La española infectada por ébola se encuentra 'estable y sin riesgo vital' por el momento

Sanidad continúa investigando qué falló para que se produjera el primer contagio fuera de África. Hay 34 personas en observación

La repatrición del religioso enfermo de ébola Manuel García Viejo. (Hospital La Paz)
La repatrición del religioso enfermo de ébola Manuel Garcí­a Viejo. (Hospital La Paz)

La auxiliar de enfermería española contagiada de ébola en Madrid está estable y no tiene "riesgo vital" por ahora, según informa el centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad. La primera persona infectada por el vírus fuera de África permanece aislada desde anoche en el hospital Carlos III de la capital española, centro en que se atendió a los dos misioneros repatriados a España para ser tratados de ébola y que fallecieron días después de su llegada a Madrid.

Sanidad controla ahora al marido de la infectada, que se encuentra aislado, a los 30 sanitarios que trabajaron con ella en la atención de los misioneros y a los tres médicos que la atendieron en el hospital madrileño de Alcorcón donde acudió ayer a hacerse los análisis diagnósticos.

La mujer contagiada, de 44 años, estuvo en contacto en dos ocasiones con Manuel García Viejo, segundo misionero fallecido en Madrid por ébola el pasado 25 de septiembre, una para atenderle y otra después de su muerte. Las autoridades sanitarias ignoran aún cómo pudo producirse el contagio.

La sanitaria se fue de vacaciones tras su último contacto con García Viejo y continuó con los controles habituales, toma de la temperatura dos veces al día. El 30 de septiembre informó que tenía fiebre pero se consideró que no cumplía los "criterios clínicos de sospecha". Fue ayer, 6 de octubre, cuando la auxiliar insistió en hacerse la prueba tras persistir la fiebre y ser ya alta.

Personal del hospital Carlos III ha denunciado los fallos de seguridad con que se ha trabajado en la atención a los enfermos de ébola en Madrid. Aseguran que los trajes de aislamiento no cumplen la normativa, que los trabajadores apenas fueron informados del protocolo a seguir y que el Carlos III es un hospital con nivel de aislamiento 2, mientras en Estados Unidos los enfermos repatriados han ingresado en centros de nivel 4, inexistentes en España.

Yolanda Fuentes, subdirectora del hospital Carlos III, ha negado las acusaciones y asegura que los trajes "cumplen perfectamente el protocolo". Una de las quejas de los sanitarios, muy difundida con fotografías a través de las redes sociales, se centraba en la unión de los guantes al traje con cinta aislante. Fuentes confirma que es cierto, pero que el hospital sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el ministerio de Sanidad y no se requería nada añadido a lo utilizado. También negó que los residuos hubieran seguido una ruta peligrosa, como han denunciado los trabajadores.

La poca información con que se cuenta, incluso después de la rueda de prensa anoche con la ministra de Sanidad, Ana Mato, y la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, ha hecho cundir la alarma entre la opinión pública. Los expertos, no obstante, han llamado a la calma recordando que el vírus del ébola no se contagia a través del aire sino por contacto directo con fluídos corporales.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3