El exespía Gerardo Hernández: nuevo "delator en jefe"

Hernández llega a la cabeza de la organización de barrio en uno de los peores momentos de los CDR

El ex agente de la inteligencia cubana Gerardo Hernández (EFE/Ernesto Mastrascusa)
El ex agente de la inteligencia cubana Gerardo Hernández (EFE/Ernesto Mastrascusa)

El exespía Gerardo Hernández, líder de la célula Red Avispa que se infiltró en organizaciones del exilio cubano en el sur de Florida en los años 90, fue nombrado este sábado coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Hernández, de 55 años, ocupaba el cargo de vicecoordinador nacional de los CDR, órganos populares a los que Fidel Castro llamaba "los ojos y oídos de la Revolución", con representación en cada barrio de Cuba y la más numerosa de las "organizaciones de masas" reconocidas por el régimen de la Isla.

Hernández, junto a Ramón Labañino, Fernando González, René González y Antonio Guerrero fueron los cinco espías arrestados en septiembre de 1998 y posteriormente condenados por la justicia estadounidense bajo los cargos de conspiración para cometer espionaje y asesinato, actuar como agente de un gobierno extranjero y otras actividades ilegales.

Fueron los cinco espías arrestados en septiembre de 1998 y posteriormente condenados por la justicia estadounidense bajo los cargos de conspiración para cometer espionaje y asesinato

Nombrados por el discurso oficial cubano como "los cinco héroes", mientras que en el sur de la Florida eran llamados por varios medios "Miami Five", se convirtieron en centro de una batalla encabezada por Fidel Castro que se prolongó tres lustros, hasta que dos de ellos cumplieron sus condenas y los otros tres fueron indultados en 2014 por la Administración de Obama dentro de las negociaciones del "deshielo". 

Hernández llega a la cabeza de la organización de barrio en uno de los peores momentos de los CDR. El paso de los años, los problemas sociales y el deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de las familias cubanas han acelerado la pérdida de importancia de la entidad nacida para la vigilancia y el control de las comunidades. La mayoría de sus miembros solo funcionan como cederistas formales pero sin realizar ninguna labor en la organización.

Las llamadas "guardias cederistas", las donaciones masivas de sangre, los actos de reivindicación política a nivel de barrio y las llamadas verificaciones que aseguraban o comprometían el aval para obtener un empleo o una plaza universitaria cada vez son más cosa del pasado en los CDR, una organización con más de ocho millones de afiliados en un país de 11 millones de habitantes, y que al decir de sus críticos no ha logrado reinventarse.

No obstante, con la llegada de la pandemia a Cuba, los CDR han ganado nuevos poderes como el de emitir las cartas de recomendación que exigen a las personas necesitadas de la tarjeta de compra para acceder a los productos que se venden en un municipio. Los presidentes de los Comités están entre los facultados para validar a estos ciudadanos que no cuentan en su carné de identidad con la dirección donde realmente viven.

Ustedes representan a varios CDR, el país tiene cerca de 138.000 CDR. Si a un solo cederista por CDR se le ocurre sembrar una piña

Desde su anterior cargo de vicecoordinador, Hernández había sido objeto de críticas en las redes sociales y medios independientes por diversas afirmaciones. " Ustedes representan a varios CDR, el país tiene cerca de 138.000 CDR. Si a un solo cederista por CDR se le ocurre sembrar una piña, uno solo por CDR, ¿de cuántas piñas estamos hablando?", dijo el exagente en una visita a Sancti Spíritus. 

Algo similar propuso con el cultivo de la calabaza en un país donde la ineficiencia del Gobierno y la casi nula atención a los productores agrícolas independientes inciden en el desabastecimiento alimentario. "Si cada uno de nosotros pone a producir el pedacito de tierra que pueda, es menos alimentos que tiene que importar el país", aconsejó Hernández.

Recientemente la plataforma Netflix difundió la cinta La Red Avispa basada en el libro The Last Soldiers of the Cold War , sobre los agentes cubanos dirigidos por Gerardo Hernández, alias Manuel Viramóntez.

La película ha generado una ola de críticas en la comunidad cubana de Miami por lo que miles de personas firmaron una petición en la plataforma Change.org en donde exigían a la compañía de streaming que retirara la película "porque defiende a los espías castristas asesinos sentenciados en Estados Unidos" y la consideran una "burda propaganda castrista".

Ana Margarita Martínez, exesposa del espía cubano Juan Pablo Roque, también reclamó a Netflix a través de sus abogados por la manera "falsa" y "fabricada" en que el personaje inspirado en ella es caracterizado en el filme del director francés Olivier Assayas.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28