Si la OMS rechazó una vacuna creada en Canadá por una tabacalera, hará lo mismo con Cuba

Philip Morris tiene un tercio de las acciones del fabricante y el Estado cubano es dueño de la industria del tabaco

El Gobierno apostó por desarrollar candidatos vacunales y argumentó esa decisión con conceptos como "soberanía", "independencia" y "más que una vacuna, es un país". (Captura)
La OMS ya estudia Abdala, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba, en la fase de precalificación. (Captura)

La vacuna contra el covid-19 Covifenz se ha convertido en la primera cuyo uso de emergencia rechaza la Organización Mundial de la Salud (OMS). La razón: la participación del gigante tabacalero Philip Morris Internacional en la empresa fabricante del antídoto, Medicago, con sede en Québec, Canadá, de la que tiene un tercio de las acciones.

En un comunicado enviado a The Globe and Mail el pasado jueves, un portavoz del organismo internacional afirmó que la decisión se tomó "debido al vínculo con la industria tabacalera y la política estricta de la OMS de no comprometerse con empresas que promuevan el tabaco".

De esta suerte, el antídoto canadiense ni siquiera ha pasado la fase de precalificación, lo cual, claro está, también la deja fuera del mecanismo Covax, de acceso para los países más desfavorecidos.

De poco sirven, por ahora, los argumentos de Medicago, que asegura que el fabricante de cigarrillos estadounidense es accionista minoritario y reclama que la decisión de la OMS no se basa en la seguridad y eficacia demostrada en Covifenz, de un 71% para todas las variantes salvo ómicron, según estudios de la propia empresa.

La vacuna utiliza una tecnología de partículas similares a virus de origen vegetal, y requiere dos dosis en inyección, con 21 días de diferencia

De hecho, el Gobierno de Canadá aprobó su uso de emergencia el pasado febrero, para personas entre 18 y 64 años. La vacuna utiliza una tecnología de partículas similares a virus de origen vegetal, y requiere dos dosis en inyección, con 21 días de diferencia.

Aunque la OMS se ha comprometido a "seguir estudiando" la situación de Medicago y, más en general, cómo encajar "la tendencia de la industria tabacalera a invertir en salud", esta decisión puede ser un obstáculo para las candidatas cubanas que esperan aprobación.

El organismo internacional aún está pendiente de recibir información sobre Soberana 01, Soberana 02 y Soberana Plus, desarrollada por BioCubaFarma, pero ya estudia Abdala, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba, en la fase de precalificación.

Sin embargo, si aplica el mismo estándar que a Medicago, rechazará todas ellas, puesto que el dueño de las dos empresas biotecnológicas, el Estado cubano, también posee el monopolio del tabaco en la Isla.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6