Una avería "imprevista" apaga la mayor termoeléctrica de Cuba por seis días

La central de Mariel, incendiada hace dos semanas, sigue en reparaciones, lo que agrava la situación

La central tiene tres décadas y está considerada por las autoridades como la más eficiente del país. (UNE)
La central tiene tres décadas y está considerada por las autoridades como la más eficiente del país. (UNE)

La Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, la mayor del país, vuelve a estar parada. Una avería "imprevista" producida este jueves mantendrá fuera del Sistema Eléctrico Nacional a su mayor generadora durante 5 o 6 días, según advirtió la empresa estatal responsable de la producción.

La Unión Eléctrica de Cuba (UNE) informó a través de sus canales oficiales de una reunión del Consejo Energético Nacional con sus delegaciones provinciales para "trazar las medidas necesarias para enfrentar la presente situación", lo que hace temer lo peor a una población cansada de cortes de electricidad y apagones.

La UNE ya ha pedido que tanto el sector empresarial como el residencial reduzcan todo lo posible el consumo, en especial en los horarios picos, que van desde las 11 am a la 1 pm y de las 6 a las 9 pm. En las redes sociales, la mayoría han reaccionado ironizando con la mala noticia: "Excelente noticia, ya llegó el verano", dice una usuaria.

En las redes sociales, la mayoría han reaccionado ironizando con la mala noticia: "Excelente noticia, ya llegó el verano", dice una usuaria

Este tipo de comentarios se han repetido en todos los tonos posibles. Los cubanos están acostumbrados a que lo peor de la generación eléctrica coincida, lógicamente, con el momento de mayor demanda de la Isla, cuando los ventiladores y aires acondicionados se ponen en marcha frente al calor implacable.

Lázaro Guerra Hernández, director técnico de la UNE pidió a la población que ahorre ante lo que calificó de "contingencia energética que presenta hoy el país" y auguró que la termoeléctrica se sincronizará con el sistema este domingo 20 de marzo, lo que, en caso de cumplirse, reduciría la primera expectativa de casi una semana.

El funcionario detalló que la avería se debe a un salidero en la caldera de la unidad, lo que afecta a la capacidad de generación y el descenso de las reservas.

La situación sería más llevadera si no fuera porque la termoeléctrica Máximo Gómez de Mariel aún está siendo reparada. El pasado 7 de marzo, una explosión en la central artemiseña, provocó un espectacular incendio en el que no hubo que lamentar víctimas ni heridos. Sin embargo, el incidente se produjo por el estallido en la turbina de vapor de una de sus unidades y las obras no han finalizado.

Esa central se acababa de reparar cuando ocurrió el accidente, hace menos de dos semanas. Pero, además, la termoeléctrica atesoraba una buena lista de averías, en el más reciente dos trabajadores quedaron gravísimamente heridos con quemaduras de segundo y tercer grado, y en 2010 falleció un operario.

La termoeléctrica ahora afectada no le va a la zaga a aquella. El pasado junio se produjo una avería que obligó a adelantar unos cortes eléctricos de más de cinco horas al día que había planificado el Gobierno para verano en todas las provincias de la Isla. En ese momento, el accidente se producía en concurrencia a la salida del Sistema Electroenergético Nacional (SEN) de varias unidades de las termoeléctricas Lidio Ramón Pérez de Felton, en Holguín y la Renté 6, de Santiago de Cuba. Una muestra más del encadenamiento de problemas que sufre la generación eléctrica en el país.

A finales de verano, cuando la población estaba hastiada, el monopolio eléctrico difundió una nota para dar explicaciones a los usuarios en la que detalló que la mayoría de problemas que conducen a la precaria situación se atribuyen a lo obsoleto del parque termoeléctrico y los problemas para realizar el mantenimiento que exigen.

En las centrales hay 10 bloques que tienen más de 30 años de explotación, 7 superan los 40 y apenas dos tienen menos de 25, cuando la vida útil de una de estas termoeléctricas, es de 30 a 35 años

En las centrales hay 10 bloques que tienen más de 30 años de explotación, 7 superan los 40 y apenas dos tienen menos de 25, cuando la vida útil de una de estas termoeléctricas, es de 30 a 35 años.

La UNE señaló que la caída de la URSS, la obligación de quemar combustible de peor calidad y las dificultades para adquirir materiales o créditos por las sanciones de EE UU ponen en aprietos a un sistema eléctrico que tiene más demanda de la que puede soportar.

En verano se destinan 400.000 toneladas de combustible al mes a las centrales térmicas del país para cubrir la demanda eléctrica, que se reparte entre un 56% del sector residencial y un 44% del empresarial.

A finales de enero, sus directivos anunciaron una gran obra de mantenimiento para este 2022 que redundaría en mayor capacidad de generación a la Antonio Guiteras, que fue fundada hace más de tres décadas. Las autoridades la consideran, y así lo anuncian en sus redes, "la más eficiente" de la Isla.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7