Los contratos de exportación firmados por privados se estancan por debajo del 5%

De 1.987 acuerdos entre empresas de comercio estatal y formas de gestión no estatal, apenas 98 son para el exterior

La empresa estatal intermediaria, Frutas Selectas, informó a través de su director de Exportaciones, Enrique Valdivia Portal, de que la venta fue de 1,08 toneladas. (Facebook)
Una de las exportaciones más conocidas fue la de limones de un productor cubano a España, que este diario nunca pudo verificar. (Facebook)

La directora de Comercio Exterior, Vivian Herrera Cid, celebró en Twitter la firma de casi 2.000 contratos entre empresas estatales y representantes de los privados desde que en agosto del pasado año se autorizó este tipo de acuerdos para fomentar la importación y exportación.

Sin embargo, el gran objetivo de esta operación, aumentar el comercio hacia el exterior para captar divisas, no parece dar grandes resultados, ya que no llegan al 5% los contratos de este tipo. Y sin visos de crecimiento, pues en enero la cantidad facilitada por el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera ya era la misma.

"Acumulamos ya 1.987 contratos firmados entre empresas de Comex y FGNE (formas de gestión no estatal); 98 son de exportación, crecen en ocho en esta semana y sobresalen los de exportación de servicios", escribió Herrera.

El dato, además, llega en un momento en que la moneda se ha devaluado un 2.300%, lo que debería convertir al cubano en un mercado extremadamente competitivo, por lo que la cifra es aún menos esperanzadora

El diario oficialista Cubadebate se hace eco del tuit y recuerda el plan lanzado por Rodrigo Malmierca, ministro del ramo, para "la promoción y diversificación de las exportaciones, la sustitución efectiva de importaciones y la obtención de recursos a través de créditos comerciales".

El resultado es "ínfimo y descorazonador", según el economista cubano residente en España Elías Amor, que considera que se habría logrado un dato mucho mejor si los cuentapropistas y cooperativistas "tuvieran libertad para decidir con quién quieren operar en el exterior, sin la presencia incómoda y controladora de los funcionarios del régimen".

El dato, además, llega en un momento en que la moneda se ha devaluado un 2.300%, lo que debería convertir al cubano en un mercado extremadamente competitivo, por lo que la cifra es aún menos esperanzadora.

La alegría con que los cuentapropistas recibieron en junio del pasado año la noticia de que podrían comerciar con el exterior fue contenida, pues desde el principio se anunció que el Estado debería ser el intermediario. En agosto, conocido el contenido exacto de la norma, el corsé se concretó. Las operaciones debían hacerse a través de un listado de empresas estatales anunciadas y a través de cuenta en moneda libremente convertible que solo pueden recibir depósitos directos de las ganancias "propias del proceso, o a partir de transferencias realizadas desde el exterior".

Además, para abrir la cuenta las entidades autorizadas a realizar actividades de comercio exterior a las formas de gestión no estatal requieren Licencia Específica del Banco Central de Cuba.

"Una estrategia de promoción del comercio exterior en una economía cualquiera debe colocar al Estado en su sitio, como subsidiario, y nunca entrometerlo como intermediario de las operaciones, lucrándose por ello", opina Amor en su blog Cubaeconomía.

El economista cubano recuerda que tras el Período Especial se diseñó con mejor tino un sistema por el que las empresas podían retener las divisas obtenidas a través de las exportaciones y la autorización para operar con ellas con otras empresas, lo que permitió cierto desarrollo económico que se frustró de inmediato al cancelarse las operaciones en divisas e imponerse el ya fallecido CUC en cuanto surgió el petróleo venezolano como alternativa de supervivencia.

El economista cubano recuerda que tras el Período Especial se diseñó con mejor tino un sistema por el que las empresas podían retener las divisas obtenidas a través de las exportaciones

Los pobres frutos que está dejando la "liberalización" del Comercio Exterior se podían advertir en la acogida que la población dio al anuncio de la medida. Las autoridades hicieron un gran despliegue informativo sobre la flexibilización, llevaron a altos funcionarios a explicarla en el programa de la Televisión Nacional Mesa Redonda y abrieron foros informativos en medios oficiales como Cubadebate.

Ahí quedó expuesto el descontento de los muchos lectores del diario, que reprocharon al Gobierno la obligatoria mediación del Estado en estos contratos. "Realmente aburre. 2020 e intentamos hacer algo que el mundo lleva siglos haciendo", espetó un lector que, a juzgar por el saludo revolucionario con el que se despedía, no parecía un opositor.

El economista cubano Pedro Monreal, partidario de la modernización del sistema dentro del socialismo, ha insistido en numerosas ocasiones en la importancia de diversificar los actores exportadores y cree que el Gobierno se ha equivocado en esta reforma. A su juicio, el Estado debe dar apoyo a las empresas y ofrecerles servicios especializados, privados o no, en la exportación, pero no ejercer la mediación directa ni fijar el precio de exportación.

"Tanto esa obligación de exportar mediante empresa estatales como el mecanismo de precios no tiene una racionalidad económica clara. Parece ser un 'atajo' administrativo para seguir practicando el monopolio del comercio estatal".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3