La mascarilla, nuevo campo de batalla político

Ese trozo de tela que desde hace meses estamos obligados a llevar sobre la cara amenaza con convertirse en un nuevo campo de batalla político. La mascarilla ya ha entrado en el radar de los censores, que empiezan a querer dictar reglas sobre el diseño, dibujo o mensaje que transmiten.

La nueva prenda, que todo apunta nos acompañará por mucho tiempo, ha experimentado en los últimos meses un proceso de individualización y ajuste entre quienes quieren llevar sobre la boca y la nariz algo más que un pedazo de tejido. En busca de la diferencia y de sacarle partido estético, aparecen cada día diferentes modelos, amén de que cumplan o no con los estándares sanitarios.

Nasobucos con enseñas, lentejuelas, escudos familiares, bocas hilarantes y colmillos que meten miedo... todo eso y más se ve en las calles. Pero a medida que los centros estatales han reiniciado sus jornadas laborales y las escuelas de varias provincias reabierto sus aulas, las mascarillas se han topado con las mismas restricciones oficiales que limitan otras partes de la indumentaria.

Varios amigos y conocidos me han contado que en sus empresas ya empiezan a escucharse a los mandos advertir de que no se permitirán nasobucos con banderas extranjeras, especialmente la de Estados Unidos

Varios amigos y conocidos me han contado que en sus empresas ya empiezan a escucharse a los mandos advertir de que no se permitirán nasobucos con banderas extranjeras, especialmente la de Estados Unidos, o con mensajes escritos de ningún tipo, ni tampoco con imágenes políticas, críticas contra el régimen cubano o de contenido erótico.

En una sociedad donde las tijeras de la censura han intentado podar desde el largo del pelo de los estudiantes varones hasta la manera en que se ajustan los pantalones o blusas, las mascarillas son la nueva pieza que debe ser domesticada. "No vamos a permitir que vengas con un cartel ofensivo en la cara", le dijo un administrador a un joven trabajador del Fondo de Bienes Culturales que escribió sobre la suya la palabra "cambio".

"Esas barras rojas y esas estrellitas no se pueden traer a esta aula", recriminó la maestra holguinera que imparte clases a la hija de una amiga. Ella cuestionó de dónde iba a sacar otro nasobuco, pues el que llevaba era el único que había podido conseguir por su cuenta. La profesora movía la cabeza de un lado a otro como respuesta, y la mujer insistió: "¿Quién ha dicho que esto es parte del uniforme? ¿Van a repartir alguno de verde olivo?"

El pulso recién comienza. No descartemos que dentro de pocas semanas salga una lista clara de cuáles diseños o motivos pueden llevar las mascarillas y cuáles otros están rotundamente proscritos. País de prohibiciones.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

16 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Seguimos sin Telegram en Cuba

He leído en varios medios de prensa el supuesto restablecimiento del servicio de Telegram en Cuba. Disculpen si les doy una mala noticia, pero en la mañana de este martes 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana, solo es posible acceder a la herramienta a través de algunos VPN (los pocos que no ... [Leer más]

Conmigo no cuenten

Hoy, 12 de octubre, es una jornada que tiene varias denominaciones: Día de la Raza, Día de la Hispanidad o Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Cada denominación me parece hermosa y loable. Esa jornada de 1492, en que Cristóbal Colón llegó a esta parte del mundo, definió la civilización ... [Leer más]

Biología y rumores, el desgastante ciclo de la ‘no-muerte’

Desde que tengo uso de razón he conocido cíclicos rumores sobre la salud de algún personaje del poder en Cuba. Siempre comienzan con un amigo o vecino que asegura tener un pariente bien conectado, alguien que forma parte del entramado más cercano a un jerarca del Partido, militar o ministro cuya ... [Leer más]

Por una canasta básica de tecnología y libertad

Las paredes están en el puro ladrillo y por los huecos del techo se cuela la luz del sol, pero la joven sentada cerca de la ventana tiene en sus manos un teléfono inteligente de última generación, con el que sigue minuto a minuto las redes sociales. La escena puede ser en cualquier ciudad o ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []