Intentan salvar la cosecha de papa, que llega a venderse en 250 pesos las seis libras en Cuba

Las lluvias han afectado a zonas que van del 10% al 40% de los terrenos cultivados en Ciego de Ávila

Vendedores privados de papa en la ciudad de Trinidad. (Rosino)
Vendedores privados de papa en la ciudad de Trinidad. (Rosino)

Llueve sobre mojado para la papa en Ciego de Ávila, literalmente. Hace poco más de un mes que las autoridades calentaron motores advirtiendo de la mala cosecha que se preveía para este año en la Isla, cayendo a mínimos históricos, pero las lluvias del último mes han puesto el último clavo en el ataúd.

Según Raúl Monguía Rodríguez, especialista en la delegación provincial de Agricultura, la humedad que han dejado los aguaceros de abril afectan a zonas que van del 10% al 40% de los terrenos cultivados.

Hasta la fecha, se han cosechado 380 hectáreas, el 34% de las plantadas, que han dado 6.619 toneladas de papas. La cifra sitúa en 17,4 las toneladas recogidas por hectárea, lejos de las 19,8 previstas.

Hasta la fecha, se han cosechado 380 hectáreas, el 34% de las plantadas, que han dado 6.619 toneladas de papas. La cifra sitúa en 17,4 las toneladas recogidas por hectárea, lejos de las 19,8 previstas

Según Monguía Rodríguez, para intentar salvar en lo posible la cosecha, llegarán 10 operadores con máquinas desde Mayabeque, Cienfuegos y Villa Clara para recoger las mayores áreas sembradas en La Cuba (250 hectáreas), Arnaldo Ramíres (185) y El Mambí (167). Además, esperan que se sumen a las actividades personal de Primero de Enero y Baraguá.

En Ciego de Ávila la siembra de la papa comenzó tarde ya, una vez más por las lluvias, que en octubre y noviembre de 2021 también perjudicaron las condiciones del terreno. Además, las semillas importadas y los fertilizantes tampoco llegaron en la fecha prevista. La plantación concluyó el 27 de enero, más de 20 días de retraso sobre la fecha habitual, lo que ya hacía temer lo peor.

La situación no se circunscribe únicamente a Ciego de Ávila, el 56% de la superficie dedicada a la papa se plantó "fuera del calendario ideal".

El objetivo era recoger en toda la Isla 116.396 toneladas, unas cantidades "bien distantes de la demanda nacional", dijeron las autoridades el pasado mes. En 2019, último año por el que se dispone de estadísticas internacionales ya que no hay datos nacionales, el consumo de papa en Cuba fue de 151.668 toneladas, de las cuales, 35.272 fueron importadas de Países Bajos y Canadá.

En 2020 se cosecharon 115.385 toneladas, el peor registro desde 2017. En 1996, Cuba exportó el tubérculo, que había estado racionado durante años, después de alcanzar un récord de producción con 348.000 toneladas, unos datos positivos que permitieron la liberalización de la venta en la Isla a partir de 2010.

Pero en 2015 la cosecha se situó en 123.000 toneladas y el Gobierno tuvo que importar para cubrir la demanda, lo que llevó a racionarla nuevamente en 2017. Entre 2010 y 2018, tanto la superficie cosechada como la producción de papa se redujeron en aproximadamente 30%.

Muchos vendedores informales cada día ofrecen su mercancía, como los que recorren a diario las calles de El Vedado pidiendo entre 120 y 250 pesos por seis libras

El producto ha vivido más cambios de lo que es habitual en el agro cubano y, sin embargo, como señaló el economista Pedro Monreal, el pago al campesino no ha visto demasiadas modificaciones. El precio máximo de compra ofrecido por Acopio era de 30 pesos por quintal a finales de 2010, 65 pesos en 2016 y, a partir de 2017, ha sido de 96 pesos para la producción con semilla nacional y de 65 pesos con semilla importada. "¿No tendrá que ver la rigidez del precio de Acopio y un nivel de precio de Acopio separado de las relaciones de oferta y demanda con una eventual falta de incentivo de los productores (mayoritariamente no estatales) para aumentar el área de cosecha y los niveles de producción?", se preguntaba el economista en 2020, año catastrófico para el tubérculo.

Con la Tarea Ordenamiento, en enero de 2021, llegaron algunos cambios. La papa cosechada con semilla nacional se paga a 423 pesos por quintal y la que sale de la importada en 329 pesos el quintal. En el mercado racionado, el tubérculo ha pasado este año de costar 3 pesos la libra del producto fresco a 5 pesos, y se ha establecido un nuevo precio para la refrigerada, 6 pesos.

Sin embargo, nada logra evitar que la llegada de la papa sea un acontecimiento que levanta pasiones en las colas. Aunque, quienes no logran su cuota, siempre pueden darse el lujo de recurrir a uno de los muchos vendedores informales que cada día ofrecen su mercancía, como los que recorren a diario las calles de El Vedado pidiendo entre 120 y 250 pesos por seis libras.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11