Más de 4.000 personas en la lista de espera para comprar dólares en una Cadeca de La Habana

La casa de cambio de la capital que atiende más gente tiene una venta máxima de unos 3.000 dólares al día

Fila ante la Cadeca de 23, en El Vedado habanero, este miércoles. (14ymedio)
Fila ante la Cadeca de 23, en El Vedado habanero, este miércoles. (14ymedio)

Si un paseo por los cajeros de La Habana demuestra la escasez de pesos en el país, otro por las casas de cambio (Cadeca) ilustra otra falta: la de dólares.

Este miércoles, en la Cadeca de Belascoaín, en Centro Habana, solamente atendieron a 10 personas. Teniendo en cuenta que, de acuerdo a las disposiciones oficiales en vigor desde el pasado 22 de agosto, cada individuo adquiere un máximo de 100 dólares diarios, la sucursal solamente vendió 1.000.

El local, situado en el municipio de máxima densidad demográfica, no puede satisfacer la demanda: a la fecha, los policías encargados de "ordenar" la fila tienen una lista de espera de 4.000 personas. "El siglo que viene me va a tocar comprar", lamentaba un joven este jueves mientras se alejaba del lugar.

En la casa de cambio de El Vedado, ubicada en 23, entre J y L, el panorama es ligeramente más alentador: cada día, logran ser atendidos unos 30 compradores, lo cual significa una venta máxima de 3.000 dólares. Sin embargo, hace más de dos semanas que apuntaron a 700 personas y, para este miércoles, tan solo iban por el número 275.

En la casa de cambio de El Vedado, ubicada en 23, entre J y L, el panorama es ligeramente más alentador: cada día, logran ser atendidos unos 30 compradores, lo cual significa una venta máxima de 3.000 dólares

"Por lo que veo hay caras nuevas, que no saben el funcionamiento de esto. Yo siempre empiezo por la parte más importante: la disciplina". El policía a cargo de la Cadeca de 23, que con sus palabras denota que día a día suele atender a la misma gente, se ufana de la buena marcha de esa sucursal.

"Aquí tiene que reinar el orden, la tranquilidad ciudadana, el respeto a la persona. De aquí para allá nunca va a existir una falta de respeto", prosigue. "De allá para acá tiene que ser lo mismo. Lo digo porque otros ciudadanos de otros municipios, como por ejemplo de Arroyo Naranjo o de Diez de Octubre, vienen para acá imponiendo. Aquí no se impone nada. Yo no impongo esto que estamos haciendo. Todo está funcionando bien".

El oficial advierte de que "aquí no puede existir la estafa" y que hay que denunciar a los ciudadanos que vengan a "proponer". "Voy por catorce estafas aquí que esclarecer", refiere, al tiempo que asegura que a esos sospechosos "los hemos desaparecido", y aclara, refiriéndose a las prisiones habaneras: "en el mejor sentido de la palabra, claro: Valle Grande, Combinado del Este...". Así, refiere que tienen detenidas a seis personas.

La idea de apuntar a 700, cuenta, se le ocurrió a él hace dos sábados, cuando se organizó tal tumulto, que las autoridades tuvieron que cerrar la calle. "Han pasado 275 personas. Nos quedan alrededor de 425. ¿Cuándo voy a volver a anotar, que eso es lo que más les interesa a ustedes?", pregunta en tono pedagógico, para contestarse, difusamente: cuando queden en la lista "100, 150, o 200 y hasta 300".

"Y esta es la mejor Cadeca, el resto es morirte. En el Mónaco [en Diez de Octubre] no hay lista, te puedes ir a dormir de un día para el otro y no clasificas"

"¡300! Eso es una fantasía", le replica, a carcajada suelta, una mujer que viene acercándose a la casa de cambio desde hace varios días seguidos, a lo que el policía reconviene: "Disciplina, compañera, disciplina".

La razón, explica el agente, es porque tiene que ir "jugando con la disponibilidad que tengan los compañeros de la Cadeca y lo que me orienten los compañeros del Ministerio, de la Dirección". En efecto, tal y como indican las normas aprobadas en agosto, cada sucursal solo podrá vender las pocas divisas que compró a los clientes el día anterior.

Normalmente, dejan pasar entre 30 y 40 números, pero un día, de improviso, lograron entrar 60, lo que hizo que muchos perdieran su lugar en la lista. "El que se le pasó el turno, perdió", asevera el oficial, que además advierte que nadie puede tomar más de un turno, aunque venga con el carné de otra persona.

"El problema es que si no sabes cuántos turnos va a haber, tienes que venir todos los días", lamenta un anciano en la cola, una vez que el policía se ha retirado. "Esto es la debacle", tercia un hombre de mediana edad, que sin embargo, concede: "Y esta es la mejor Cadeca, el resto es morirte. En el Mónaco [en Diez de Octubre] no hay lista, te puedes ir a dormir de un día para el otro y no clasificas".

"Yo llevo dos semanas y no me he podido apuntar, y veo cómo se queda la lista ahí", se queja otra mujer, que enseguida toma las cosas con resignación y sorna: "Es lo que toca. Imagínate tú: somos felices aquí".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14