pero quién va a contratar a una persona con una medida como esa", se pregunta.

"Yo estoy muy, muy, muy decepcionado. A mí se me está pidiendo una separación definitiva de la UPEC. Pienso que esa organización debería defenderme en este caso y no hacer lo que están haciendo", apuntó. La UPEC convocó a la Comisión Provincial de Ética que es quién solicita la separación del cargo. Todavía existe una instancia nacional a quien apelar en este caso. La sentencia pudiera ser de meses o para toda la vida. En caso de fallar en su contra, Ramírez no podría trabajar más en el monopolio gubernamental de prensa.

"Los hechos hablan por sí solos, desafortunadamente", dice el periodista que aclara que su objetivo al difundir la intervención de "la compañera Marrón" era solamente intercambiar criterio y generar debate sobre el periodismo que se hace en la Isla.

Ramírez explicó que nunca les prohibieron grabar las intervenciones realizadas en el pleno. "Como le dije [al periodista Fernando] Ravsberg en una entrevista, grabé las conversaciones en público con el objetivo de generar discusión, de compartir ideas porque todo el mundo no puede pensar igual. Hay que fomentar la discusión sobre la base del respeto, ese era mi propósito", dijo.

"¿Cómo es posible que el director de nuestro medio tenga que autorizar lo que colocamos en las redes sociales?", se pregunta

El periodista resalta la solidaridad de sus colegas, que han tenido "la mejor de las reacciones" e incluso se sorprendió que las personas del órgano de justicia laboral en algún momento parecieron entender lo sucedido, pero luego fallaron en su contra. "Algo sucedió ahí, porque de la noche a la mañana no cambian las cosas", dijo.

"¿Cómo es posible que el director de nuestro medio tenga que autorizar lo que colocamos en las redes sociales?", se pregunta Ramírez, para quien fundamentan la medida disciplinaria en que "a pesar de no tener indicación alguna de dar cobertura al evento, publicó la intervención en su página en Facebook, incumpliendo de esta forma con la política informativa para todos los medios de prensa, la cual establece que los trabajos deben tener un interés social y los críticos deben ser aprobados previamente por el Director del medio de prensa."

La mentalidad de plaza sitiada se refleja en la conclusión del fallo del tribunal, que se apropia de forma abusiva de esta frase de José Martí: "Lo que el enemigo ha de oír no es más que la propia voz del ataque... Eso es Patria en la prensa. Es un soldado".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 31