Activista de la Unpacu cumple 10 días en huelga de hambre

Vladimir Martín Castellanos, activista de la Unpacu en huelga de hambre. (Carlos Amel Oliva)
Vladimir Martín Castellanos, activista de la Unpacu en huelga de hambre. (Carlos Amel Oliva)

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), Vladimir Martín Castellanos, cumple este martes su décimo día en huelga de hambre en la ciudad de Santiago de Cuba. El opositor reclama su derecho a residir en cualquier lugar del territorio nacional, algo que la policía política le impide, según explicó a 14ymedio.

En marzo de 2015, Martín Castellanos, de 53 años, se trasladó al municipio de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas, y durante más de un año trabajó, vivió y desarrolló su activismo político entre las dos zonas. En esa localidad comenzó una relación de pareja con Ileana Marrero, también miembro de la Unpacu.

Desde el pasado septiembre el opositor ha intentado infructuosamente hacer los trámites legales para inscribirse en la oficina de carné de identidad del municipio de su esposa, pero la Seguridad del Estado le impide llegar al lugar. Ha sido "deportado" en 11 ocasiones a su provincia natal y se le prohíbe viajar hacia Las Tunas.

Vladimir Martín Castellanos reclama su derecho a residir en cualquier lugar del territorio nacional, algo que la policía política le impide

"El teniente coronel Reinaldo Jiménez me dijo que no me permitirían ir a la oficina a hacer el trámite y que, si lograba llegar, allí había instrucciones de detenerme", denuncia el activista. "El 10 de diciembre me deportaron por última vez y ese día decidí hacer esta huelga de hambre".

El opositor presentó una queja en la Oficina de Atención a la Ciudadanía del Ministerio del Interior en Santiago de Cuba, aunque explica que no recibió ninguna constancia por escrito.

El pasado domingo el activista fue detenido en medio de una redada policial para impedir una marcha de la Unpacu por la liberación de los presos políticos. La operación se saldó con más de un centenar de personas arrestadas, nueve viviendas asaltadas y numerosos bienes confiscados. La esposa del huelguista también fue detenida y deportada hacia Las Tunas.

Martín Castellanos intentará nuevamente en los próximos días cumplimentar el trámite legal que le han impedido realizar hasta el momento. "Soy un defensor de los derechos humanos. Si no soy capaz de defender un derecho tan elemental como el que me están negando, ¿cómo voy entonces a defender los derechos de los demás?", cuestiona.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12