La oposición espera que se abra un diálogo entre Gobierno y sociedad civil

La UNPACU considera que el Ejecutivo cubano ha perdido la "gran coartada" para justificar la represión

La noticia del reestablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha sido acogida por las organizaciones de la oposición dentro de Cuba con optimismo y esperanza de que este acuerdo pueda facilitar la apertura de un diálogo entre el Gobierno y la sociedad civil de la Isla.

La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) considera que el Ejecutivo cubano ha perdido la "gran coartada" mediante la que justificaba la represión y falta de derechos humanos en la Isla, según ha expresado este jueves en un comunicado. "Cualquier cambio, y más una pérdida de coartada para la represión, puede dar como lugar que el pueblo retome su voz, perdida hace más de medio siglo".

La organización da la bienvenida a la apertura comercial que puede llegar fruto de las negociaciones con la UE y EE UU, ya que, siempre que vayan acompañadas de un cambio en relación a los derechos de los cubanos, podrían ser positivas "para la democratización post-Castro". "Aunque el aumento de fondos para un Estado totalitario lo hará ser más eficaz en la represión, la UNPACU acepta el reto de confrontarla si con ello a largo plazo el pueblo cubano se beneficia de cualquier aumento de bienestar económico y material", señala.

El comunicado de la organización concluye recordando que la represión ha continuado en estos días en la Isla y que el Gobierno no ha dejado de detener opositores, por lo que hace un llamamiento a todos los demócratas para que "lo noticiable no subyugue la realidad actual".

El equipo de Cuba Posible también comparte la conmoción y esperanza manifestadas por los cubanos y agradece a "todos los actores sociales y políticos, cubanos y extranjeros, que se han esforzados para hacer posible este tiempo de inflexión". En un comunicado difundido este jueves, se resalta "la valentía y la altura política" de Obama y Castro, "quienes sin renunciar a sus principios han desafiado las cargas de la historia".

Sin embargo, los firmantes saben que será un proceso político no exento de tensiones, que "desatará la polarización entre numerosos sectores, dentro y fuera de Cuba". El éxito de este nuevo camino, según ellos, dependerá de la capacidad de concertación sobre algunos temas como la soberanía nacional, los derechos humanos, la democracia y la política internacional.

La pinareña revista Convivencia fundada por Dagoberto Valdés también ha emitido un comunicado a través de cual saluda el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países esperando que el clima de diálogo se extienda a la sociedad civil independiente "desde el respeto a la unidad" y el "ejercicio de la soberanía".

La excarcelación de los presos políticos es un motivo de alegría para el Consejo de Redacción, que recuerda que el Gobierno cubano debe ratificar los pactos de Derechos Humanos de la ONU.

'Convivencia' manifiesta su deseo de que la Iglesia siga interviniendo entre la oposición y las autoridades

Convivencia hace especial énfasis en la intervención del papa Francisco como mediador en el diálogo entre ambos países y manifiesta su deseo de que la Iglesia siga interviniendo entre la oposición y las autoridades.

Además, desde el Consejo de Redacción de la revista recuerdan que el acuerdo entre Obama y Castro pondrá de manifiesto que el conflicto fundamental "es entre el Gobierno cubano y sus ciudadanos, no entre Cuba y Estados Unidos".

" Convivencia abriga la esperanza de que este acontecimiento histórico y el levantamiento de todos los bloqueos, especialmente aquel que sostiene el Gobierno cubano sobre la iniciativa y el carácter emprendedor de sus ciudadanos, permitan crear las condiciones necesarias para que el pueblo cubano sea protagonista de su propia historia", concluye la nota.

Karina Gálvez, miembro de Convivencia, cree que Cuba ha marcado un paso adelante en el proceso de transición hacia la democracia. "Personalmente, me es difícil comprender que el restablecimiento de las relaciones del Gobierno cubano con los Estados Unidos haya ocurrido antes del acercamiento que debía ocurrir con los que pensamos diferente dentro de Cuba", explica. No obstante, Gálvez asegura alegrarse mucho, ya que "un cambio esencial en Cuba necesariamente debía pasar por la normalización de las relaciones con los Estados Unidos".

La economista sostiene que ya no hay vuelta atrás. "Queda a los cubanos situarnos y comprometernos en el diferendo con el Gobierno, ya sin el complejo de 'país sitiado por una gran potencia'. Exigir el restablecimiento de las relaciones con la sociedad civil autónoma y el respeto a nuestros derechos y a nuestras diferencias".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24