Las tormentas tropicales son un mal necesario que pueden causar gran destrucción

Todavía no se comprende con exactitud cómo se forman las tormentas tropicales.
Todavía no se comprende con exactitud cómo se forman las tormentas tropicales.

Las tormentas tropicales son un mal necesario para la vida en el planeta Tierra, pues aunque tengan efectos positivos para la atmósfera, las mismas pueden llegar a destruir todo a su paso. Este evento causa grandes cantidades de viento y lluvia, azotando a las zonas con clima tropical.

Este tipo de tormentas pueden llegar a traducirse en desastres , pues aunque llevan humedad y lluvias a zonas muy cálidas del planeta, lo hace causando tornados y huracanes.

Las mismas son necesarias en zonas con clima tropical, pues mantienen el equilibrio global del calor y aumentan los niveles de precipitación en aquellas regiones que lo necesitan. Es un curioso caso sobre cómo funciona la naturaleza, pues ellas traen efectos beneficiosos al planeta, pero también consecuencias terribles para la sociedad.

¿Cómo se forman las tormentas tropicales?

Las tormentas tropicales consisten en un núcleo o centro que produce vientos extremadamente fuertes y grandes cantidades de lluvia a su alrededor . Se consideran sistemas tormentosos de núcleo cálido, pues se alimentan de aguas calientes.

Estas tormentas se dirigen a la troposfera (capa de la atmósfera en contacto con la tierra) debido a una serie de vientos direccionales, y si las condiciones atmosféricas son favorables, la perturbación tropical se intensifica. Si no son favorables entonces la tormenta pierde su fuerza.

Todavía no se comprende con exactitud cómo se forman las tormentas tropicales, sin embargo, se conocen ciertos factores en común que han tenido distintas tormentas para su formación. Por ejemplo, el agua debe tener una temperatura mínima de 26,5 °C.

También debe haber una humedad alta en la atmósfera y una baja cizalladura vertical. Estas condiciones suelen ser óptimas para la formación de las tormentas tropicales, sin embargo, algunas excepciones han desafiado estos parámetros.

Otras perturbaciones atmosféricas suelen tener como consecuencia la formación de una tormenta tropical. Eventos como las ondas tropicales, el descenso de un canal troposférico superior o límites frontales que se atascan sobre aguas cálidas, pueden producir las condiciones para la aparición de una tormenta.

Las tormentas tropicales se mueven por el planeta Tierra debido a otros vientos de gran escala. Una comparación que se puede hacer para explicar este movimiento es la de una hoja arrastrada por una racha de viento. Otros factores también influyen, tales como la rotación de la Tierra, lo cual produce el denominado “efecto Coriolis”.

La disipación de la tormenta puede ocurrir por varias razones . Puede que ésta se interne en tierra, perdiendo el acceso al agua cálida que necesita para retroalimentarse. También puede que permanezca mucho tiempo en la misma zona del océano, extrayendo todo el calor del agua y perdiendo su fuerza. En algunos casos, una cizalladura vertical puede romper el motor de calor.

Las tormentas tropicales más devastadoras

Las tormentas tropicales pueden traer consigo consecuencias devastadoras para el lugar que azotan. Los fuertes vientos causan grandes olas, las cuales causan destrucción al tocar tierra.

Ciertas tormentas ocurridas durante la historia han sido notables por la gran cantidad de muertes y pérdidas materiales que causaron. Entre las mismas se pueden encontrar las siguientes:

  • Galveston: esta tormenta ocurrió en 1900 y es el desastre climático más letal de la historia de Estados Unidos. Causó entre 8.000 y 12.000 muertes, además de unas pérdidas económicas de 30 millones de euros (cuantioso para la época).

  • San Felipe-Okeechobee: ocurrió en el año 1928 y destacó por su largo recorrido. Se originó en las islas de Sotavento, pasando por Puerto Rico, las Bahamas y Florida, para finalmente golpear Carolina del Norte. Causó muerte y destrucción en todo su camino.

  • Jeanne: azotó principalmente a Puerto Rico, República Dominicana y Haití, causando inundaciones y deslizamientos de tierra en este último país. Como consecuencia de esto, en 2004 más de 3.000 personas perdieron la vida en aquella nación, quedando sin hogar otras 200.000 personas.

  • Katrina: ocurrida en 2005, causó más de 1.200 muertes en Louisiana y Mississippi. Además, dejó al 80% de Nueva Orleans bajo el agua. Tuvo unos daños calculados en 75 millones de euros.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Archivo