‘The New York Times’ sigue su ofensiva a favor de un “acercamiento” con Cuba

Editorial "En Cuba, desventuras al intentar derrocar un régimem" en 'The New York Times'.
Editorial "En Cuba, desventuras al intentar derrocar un régimem" en 'The New York Times'.

En un nuevo editorial publicado ayer domingo –el quinto en un mes–, The New York Times vuelve a abordar la cuestión de la relación entre Washington y La Habana, ahora desde la perspectiva de los programas de fomento a las reformas democráticas en la Isla, a los que tilda de "contraproducentes".

El Gobierno norteamericano, recuerda el periódico, gastó 264 millones de dólares a lo largo de los últimos 18 años para instigar reformas democráticas en la Isla a través de su agencia para el desarrollo internacional, USAID. Sin embargo, explica, "los fondos han sido un imán para charlatanes, ladrones y buenas pero infructuosas intenciones", al mismo tiempo que los programas "han agravado la hostilidad entre las dos naciones, le han dado a Cuba una bonanza propagandística y han bloqueado oportunidades de cooperar en áreas de interés mutuo".

El diario repasa algunos casos concretos en los que se malversaron los fondos, como el del contratista que usó el dinero de "programas pro democracia para comprar una motosierra de gas, equipos electrónicos, entre ellos Nintendo Game Boys y Sony Play Stations, una bicicleta montañera, abrigos de cuero, carne de cangrejo, y chocolates Godiva", de acuerdo con un informe publicado en noviembre de 2006 por la Oficina de Rendición de Cuentas.

"Es más productivo lograr un acercamiento diplomático, que insistir en métodos artificiosos”

El editorial insta al Gobierno de EE UU a hacer un esfuerzo por promover mayores libertades personales en la Isla mediante una estrategia nueva. "En lugar de proyectos encubiertos para derrocar el Gobierno, los líderes estadounidenses deben encontrar mecanismos para empoderar al cubano común y corriente, expandiendo oportunidades de estudios en el exterior, organizando más enlaces profesionales, e invirtiendo en las nuevas microempresas en la Isla", argumenta el diario. "Más importante aún, Washington tiene que reconocer que a lo único que puede aspirar, es a influir de manera positiva en la evolución de Cuba hacia una sociedad más abierta. Para eso, es más productivo lograr un acercamiento diplomático, que insistir en métodos artificiosos", agrega.

The New York Times insiste en que el dinero estadounidense ha proveído alivio a familiares de presos políticos, pero "ha estigmatizado, más que fortalecido, a la comunidad de disidentes".

En su anterior editorial sobre Cuba, publicado a principios de noviembre, el diario proponía el canje de Alan Gross por los tres espías cubanos del grupo de "los cinco" que aún permanecen encarcelados en EE UU.

Varios funcionarios de USAID y el Departamento de Estado, asegura el periódico en su editorial, "no estaban al tanto de la envergadura y naturaleza de algunos de los proyectos encubiertos", hasta la detención de Gross en 2009. En aquel entonces, según el diario, "los cubanos, furiosos tras percibir que Washington tenía una política engañosa de dos fases, asumieron una posición rígida frente al prisionero estadounidense, quien ha sido condenado a 15 años de prisión".

En anteriores editoriales, el diario arremetió contra el embargo de EE UU hacia Cuba y catalogó como "fallida" la política de Washington hacia la Isla.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24