Más de 40 cubanos detenidos en la frontera entre Colombia y Ecuador

Más de 40 cubanos se encuentran detenidos en el paso fronterizo entre Colombia y Ecuador tras un intento fallido de llegar a la ciudad de Turbo para obtener salvoconductos que les permitieran continuar su viaje a Panamá. En estos momentos esperan la deportación hacia territorio ecuatoriano donde la mayoría se encuentra en situación migratoria irregular.

Los detenidos llegaron por diferentes rutas a territorio colombiano. Su propósito era ingresar a la región de Urabá, donde las autoridades han comenzado a entregar salvoconductos debido a la crisis migratoria producida por cientos de indocumentados que han sobrepasado las capacidades del municipio.

"Teníamos que salir de Ecuador, porque allí no nos daban papeles ni teníamos trabajo. No teníamos oportunidad ninguna", comenta Sigfredo Ochoa, un cubano que vendió todas sus pertenencias en la Isla para llegar a Ecuador hace seis meses, pero que desde entonces no ha podido conseguir papeles para trabajar.

Los emigrantes están siendo víctimas de una red de extorsionadores que incluye a civiles, policías y autoridades migratorias

Los emigrantes cubanos que intentan llegar a Estados Unidos a través de Colombia están siendo víctimas de una red de extorsionadores que incluye a civiles, policías y autoridades migratorias que ven en estas personas indefensas ante la ley una forma rápida de obtener dinero.

"Lo primero que nos ocurrió -comenta Yemilka Hernández, una embarazada de 23 años- fue que las autoridades migratorias de Ecuador nos retuvieron durante más de 20 minutos en la frontera y nos amenazaron para que entregásemos 100 dólares por persona o no permitirían que continuáramos a Colombia".

Tras ceder al chantaje de la policía ecuatoriana, el grupo continuó hacia la terminal de Ipiales, desde donde pretendía seguir camino hacia Cali. En la carretera fueron detenidos por un policía colombiano que les exigió 20 dólares por persona a cambio de no llamar a migración.

El camino de Ipiales a Cali pretendían hacerlo en una buseta, un medio de transporte cuyo costo regular no pasa de los 16 dólares, pero que para los cubanos fue de 60. "Ese chofer fue quien nos traicionó, primero nos cobró de más y luego le hizo señas a la policía para que nos detuviera y le pidiera los documentos a los cubanos", protestan.

Loris Pentón, otro de los detenidos, contó a 14ymedio: "Nos llevaron a una estación, donde nos quitaron los celulares, los cordones de los zapatos y los cintos a los hombres. Estábamos hacinados en un local reducido. Teníamos hambre, había mujeres embarazadas, niños... esto es un atropello a nuestros derechos como personas".

A los migrantes, que estuvieron cuatro horas detenidos en Pasto, no les fue permitido comunicarse con sus familiares ni tuvieron ningún tipo de asistencia judicial

A los migrantes, que estuvieron cuatro horas detenidos en Pasto, no les fue permitido comunicarse con sus familiares ni tuvieron ningún tipo de asistencia judicial. Desde allí fueron trasladados a un puesto fronterizo desde el que han comenzado a ser liberados para su traslado a Ecuador.

Yaumara Toledo es otra de las deportadas. Tiene 34 años y asegura que su única esperanza era llegar a Turbo para salir de la difícil situación que tenía en Ecuador, por eso emprendió el viaje sola, en la medianoche, desde la terminal Norte de Quito, en Belén.

"En la terminal encontré a un señor colombiano que cobraba 50 dólares por guiarnos a través de ese país hasta la zona norte. Los cubanos que estábamos allí nos unimos y alquilamos varios taxis para hacer la ruta", explica.

La presencia de personas que se brindan a guiar a los migrantes por una módica suma de dinero es frecuente en estos lugares por los que habitualmente cruzan los cubanos, que son fácilmente reconocibles tanto por su acento como por su diferencia racial con la población andina. Estos guías son conocidos como coyotes y, en muchos casos, están en connivencia con las autoridades para sacar el mayor partido posible.

"Íbamos en tres taxis, hasta que se detuvieron solos, sin que ningún policía los parara", continúa Toledo, que asegura que en ese momento aparecieron los agentes del orden y cobraron 100 dólares a cada pasajero para no denunciarlos a migración.

"En Colombia hay personas que se dedican a vigilar a los cubanos para denunciarlos a la policía migratoria"

"En Colombia hay personas que se dedican a vigilar a los cubanos para denunciarlos a la policía migratoria. Tuvimos que llegar a un acuerdo con un chofer para que nos recogiera fuera de la terminal de ómnibus. Ya estábamos en camino a Cali cuando un policía nos paró y llamó a migración", lamenta.

Varios de los cubanos detenidos se preguntan por qué las autoridades permiten la entrega del salvoconducto en Turbo y no en el resto del país. Toledo no encuentra lógica a la respuesta que le dio la policía migratoria ‒"porque los que llegan allí son coronados"‒. Yemilka en cambio solo piensa en que con su embarazo le será muy difícil recuperar las pocas cosas que tenía en Ecuador. "No sé cómo voy a regresar a Quito, primero vendí todo para salir de Cuba y luego lo poco que me quedaba para irme de Ecuador. Ya no tengo ni un techo donde cobijarme", dice.

Algunos funcionarios de policía de carreteras colombianos llaman a la policía cuando no reciben el dinero que reclaman a los inmigrantes. (14ymedio)
Algunos funcionarios de policía de carreteras colombianos llaman a la policía cuando no reciben el dinero que reclaman a los inmigrantes. (14ymedio)

En las últimas semanas, cientos de cubanos han pedido a las autoridades ecuatorianas que se les facilite la posibilidad de legalizar su situación migratoria en el país o se logre un acuerdo similar al que posibilitó la salida de miles de cubanos varados en Centroamérica hacia México. Ante el silencio oficial, y desesperados por la falta de oportunidades, un grupo cada vez mayor decidieron lanzarse a Colombia en busca de proseguir su viaje a Estados Unidos, donde son acogidos como refugiados políticos.

Este fin de semana culminará el proceso que permitió desestancar la crisis migratoria creada después de que Nicaragua cerrase su frontera al paso migrantes cubanos. Sin embargo, los cientos de isleños que ya se agolpan en la fronteras de Panamá advierten que todavía están lejos de resolverse los verdaderos motivos de esta estampida humana.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5