El Estado cubano crea nuevas normas en el sector gastronómico para competir con el privado

Los administradores podrán firmar contratos con los proveedores y aprobar precios y tarifas minoristas

250 restaurantes y cafeterías estatales se incorporarán a la nueva modalidad que liberaliza la gestión de estos locales. (Juventud Rebelde)
250 restaurantes y cafeterías estatales se incorporarán a la nueva modalidad que liberaliza la gestión de estos locales. (Juventud Rebelde)

Consciente de la mala fama que arrastra la gastronomía estatal desde que compite con la privada, el Gobierno anunció este lunes la creación de un nuevo modelo que liberaliza el sector público en esa actividad para dar "autonomía económica, financiera y comercial de los establecimientos, y la flexibilización de la gestión de las administraciones".

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, explicó ayer que 74 establecimientos estatales ya habían empezado a probar el nuevo modelo en el que el administrador puede firmar contratos con los proveedores y aprobar precios y tarifas minoristas de los productos y servicios que comercializa. En adelante se incorporarán 250 locales más, la mayoría en La Habana.

La ministra sostuvo que el objetivo es poner a la gastronomía estatal en igualdad de condiciones con la privada y para ello se aprobaron en 2020 hasta 23 normas asociadas a este sector

La ministra sostuvo que el objetivo es poner a la gastronomía estatal en igualdad de condiciones con la privada y para ello se aprobaron en 2020 hasta 23 normas asociadas a este sector, a su saneamiento financiero, a las licencias sanitarias y "la categorización de las unidades y los almacenes".

Según la funcionaria, otro de los pasos que se han dado en este tiempo es la capacitación de los trabajadores que deberán estar al frente de las unidades. "No solo estamos hablando de las habilidades profesionales, sino también del perfil sicológico y de los componentes éticos y morales que puedan influir en su desempeño".

El Consejo de Ministros aprobó el pasado año un decreto en el que se establecen las atribuciones, facultades y requisitos de una unidad gastronómica y de su administrador, además de las relaciones de la empresa con estos establecimientos para "examinar inventarios, registros contables y acordar otros aspectos organizativos, sin intervenir directamente en la autonomía otorgada".

La ministra explicó ayer que la nueva norma implicará más responsabilidad por parte del administrador, que debe comprar las mercancías, hacer análisis financieros y operar sobre las cuentas bancarias. Además, dijo que el reto es mayor en las actuales condiciones por la pandemia, que mantiene muchos establecimientos cerrados o con sus actividades limitadas. Y, claro, tampoco podía faltar el eterno culpable de todo lo que no funciona en Cuba, el "férreo bloqueo" de EE UU.

En los últimos meses, a raíz de la Tarea Ordenamiento, el Gobierno ha insistido en un discurso en el que trata de responsabilizar a los ciudadanos de haber pasado años sin asumir obligaciones o viviendo de gratuidades derivadas de decisiones las autoridades.

Díaz también echó mano de este guion ayer cuando sostuvo que ya no se podrá recurrir a "las ensayadas justificaciones a los inconvenientes de siempre y la postura de esperar a que alguien de 'arriba' venga a resolverme el problema (...) especialmente, porque al tratarse de establecimientos de primera y segunda categoría, la variedad en las ofertas, el trato cordial y el confort del espacio tendrán que ser de excelencias. No queda de otra, pues así también lo exigirá el consumidor al pagar por ese servicio", dijo.

Según los datos de las autoridades, la red del comercio minorista estatal está integrada por 6.848 unidades gastronómicas, de las que 3.506 podrán incorporarse a este modelo

Según los datos de las autoridades, la red del comercio minorista estatal está integrada por 6.848 unidades gastronómicas, de las que 3.506 podrán incorporarse a este modelo.

La selección de los administradores se ha realizado en 15 provincias y fueron evaluados 411 candidatos, de los que resultaron avalados el 64,9%.

El oficialismo asume la debacle de la gastronomía estatal en la nota de Granma que da a conocer el nuevo modelo. Según el texto, entre los fallos más acuciantes están la falta de control interno y administrativo, la ineficiencia del personal y su falta de estabilidad en el puesto de trabajo, "la ausencia de una conciliación efectiva con los proveedores, que ha determinado cuentas por cobrar y pagar vencidas, cadenas de impago y la ocurrencia de hechos delictivos".

A juicio del diario del Partido Comunista, todo esto ha llevado a que la mayoría de los ciudadanos piensen en locales privados cuando planifican una comida especial fuera de casa. "Cambiar tal panorama es hoy el reto más importante que tiene esta actividad en el país, y en el que la palabra transformación conduce del dicho al hecho, para apartar así las utopías del camino", dice la nota.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0