El sueño de la cubana Yanelis de llegar a España se atascó en un aeropuerto de Grecia

La migrante, varada ahora en Zakynthos, estuvo 23 días en un campamento de refugiados en Macedonia del Norte

Campo de refugiados de Gevgelija, en Macedonia del Norte, donde estuvo Yanelis 23 días. (EFE)
Campo de refugiados de Gevgelija, en Macedonia del Norte, donde estuvo Yanelis 23 días. (EFE)

Yanelis salió hace dos meses desde Cuba junto a su esposo con el sueño de llegar a España para conseguir un futuro mejor. Ahora, espera en un hotel a que la policía griega le entregue su documentación, previsiblemente este mismo jueves, para decidir qué puede hacer con su vida.

Yanelis, nombre ficticio para mantener su anonimato, es una de los 122 cubanos que este jueves quedaron varados en el aeropuerto de Zakynthos, una isla griega situada en el Mar Jónico, pero esta no es la primera piedra en el camino de su viaje.

Su primera parada fue Rusia, un país que no exige visado a los cubanos, lo que ha convertido al gigante euroasiático en un trampolín para quienes buscan llegar a la Unión Europea desde la Isla. Desde allí hay dos rutas migratorias principales: la del norte, que implica pasar por Bielorrusia buscando Polonia; y la del sur, que exige pasar por los Balcanes, una zona atestada de migrantes asiáticos, principalmente de Siria y Afganistán que se ha convertido en un verdadero infierno de campos de refugiados, muchos de ellos a la espera de un asilo que, en el mejor de los casos, tarda en llegar.

Su primera parada fue Rusia, un país que no exige visado a los cubanos, lo que ha convertido al gigante euroasiático en un trampolín para quienes buscan llegar a la Unión Europea desde la Isla

Por eso, Yanelis no ve con malos ojos la actitud de la policía griega ayer en el aeropuerto internacional de Zakynthos. "En los vídeos se ve claramente que ellos hablaron mucho con nosotros para que abandonáramos el lugar por las buenas. Acudieron a la violencia en el último momento. Yo he tenido experiencias con la policía de Macedonia y créeme que son realmente malos", cuenta a 14ymedio.

Yanelis estuvo 20 días en Rusia hasta que logró volar a Serbia, pero llegar a Macedonia del Norte les llevó tres intentos. "La policía nos cogió en tres ocasiones. La primera vez estuvimos en un campamento de inmigrantes en Gevgelija, 23 días sin comunicación, allí nos trataban como animales", recuerda.

Finalmente, la pareja salió del campo con una carta de expulsión hacia Serbia, desde donde intentó en dos ocasiones más entrar a la Unión Europea, ambas fallidas. "Hasta que logramos llegar a Grecia y aquí estamos varados" –repasa. Con nuestros sueños rotos sin saber qué hacer o para dónde coger".

Los videos de los cubanos plantados ayer en el aeropuerto griego circularon por las redes sociales en medio de denuncias de malos tratos e indignación de otros exiliados que exigen que la Unión Europea se haga cargo de la situación. Los cubanos no podían pasar a la zona Schengen y quedaron retenidos en una sala aledaña presos de la desesperación, por lo que, pasadas unas horas, y ante la negativa de abandonar el área como se les pedía, la Policía procedió a levantarlos por la fuerza del suelo.

Yanelis y su esposo optaron por no poner resistencia y seguir las indicaciones. "Lo único que puedo decir es que ellos hasta el último momento hablaron pacíficamente", sostiene. Ella aceptó, junto con otros de los cubanos varados, ser conducida a una estación policial donde procesaron sus datos, se les fotografió y realizó una PCR por la que tuvieron que abonar 10 euros. Desde ahí, fueron conducidos a un hotel a la espera de que se resuelva su situación.

"La necesidad, el hambre, la falta de medicamentos, la opresión del Gobierno cubano, las negligencias médicas, el abuso, los maltratos..."

"Aquí estamos, en espera...", cuenta sin perder la esperanza. Yanelis dice que lo habitual es que las autoridades les entreguen un documento de expulsión por 25 o 30 días y admite que pedir asilo es su última alternativa, pero asegura que conoce a más personas que han seguido esta ruta y que finalmente consiguieron alcanzar la meta: llegar a Italia o España.

Cuando se le pregunta por qué decidió salir de Cuba le sobran los motivos: "La necesidad, el hambre, la falta de medicamentos, la opresión del Gobierno cubano, las negligencias médicas, el abuso, los maltratos...".

Pasado el mediodía del jueves en Grecia, una pareja de cubanos que estaba en el mismo hotel que Yanelis ya había recibido su documentación. Ella, mientras, seguía a la espera impaciente. "No pierdo mi fe... Veré qué pasa con nosotros".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3