En la Cuba de los apagones, los carros eléctricos se cargan desde los balcones

Con varios metros de cable que van de una cuadra a otra, se puede alumbrar todo un barrio ilegal sin postes ni relojes contadores

Los cables ilegales están ayudando a cargar los vehículos eléctricos que poco a poco comienzan a tener presencia en las calles cubanas. (14ymedio)
Los cables ilegales están ayudando a cargar los vehículos eléctricos que poco a poco comienzan a tener presencia en las calles cubanas. (14ymedio)

Las largas extensiones o tendederas eléctricas son tan comunes para los cubanos como los apagones. Con varios metros de cable que van de una cuadra a otra se puede aliviar la falta de corriente o alumbrar todo un barrio ilegal sin postes ni relojes contadores. Ahora, también están ayudando a cargar los vehículos eléctricos que poco a poco comienzan a tener presencia en las calles cubanas.

Motocicletas, triciclos y cuatriciclos forman parte de este parque que no necesita combustible para moverse pero demanda conectarse a la energía eléctrica, un servicio cada vez más inestable en la Isla, debido al mal estado técnico de las centrales generadoras. "Pagué casi 7.000 dólares por este triciclo y aunque me gusta bastante, a veces es un dolor de cabeza ponerlo a cargar", reconoce Liam, un joven habanero que se gana la vida repartiendo comida a domicilio.

"Vivo en un piso alto, por lo que no puedo coger el triciclo, doblarlo a la mitad, meterlo en el ascensor y conectarlo al tomacorriente de mi casa"

"Vivo en un piso alto, por lo que no puedo coger el triciclo, doblarlo a la mitad, meterlo en el ascensor y conectarlo al tomacorriente de mi casa. La batería también es pesada como para llevarla de un lado para otro", se queja el repartidor. "He logrado que una vecina me pase un cable desde su balcón y le pago mensualmente una cantidad por el servicio", detalla. Las escenas de ese tendido eléctrico colgando desde alguna terraza hasta llegar a un reluciente vehículo parqueado en la calle son cada vez más comunes.

Aunque desde hace meses las autoridades anunciaron que se trabajaba en la instalación de paneles fotovoltaicos en sitios que asegurarían la carga de estos vehículos con energía 100% renovable, el proceso ha sido lento y apenas se han habilitado unos pocos puntos destinados a vehículos de empresas estatales. "Hay que terminar, sí o sí, cargando el triciclo en la casa, pero eso es una caja de sorpresas, porque no sabes cuándo vas a tener un apagón", lamenta Lisandra, residente en la ciudad de Ciego de Ávila.

"Lo que hacemos es que si no tenemos electricidad en nuestro barrio, tratamos de irnos a otro a conectarlo", añade. "Para eso tenemos que ir a todas partes con una extensión de varios metros de largo por si acaso". La vieja tendedera eléctrica, que ha salvado a tantos cubanos de largas horas en la oscuridad o del castigo de la Unión Eléctrica, ahora también está ayudando a que se transporten. "Pásame el cable por el balcón para cargar el carro", ya no suena como una frase rara en la Isla de los apagones.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1