El régimen cubano resucita las guardias obreras para proteger los centros de trabajo

Instan a los trabajadores estatales a "responder ante cualquier intento desestabilizador", amenazándolos con represalias si se niegan

A este tipo de vigilancia se sumaron los empleados de las 128 entidades de la corporación Cimex en Santiago de Cuba, según la prensa oficial. (Trabajadores)
A este tipo de vigilancia se sumaron los empleados de las 128 entidades de la corporación Cimex en Santiago de Cuba, según la prensa oficial. (Trabajadores)

El régimen cubano está convocando a empleados estatales para cuidar centros de trabajo tras las protestas del 11 de julio. En Santiago de Cuba iniciaron con las tiendas en moneda libremente convertibles (MLC), publicó este domingo Trabajadores, al detallar que la custodia incluye "espacios interiores y exteriores".

Según el diario oficial, que no especificó si las guardias eran voluntarias, el objetivo de las mismas es "responder ante cualquier intento desestabilizador", a alguna "acción que altere la tranquilidad del país" o intente "tomar lo que por derecho de conquista es del pueblo revolucionario".

En la tienda La Plaza, uno de los principales comercios santiagueros en divisas, según su directora Ninfa María Ríos, custodiar el lugar "demanda de varios compañeros y compañeras" porque el establecimiento "ocupa una gran área".

"La planificación que hemos hecho permite que al día siguiente se des­canse, pero muchos han expresado su disposición de continuar traba­jando si fuera necesario", señala Ríos.

Al colectivo de La Plaza se sumaron los demás empleados de las 128 entidades de la corporación Cimex, uno de los brazos empresariales de los militares cubanos, y además los trabajadores del Puerto de Santiago de Cuba, precisó Trabajadores.

"La planificación que hemos hecho permite que al día siguiente se des­canse, pero muchos han expresado su disposición de continuar traba­jando si fuera necesario"

Las guardias obreras en la Isla siempre han sido repudiadas por muchos trabajadores, que después de una semana laboral deben volver de manera "voluntaria" a su centro de trabajo y no se les paga el tiempo que permanecen en la institución. En caso de negarse pueden recibir represalias y amonestaciones administrativas. En el onceno Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), organización oficial que agrupa los diferentes sindicatos, se estableció que la guardia obrera tiene, entre otras encomiendas, elevar "el sentido de pertenencia de los trabajadores".

Por otro lado, el exespía Gerardo Hernández Nordelo, coordinador nacional de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), junto con al primer secretario del Partido Comunista en La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, abanderaron este domingo al "primer Destacamento de Vigilancia Popular Revolucionaria", publicó la prensa oficial.

El Destacamento fue instituido precisamente en la barriada La Güinera, en el municipio de Arroyo Naranjo, donde el Gobierno reconoció el primer fallecido durante las protestas de los últimos días. La manifestación en esa zona, una de las más deprimidas de La Habana, fue difundida en varios videos a través de redes sociales, pese a que el Gobierno mantuvo la conexión a Internet cortada por varios días.

"Alerta que se alzó La Güinera, en apoyo a la Revolución, a Díaz-Canel y al Partido", escribió Nordelo en su cuenta de Twitter al publicar fotos de su visita a La Güinera, pero ni el oficial de la Seguridad del Estado ni la prensa estatal aclararon cuál es el objetivo del Destacamento.

Apenas unas horas después de las masivas protestas del pasado 11 de julio, 14ymedio reportó grandes movilizaciones en los centros de trabajo para activar las "brigadas de respuesta rápida". De manera simultánea, aumentó el reclutamiento de jóvenes cubanos en edad militar y la movilización de los reservistas.

"Alerta que se alzó La Güinera, en apoyo a la Revolución, a Díaz-Canel y al Partido"

Sin embargo, el rechazo a las órdenes del régimen de reprimir se ha puesto de manifiesto en los últimos días. Este diario pudo confirmar que cuando una empleada de una empresa textil estatal se negó a participar en acciones contra los manifestantes, sus propias compañeras organizaron un acto de repudio con ella y fue despedida inmediatamente.

Varios sectores de la sociedad no sólo han denunciado la ola de violencia desatada por la policía política contra los manifestantes, también se oponen a participar en convocatorias oficiales en apoyo al régimen. Así sucedió con estudiantes de varias facultades universitarias, que además de rechazar su participación en los mítines oficiales, expresaron su desacuerdo con la represión y la censura de la prensa independiente.

Los primeros fueron los de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana, quienes hicieron un llamado al "entendimiento pacífico, al respeto de las libertades individuales y a la no violencia como vía" para resolver los problemas. A ellos se sumaron los estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales y el colectivo internacional de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, que reprobó las "represalias por el hecho de expresar públicamente sus ideas".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 48