El oficialismo está perdiendo la batalla del relato en Cuba

Las declaraciones en la prensa oficial y las medidas anunciadas intentan contener el malestar evidente de las calles

Díaz-Canel este domingo en la pinareña localidad de La Coloma. (Presidencia)
Díaz-Canel este domingo en la pinareña localidad de La Coloma. (Presidencia)

En medio de la inquietud y malestar que se ha instalado en las calles de la Isla, el Gobierno cubano ha puesto en marcha la maquinaria comunicativa para recuperar terreno político y social, tanto dentro como fuera de Cuba. El paso más contundente ideológicamente lo dio este domingo con la difusión de una declaración de la Casa de las Américas en la que acusa a "medios" y "voces" desde las redes de aprovechar la devastación causada por el huracán Ian "para instalar la matriz de opinión de que nuestros males y las dificultades para enfrentarlos son consecuencia de la incapacidad del Gobierno de Cuba".

Son los que Miguel Díaz-Canel llama "odiadores", estos que "se aprovechan de estas circunstancias para hacer otro tipo de expresiones, que son contrarrevolucionarias; tratan de cometer hechos vandálicos, como cerrar vías, tirar piedras contra instalaciones económicas o sociales; y ya eso se va de la ley", reporta la prensa oficial. Y esas situaciones, amenazó el mandatario, se atenderán con el rigor de las leyes.

El texto, titulado Ante la Cuba virtual, la Cuba real, intenta responder a las preguntas retóricas con las que arranca. "¿Se están enfrentando realmente 'el pueblo' y 'el Gobierno'? ¿Es Cuba un 'Estado fallido' incapaz de solucionar una crisis?", plantea la declaración. La conclusión es "que la abrumadora mayoría del pueblo se reconoce en sus dirigentes, participa en la recuperación del país y defiende el principio que está en el umbral de la nueva Constitución aprobada en abril de 2019: 'Cuba es un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano'", afirma la Casa de las Américas.

"¿Se están enfrentando realmente 'el pueblo' y 'el Gobierno'? ¿Es Cuba un 'Estado fallido' incapaz de solucionar una crisis?", plantea la declaración

El texto remite, como prueba del apoyo popular al régimen, el sí en el referendo del Código de las Familias el pasado domingo 25, a pesar de que la abstención fue superior al 26%, la más elevada desde 1959. Inmediatamente después llegó, prosigue, un huracán de categoría 3. "Es doloroso y difícil, para cualquier país que sufra tal contingencia, volverse a levantar, atenuar el sufrimiento de los damnificados, intentar recuperarse de los daños y avanzar", añade, para continuar diciendo que el embargo de EE UU convierte las dificultades en mayores para Cuba.

La declaración sostiene que informar, sea en medios o en redes sociales, de las protestas de miles de ciudadanos que piden luz desde hace una semana es politizar el malestar e incitar a la violencia callejera a la vez que se insiste en que no haya flexibilidad con el bloqueo.

"Quieren capitalizar el lógico malestar de ciudadanos privados de servicios básicos con la esperanza de que la naturaleza logre, por fin, lo que no han podido tantos intentos desesperados de destruir la Revolución", expresa el texto, que también menciona la crisis de los misiles, al Che Guevara y a Fidel Castro, del que dice que "brilló como pocos estadistas en la historia".

La nota repasa algunos de los temas en los que los últimos días el Gobierno ha buscado situar su defensa ideológica. Uno de ellos son las "expresiones de solidaridad" que llegan desde el mundo a Cuba, específicamente desde EE UU. El domingo, el diario The New York Times publicó una declaración en formato de anuncio pagado por la organización procastrista The People's Forum en el que se pide al Gobierno de Joe Biden el alivio del embargo para que la Isla pueda "reconstruirse",

El anuncio destacaba que los daños tras el paso de Ian son cuantiosos y pide a Washington que, al menos durante seis meses, permita a la Isla acceder a sus mercados para comprar materiales de construcción.

El anuncio destacaba que los daños tras el paso de Ian son cuantiosos y pide a Washington que, al menos durante seis meses, permita a la Isla acceder a sus mercados para comprar materiales de construcción

"Es inconcebible emprender un castigo colectivo contra todo un pueblo (...) No permita que las políticas obsoletas de la Guerra Fría impidan que el mundo ayude al pueblo cubano", insiste el texto.

En la declaración de la Casa de las Américas se recuerda que también Ian ha afectado a EE UU, un tema que enlaza con una nota dedicada en Granma a los daños del ciclón en Florida y que titula Los tiempos relativos de la recuperación. El texto enfatiza la magnitud de la destrucción en el país vecino para poner de manifiesto que la Isla no es la única perjudicada y sugiere, en un impostado tono de solidaridad, que aflore la ayuda mutua en estas ocasiones.

"El hecho de que en el estado de la Florida hayan fallecido más de 70 personas como consecuencia de los fuertes embates del huracán Ian, además de consternación y lamento, nos advierte de cuán necesario es sustituir el clima de odio y hostilidad por parte de los gobernantes de ese país respecto a Cuba, y permitir la contribución y la colaboración, tanto en la prevención de riesgos como en la asistencia solidaria luego del desastre", reza el texto, que recuerda el rechazo de EE UU a la ayuda ofrecida por el régimen cubano durante el huracán Katrina que arrasó Nueva Orleans en 2005.

Mientras Cuba sigue esperando como agua de mayo algún gesto de distensión desde EE UU –que el exilio de Miami vigila atentamente–, las autoridades ofrecen lo que sus aliados pueden enviar. Uno de ellos es Venezuela, que trae de camino 400.000 módulos de alimentos, medio centenar de transformadores eléctricos, cables conductores, y más de 22.000 metros cuadrados de láminas de zinc para reparar tejados en dos naves que viajan a Cuba, Carmita y Karola Sky.

"Ellas inauguran un puente marítimo tendido por el Gobierno bolivariano sobre las aguas del Mar Caribe, para la operación solidaria (...) Pero la operación no termina ahí. Este solo es el comienzo", indica el texto.

Además, este lunes han salido de Argentina 19 cajas de pastillas potabilizadoras PYAM, para el tratamiento de 950.000 litros de agua. Según los cálculos de la cancillería, se puede abastecer a 2.000 personas durante 90 días. "Este insumo es fundamental para colaborar con la respuesta del Gobierno cubano a las necesidades de la población de Pinar del Río, la ciudad más dañada por el fenómeno climático", afirmó la Cancillería argentina.

Se espera que también llegue ayuda desde México, anunciada por Andrés Manuel López Obrador, según contó el propio Miguel Díaz-Canel en Twitter.

En los últimos días, el Gobierno ha anunciado distintas medidas que, sostiene, contribuirán a aliviar la situación de la población tras el desastre

El presidente no ha dejado de viajar a Pinar del Río, donde estuvo por tercera vez este domingo, con su uniforme militar, a pesar de que el contacto con la calle se le complica cada vez más y los militares necesitan controlar el entorno para que Díaz-Canel se aproxime a la molesta población sin que aparezcan videos como los de la pasada semana en Mayabeque, donde fue abucheado por vecinos de la localidad e increpado por una mujer que acabó gritando: "Se burlan del pueblo".

En los últimos días, el Gobierno ha anunciado distintas medidas que, sostiene, contribuirán a aliviar la situación de la población tras el desastre. Entre ellas está la aprobación de financiar a cargo del Presupuesto del Estado el 50% de los precios de los materiales de la construcción, tanques para agua y colchones que se vendan a la población damnificada. Además, quienes no tengan ingresos suficientes podrán acceder a créditos bancarios o solicitar subsidios para la compra de materiales de la construcción.

También se han aprobado disposiciones específicas en el Ministerio de Trabajo para que quienes se vean obligados a suspender sus actividades de trabajo mientras dura la recuperación cobren un 60% de su salario, entre otras medidas relativas a la Seguridad Social.

Aún queda vigilar si lo anunciado se cumplen en tiempo y forma –algo que rara vez ocurre–, pero a la vista de la infinidad de protestas de mayor o menor magnitud el Gobierno está perdiendo la batalla que más le preocupa: la del relato.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25