Balseros cubanos enrumban su proa hacia Australia

El 20 de mayo de 2016, un grupo de 24 balseros se refugiaron en un faro cerca de los cayos de la Florida. (El Nuevo Herald)
El 20 de mayo de 2016, un grupo de 24 balseros se refugiaron en un faro cerca de los cayos de la Florida. (El Nuevo Herald)

Los últimos balseros que permanecían en la Base Naval de Guantánamo a la espera de ser acogidos por un tercer país ya tienen destino al otro lado del globo. Australia decidió aceptar a los 17 cubanos bajo la condición de refugiados, según han dicho los emigrantes y sus familiares.

“Están muy contentos. Finalmente podrán alcanzar el sueño de libertad por el cual salieron de Cuba”, explica desde Puerto Padre vía telefónica el hermano de uno de los retenidos en Guantánamo.

“El próximo mes viajan a Australia, ya están terminando los papeles, la espera valió la pena”, agrega.

Hace un año, 24 balseros se refugiaron en el faro American Shoal Light, cerca de los cayos de la Florida para evitar ser capturados por la Guardia Costera y regresados a Cuba. Tras entregarse a las autoridades, el Movimiento Democracia, dirigido por Ramón Saúl Sánchez encabezó la defensa de los migrantes y sostuvo una batalla legal por su permanencia en territorio norteamericano.

La defensa de los balseros debía probar que el faro, una estructura construida en el siglo XIX y de unos 30 pies de altura a unas siete millas náuticas al sur de Sugarloaf Key, era territorio norteamericano. De ser así, la entonces vigente política de pies secos/pies mojados, que facilitaba el refugio inmediato a todo cubano que pisara suelo estadounidense, permitiría a los balseros obtener un estatus legal. De lo contrario serían deportados a la Isla.

“Están muy contentos. Finalmente podrán alcanzar el sueño de libertad por el cual salieron de Cuba”

El juez federal Darrin Gayles dictaminó que los cubanos eran considerados “pies mojados”, es decir, debían ser regresados a la Isla. Sin embargo, una serie de prácticas de la Guardia Costera denunciadas por los balseros en un mensaje dentro de una botella a la deriva y la presión ejercida por la comunidad cubanoamericana cambiaron el rumbo de la historia.

Tras aceptar revisar nuevamente el caso, la Guardia Costera consideró que 20 de los 24 balseros tenían temor fundado de persecución si regresaban a la Isla por lo que fueron trasladados a la base naval de Guantánamo, una práctica que el Guardacostas norteamericano hacía desde 1994 con los cubanos interceptados en el mar.

“Fue una victoria para el equipo de abogados que realizaron esta labor de manera gratuita el hecho de que no los deportaran a Cuba”, explicó Ramón Saúl Sánchez, un exiliado de larga data en la ayuda a sus compatriotas emigrados.  

El pasado mes de enero, 14ymedio pudo conversar con varios de los emigrantes que se encontraban en la Base Naval. En aquella ocasión este diario pudo constatar que de los 20 trasladados allí, dos habían sido regresados a Cuba por voluntad propia y un tercero al descubrirse que en algún momento fue parte del Ministerio del Interior, principal órgano represivo del Gobierno cubano.

"Queremos trabajar, somos refugiados, no prisioneros", dijo uno de los balseros en enero y detalló las condiciones en las que vivían en la Base.

"Podemos llamar a nuestra familia una vez por semana, pero nadie nos dice cuánto tiempo más tendremos que estar aquí. Algunos de los nuestros trabajan en empleos manuales y les pagan 4,97 dólares la hora", dijo en aquella ocasión.

“En caso de que el Movimiento Democracia, que los representa legalmente, gane el caso, ellos podrían ser admitidos en Estados Unidos y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano”

Para Sánchez es una buena noticia el traslado a Australia.

“Aunque los lleven allí, los abogados han apelado la decisión del juez y la pelea judicial se mantiene. En caso de que el Movimiento Democracia , que los representa legalmente, gane el caso , ellos podrían ser admitidos en Estados Unidos y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano”, dice.

La Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966 permite a todos los nacionales de la Isla que tengan una entrada legal en Estados Unidos y hayan permanecido un año sin cometer delitos regularizar su estatus migratorio, otorgándoles inmediatamente la residencia permanente o green card.

El Departamento de Estado, no obstante, dijo en declaraciones a 14ymedio que “no puede revelar información que confirme el reasentamiento de migrantes protegidos de la Estación Naval de Guantánamo”.

“Miles de cubanos han muerto en el Estrecho de la Florida escapando de la Isla, buscando libertad, al menos en este caso, la historia tuvo un final feliz”, añadió Sánchez.

En los últimos años la distante Australia se ha convertido en un destino para quienes quieren radicarse fuera de la Isla. En el estado de Victoria, el segundo más pequeño del país, residen unos 150 cubanos, según cifras brindadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, mientras que datos publicados por las Naciones Unidas cifran en 897 el total de cubanos que viven en todo el país.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18