Texas, estado clave con voto latino en un decisivo 'supermartes' para Rubio y Cruz

Marco Rubio y Ted Cruz.
Marco Rubio y Ted Cruz se la juegan en esta jornada conocida como el 'supermartes'.

(EFE).- Unos siete millones de latinos podrán votar en el supermartes, en el que la demócrata Hillary Clinton busca afianzarse con el voto hispano y los únicos candidatos republicanos de esta minoría, Marco Rubio y Ted Cruz, afrontan una batalla decisiva por el segundo lugar, después de Donald Trump.

Una decena de estados irán a las urnas este martes, entre ellos Texas, con cerca de un 40% de población hispana, un territorio donde la candidata demócrata venció en 2008 al entonces senador Barack Obama gracias al impulso latino, que este año acumula el 28% de los votantes elegibles, según el centro hispano Pew.

Se prevé que más de dos millones de hispanos acudirán a las urnas en este estado, un aumento del 10,5% en la participación con respecto a las Presidenciales de 2012, según la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos Latinos Electos (NALEO).

Texas también será determinante para su senador Ted Cruz, quien batalla con Rubio por un problemático segundo lugar en las primarias generales

Texas también será determinante para su senador Ted Cruz, quien batalla con Rubio por un problemático segundo lugar en las primarias generales, lideradas de lejos por el magnate inmobiliario.

Ambos senadores cubanoestadounidenses deberán anotarse algunas victorias este martes, cuando están en juego 595 delegados para su partido, antes de que sea muy tarde para alcanzar a Trump, que tiene 82 de los 1.237 necesarios para obtener la nominación.

Cruz, por lo pronto, aventaja en los sondeos a Trump en Texas, estado que ofrece la oportunidad de sumar unos 155 delegados en el lado republicano. En general, las encuestas para el supermartes favorecen a Clinton y Trump, las cabezas hasta ahora para la nominación de ambos partidos, que celebran mañana sus primarias y sus caucus (asambleas populares).

La exsecretaria de Estado lleva la delantera sobre el senador por Vermont Bernie Sanders con el gran apoyo de la minoría negra, y espera aglutinar también a la hispana.

Ambos aspirantes buscan la simpatía de los latinos con un plan migratorio similar que promete una reforma migratoria, el cese de deportaciones y el cierre del negocio de las prisiones privadas para indocumentados, entre otros.

Trump, por su parte, ha liderado con una retórica hostil antiinmigrante que esbozó desde el lanzamiento de su campaña en junio de 2015, cuando se refirió a los inmigrantes mexicanos como "violadores" y "criminales".

De igual forma, Rubio y Cruz se han mostrado a favor de una fuerte política contra los inmigrantes, que según grupos nacionales proinmigrantes, ha alienado a la comunidad hispana y puede incentivar incluso una mayor participación de estos votantes.

"Es importante que el voto latino salga mañana para que nuestra voz sea respetada. Muchos candidatos han hablado muy mal de la comunidad latina y eso es algo que nosotros tenemos que tomar mucho en cuenta", dijo a Efe Jerry González, director ejecutivo de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos de Georgia (GALEO).

"Con más de 13,1 millones de latinos en el país que se espera acudan a las urnas, ningún candidato o partido político puede darse el lujo de dar nuestro apoyo por sentado si quieren ganar la Casa Blanca", expresó Arturo Vargas, director de NALEO, quien duda que el votante hispano se identifique con Rubio o con Cruz.

La exsecretaria de Estado lleva la delantera sobre el senador por Vermont Bernie Sanders con el gran apoyo de la minoría negra, y espera aglutinar también a la hispana

En la contienda republicana persisten también el gobernador de Ohio, John Kasich, quien desde el principio ha mostrado una humana política migratoria, y el cirujano retirado de Michigan Ben Carson.

Además de Texas, otros estados en los que será importante el voto latino son Colorado, con el 15% de votantes elegibles, y con menos proporción Virginia (5%), Georgia (4%) y Carolina del Norte (3%).

En 2014, el 56% de los hispanos se identificón como demócratas o se inclinaron hacia este partido, publicó el Centro de Investigación Pew.

Clinton y Sanders, que buscarán sumar 865 delegados de los 2.383 que necesitan para ganar, tendrán la oportunidad de aclarar quién es el favorito de los latinos, tras la contradicción entre ambas campañas que se proclamaron ganadoras del voto hispano en Nevada, que acumulaba el 17% de la comunidad apta para votar.

Clinton llega al supermartes con el impulso de haberle arrebatado el sábado más de 47 puntos porcentuales a Sanders en Carolina del Sur, con un panorama alentador que contempla un gran porcentaje del voto negro en el sureste estadounidense y además con el anuncio de hoy del apoyo del grupo político de la bancada hispana del Congreso.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17