Feria Porcina, ¿margaritas a los puercos?

Productor tomando una foto en la Feria. (14ymedio)
Un productor toma una foto en la Feria Nacional Porcina. (14ymedio)

La primera Feria Nacional Porcina quedó oficialmente abierta este miércoles en Rancho Boyeros. Los productores de varias provincias se reúnen para mostrar lo mejor que han logrado, mientras la carne de cerdo en los mercados mantiene precios que preocupan a muchos e insultan a otros tantos.

La entrada principal del complejo expositivo permanece cerrada y debe accederse por la calle lateral. Ya dentro, sólo en una de las tantas naves abiertas de esta instalación hay cerdos de todos los colores y tamaños. Una delegación vestida con camisas a cuadros, presumiblemente dirigentes del Partido, visitan los corrales guiados por uno de los expositores. Se detienen un momento, hacen gestos aprobatorios y siguen el camino.

Algunos de los organizadores de la exhibición se sienten atacados cuando se les inquiere sobre el por qué de los precios de la carne en el mercado. En esta feria porcina, un solo quiosco vende algunos pocos cárnicos. Tiene cola, aunque su oferta no dista de la que se ve en cualquier lugar de la capital.

Estudiantes de una cercana escuela de veterinaria andan por todos lados, haciendo ruido. De no ser porque su profesor los trajo para conocer un poco de la especialidad, este sitio estaría desierto porque el evento oficial, anunciado por la prensa, no tiene muchos asistentes. Organizadores y productores andan de un lado a otro, tranquilos, sonriendo y conversando entre sí. La actividad más entretenida será el viernes quizá, cuando comience la subasta de animales. Luego se acabará la exposición.

Aquí el aburrimiento se siente desde temprano. En varias carpas venden ron, del que varios ya han hecho acopio y toman a pico de botella. También hay comida al carbón así como cerveza, cuyas latas, a falta de contenedores de basura, se apilan en las calles o sobre la hierba. La llovizna insistente ha revuelto el fango y se debe caminar con cuidado. Charcos de agua enormes completan la geografía del lugar.

Todos los asistentes son cubanos, aunque la feria está contemplada dentro de la cartera de inversiones para extranjeros

Uno de los pabellones acoge parte de esta feria. En el edificio cerrado, de puntales altos y construido antes de 1959, empresas que producen insumos de veterinaria o comercializan equipos montaron sus puestos unos al lado de otros. Se muestran vídeos y se reparten algunos folletos a los pocos interesados que se detienen a ver.

Todos los asistentes, tanto el público como los participantes del evento, son cubanos. Aunque la feria está contemplada dentro de la llamada cartera de inversiones de la reciente Ley de Inversión Extranjera, no se ha visto un solo visitante de otro país.

Cartel en la entrada de la Feria porcina
Cartel en la entrada de la Feria porcina

Los expositores no son ajenos a que el precio de la carne de cerdo es un problema serio. Uno de Sancti Spíritus que prefiere no dar su nombre considera que la demanda es demasiado grande comparada con la producción y que esta última es muy difícil de aumentar. El Estado no ayuda lo suficiente y, si bien criar cerdos no requiere tantos insumos como otros tipos de ganado, igualmente requiere unas condiciones mínimas que no siempre se consiguen. Para grandes urbes como La Habana, el abastecimiento supone un problema –y un valor– adicional a los de la cría.

Otro conocedor del tema, habanero, recuerda los precios anteriores al Período Especial, hasta diez veces menores que los de ahora. También habla de la cría de cerdos en apartamentos durante aquellos tiempos oscuros, cuando muchos utilizaron las bañeras o los patinejos para mantener al animal. Esta práctica ha disminuido, pero la necesidad hace que todavía se conserve pese a las fuertes multas que impone el Ministerio de Salud Pública. El hombre concluye que "mientras no mejoren las condiciones para producir, todo seguirá igual. Además, el precio de la carne de puerco es parte de la realidad: en Cuba todo está caro."

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12