Varadero reúne a 'harlistas' de todo el mundo

El VI Encuentro Nacional de Harley Davidson se celebró este fin de semana en Matanzas con asistencia de aficionados cubanos, extranjeros y curiosos

Los participantes llevan chalecos que identifican el nombre y el país del dueño, además de los países donde ha estado con su moto. (14ymedio)
Los participantes llevan chalecos que identifican el nombre y el país del dueño, además de los países donde ha estado con su moto. (14ymedio)

El pasado fin de semana tuvo lugar en Varadero, Matanzas, el VI Encuentro Nacional de Harley Davidson, con unos festejos llenos de color. Los amantes de estas potentes motos, de gran atractivo visual, atrajeron la curiosidad de muchos turistas que se mostraron sorprendidos por la peculiaridad del evento.

Auspiciada por la sección cubana de la Asociación Latinoamericana de Motos (LAMA), la reunión motivó también la asistencia de propietarios de otras marcas como Indian, Triumph, Honda, Yamaha. Los miembros han constituido una sólida comunidad que se auxilia en caso de accidentes de tránsito, o que simplemente se reúne para hablar y compartir su pasión por el motor.

Numerosos harlistas de distintas partes del mundo también se dieron cita en Varadero para apoyar a sus pares cubanos. Identificables por llevar su nombre y la bandera de su país en la parte frontal del chaleco, fue fácil distinguir a miembros canadienses, franceses, italianos, mexicanos, norteamericanos, alemanes y croatas, haciéndose entender muchas veces únicamente a través de la pasión que los une.

Una de las actividades más emotivas fue la visita a Cheíto en la ciudad de Matanzas, un harlista de 107 años tuvo la fuerza necesaria para asomarse brevemente a la puerta y disfrutar viendo su calle llena de motos y curiosos que acudieron ante el revuelo.

Una de las actividades más emotivas fue la visita a Cheíto en la ciudad de Matanzas, un 'harlista' de 107 años tuvo la fuerza necesaria para asomarse brevemente a la puerta y disfrutar viendo su calle llena de motos y curiosos

Los asistentes disfrutaron con distintas competiciones que pusieron a prueba quién conducía la moto más lentamente sin apoyar los pies en el piso o quién vencía un tramo serpenteante sin tocar los obstáculos. Otras más divertidas involucraban a un copiloto, como la de morder una salchicha colgante desde la moto en movimiento o la de insertar cinco absorbentes en sendas botellas sin detenerse ni apoyar los pies en el piso. También hubo premios para la moto que llegó desde más lejos, la mejor reparada o la más personalizada (chopper).

En todas las competiciones fue notable la manera en que se desenvolvió la motocicleta más vieja que circula por las carreteras cubanas, un viejo modelo Flathead de 1936. En manos de su experimentado propietario ganó varias competiciones de habilidad, como las de conducción lenta o estabilidad.

La jornada del sábado no podía cerrar sin el habitual concierto abierto al público del popular David Blanco. El artista, también aficionado a las motos Harley, dejó satisfechos a sus seguidores con un trepidante concierto de tres horas de duración, muy a tono con el espíritu de la reunión, y donde se interpretaron desde clásicos del rock internacional hasta un arreglo del emblemático Yo soy el punto cubano.

El domingo a mediodía, el pelotón de motociclistas partió desde el parque donde se desarrolló el evento hasta un punto cercano a la Marina Varadero. Una vez ahí, se realizó la foto oficial del encuentro de este año.

En esta edición fue perceptible un aumento en el número de participantes, a pesar de que ni el evento ni la asociación cuentan con herramientas apropiadas de difusión, más allá de sus páginas oficiales en internet. Una promoción adecuada podría ayudar a impulsar este encuentro anual excepcional en Cuba, por cuyas carreteras circulan verdaderos objetos de deseo para cualquier coleccionista del mundo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8