Los arrendadores cubanos se quejan del sistema de pago de Airbnb

A finales de 2016, por lo menos 34.000 trabajadores por cuenta propia se dedicaban a la renta de viviendas para atender un número creciente de turistas. (Airbnb)
A finales de 2016, por lo menos 34.000 trabajadores por cuenta propia se dedicaban a la renta de viviendas para atender un número creciente de turistas. (Airbnb)

Los usuarios de Airbnb, que tanto entusiasmo habían manifestado al inicio, se quejan últimamente de los retrasos a la hora de abonarles los pagos realizados por los turistas que han alojado en sus viviendas. El descontento se desprende de las quejas publicadas en la plataforma de la compañía estadounidense y de las entrevistas realizadas por 14ymedio.

En el portal de Airbnb, un matrimonio dice haber sufrido retrasos en los pagos en repetidas ocasiones. "Entre enero y parte del mes de febrero de 2016 tuvimos una seria demora al recibir los pagos a través de la agencia Va Cuba”, se quejan Ileana y Rolando, que han vuelto a tener problemas a principios de 2017. "Ya tenemos atraso en las fechas estimadas por Airbnb; no se reciben los pagos, y se han acumulado hasta este momento 3 remesas más", explican.

La empresa de mensajería Va Cuba, con sede en Miami, es la encargada de hacer llegar las ganancias a los anfitriones que ponen en alquiler sus viviendas, habitaciones o espacios a través de Airbnb. En cualquier otro país, estos ingresos se realizan de manera ordinaria a través de una transferencia por internet, pero el sistema bancario de Cuba ha contratado a esta agencia de envío de divisas para hacer llegar el dinero a los usuarios de Airbnb.

El desarrollo de Airbnb en Cuba durante el último año ha sido notable, convirtiéndose en el país donde más ha crecido la plataforma gracias a la ampliación de la licencia que permite captar clientes de todas las partes del mundo, y no solo de Estados Unidos, como en un primer momento.

Jorge Ignacio, un estudiante de economía que renta una casa en la localidad de Soroa, Artemisa, declaraba a 14ymedio en febrero de este año que "como Airbnb no hay nada". Ahora afirma que ya está “buscando alternativas” para cobrar la estancia de sus huéspedes porque Va Cuba, el único mecanismo de distribución de dinero que le ha ofrecido Airbnb, ha colapsado “ante tantos clientes” y no se puede seguir “contando los kilos”, comenta. “Recibo el monto completo del pago pero siempre con mucho retraso”, advierte Jorge Ignacio, y explica que no es un caso aislado porque “todo el mundo está en la misma situación”.

Rebeca Monzó, artesana y bloguera cubana que tiene una habitación para rentar en el Nuevo Vedado, tiene una queja distinta pero que se suma al malestar generado en los últimos meses. “El atraso del pago es de casi un mes, nunca recibo el monto completo, me traen 19 CUC cuando en realidad me deben 500”. Monzó cuenta que un mensajero de Va Cuba le explicó que “el banco cubano se atrasa con las transferencias” y que “no puede sacar todo el monto de una vez” y por eso prefieren “ir pagando por partes”.

“Yo escribí un correo electrónico a Airbnb para comentarle el atraso de los pagos y no solo no me contestaron sino que me devolvieron el mensaje”

Para esta jubilada esta situación no es fácil porque dice que no ve el resultado de su empeño y que todo lo que le entra fraccionado se lo va gastando en el abastecimiento diario que le permite “mantener el negocio funcionando”.  Los pagos no son lo único necesario para seguir a flote. Monzó hace lo posible para recibir los buenos comentarios que los clientes colocan en su perfil. Cada mañana prepara con esmero el desayuno para sus clientes y al llegar a su casa los recibe con una tarjeta de bienvenida que ella misma confecciona.

“Yo escribí un correo electrónico a Airbnb para comentarle el atraso de los pagos y no solo no me contestaron sino que me devolvieron el mensaje. También le he preguntado a otros clientes que llevan más tiempo en esto y me han dicho que no es posible recibir el dinero por otra vía que no sea Va Cuba”.

Declara que Airbnb siempre hace el envío “en menos de dos días” y que la empresa se lo notifica por correo electrónico. Monzó confiesa que no quiere abandonar la plataforma porque “es muy segura” y manda “el tipo de clientes que uno solicita”.

“Me niego a recoger el turismo ese que pasa por la calle porque no quiero correr riesgos, quiero que sea siempre a través de una empresa que me garantice la seriedad del cliente” afirma tajante Monzó.

Otros usuarios de la plataforma dicen haber encontrado una solución al problema mediante el uso de tarjetas AIS para enviar y recibir transferencias, y que pueden encontrarse en cualquier sucursal de la empresa estatal Financiera Cimex.

“Se puede solicitar a Va Cuba que comience a enviar el dinero a la tarjeta AIS”, explica un usuario de Airbnb.

A finales de 2016, por lo menos 34.000 trabajadores por cuenta propia se dedicaban a la renta de viviendas para atender un número creciente de turistas (4 millones el año pasado). Para hacerlo legalmente, tienen que conseguir una licencia y pagar impuestos, incluso cuando no logran alquilar sus habitaciones.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16