“Se ha desatado una cruda represión”

El activista de la Unpacu Ovidio Martín Castellanos confirma cinco allanamientos contra edificios de la red de la organización

Patio de la casa en Palma Soriano donde irrumpió la policía este domingo mientras miembros de la Unpacu celebraban una fiesta infantil. (Twitter)
La policía ya irrumpió hace meses en una sede de la Unpacu mientras se celebraba una fiesta infantil. (Twitter)

El hostigamiento contra la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) se intensifica. Varios activistas de la organización opositora han denunciado hasta cinco allanamientos que tuvieron lugar durante la madrugada de este jueves.

Ovidio Martín Castellanos, miembro del Consejo de Coordinadores de la Unpacu en Santiago de Cuba, confirmó a 14ymedio la entrada de tropas antimotines en la sede José María Heredia, de la calle número ocho del reparto Mariano de la Torre. "Se metieron las tropas antimotines con la policía política. Al frente estaba un mayor de contrainteligencia que se ha dado a conocer como Bruno. Estando dentro de la vivienda del activista de Unpacu Yasmany Magaña, les arrebataron y robaron sus pertenencias".

Carlos Amel Oliva, en huelga de hambre desde el pasado 13 de julio "en protesta por las confiscaciones arbitrarias" que ha sufrido en intervenciones similares a la de anoche, también ha explicado con detalle el allanamiento en la vivienda en la que se organiza la célula de Heredia y donde reside el padre del líder juvenil, Carlos Oliva.

La operación se extendió hasta una guardería gestionada por la Unpacu en la que se atiende a 20 niños, hijos de simpatizantes del movimiento

"El operativo fue dirigido por tres oficiales de la seguridad que se hacen llamar Charles, Bruno y Julio Fonseca. Los efectivos eran tropas de asalto, oficiales con toda la vestimenta de chalecos antibalas y escopetas largas de cartucho. Se metieron dentro de mi casa, derribaron la primera puerta y se llevaron una cámara de video y algunos documentos. Se metieron también en casa de unos vecinos que habían sido muy solidarios conmigo en días anteriores y se llevaron una laptop y un disco duro de ellos", argumentó.

La operación se extendió hasta una guardería gestionada por la Unpacu en la que se atiende a 20 niños de la comunidad. Allí confiscaron una laptop y "atemorizaron a la coordinadora que cuida los niños", según los activistas, que se sienten aliviados porque el allanamiento se produjera al amanecer y no se encontraran menores en la vivienda.

"Se ha desatado una cruda represión", sostiene Ovidio Martín, que añade que en la vivienda de Yasmani Magaña, en Palmarito de Cauto, se hicieron varias pintadas, entre ellas una con la frase "Viva Fidel". Según el opositor, once personas fueron detenidas en esta operación, llevadas a una distancia de 15 kilómetros aproximadamente y golpeadas antes de ser puestas en libertad.

"Esta ola represiva viene porque el régimen sabe la situación que se le avecina. Están preparando a la población para un nuevo periodo especial, pero la gente no quiere vivir eso de nuevo. A nosotros, que ya estamos resueltos a salir a las calles y hemos logrado su simpatía, nos han recrudecido el acoso porque tienen miedo a que se sumen y se conviertan en activistas", sostiene.

"Están preparando a la población para un nuevo periodo especial, pero la gente no quiere vivir eso de nuevo"

Carlos Amel ha aprovechado la nueva oleada de ataques contra la organización a la que pertenece para precisar los motivos de su huelga de hambre. A pesar de ratificarse en que permanecerá sin alimentarse hasta que se le devuelvan sus pertenencias, matiza el sentido de sus palabras. "No [es por] una laptop y una computadora, que son cosas que no valen la vida de ningún ser humano, sino porque cada vez que ellos entienden, nos detienen al entrar o cuando vamos a salir. O se meten en nuestras viviendas y se llevan lo que quieren. Es una violación constante de nuestros derechos", denuncia.

Oliva se ha mostrado agradecido por el apoyo que ha recibido de su organización y otras agrupaciones de la oposición como Somos+ o Fantu, además de la solidaridad en concreto de Coco Fariñas, en huelga de hambre también desde este miércoles.

"Estoy un poco más debilitado físicamente, pero firme en mi postura", afirma Oliva. "He recibido muchas llamadas desde el exterior, de amigos, de medios de prensa..., es muy reconfortante, a alguien que está en huelga de hambre lo único que le da fuerza es eso".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17