Silvio Rodríguez sigue con su muy personal proceso de "rectificación de errores"

El trovador reconoce que la "ofensiva revolucionaria" ha hecho mucho daño al pueblo cubano

Silvio Rodríguez en su concierto de Madrid el pasado octubre. (EFE)
Silvio Rodríguez en su concierto de Madrid el pasado octubre. (EFE)

La "ofensiva revolucionaria del 68" ha hecho mucho daño al pueblo cubano, según el cantautor cubano Silvio Rodríguez, que nuevamente se muestra crítico con algunos aspectos del oficialismo histórico y actual en una entrevista con la agencia de noticias argentina Télam.

El trovador afirma que se debe dejar de recurrir al embargo como pretexto, ya que se han hecho muchas cosas mal o, sencillamente, se han dejado de hacer. "No podemos pasarnos la vida creyendo que todo lo que no podemos hacer es culpa de que hay un vecino muy poderoso que nos bloquea y nos impide hacer cosas. Si en 60 años no hemos podido desarrollar una creatividad que supere el bloqueo, estamos mal", argumenta Rodríguez.

El cantautor sostiene que, de la misma manera que se ha potenciado la ciencia gracias a una fuerte inversión inicial –que agradece a Fidel Castro–, se podría haber hecho con otros sectores y que ahora toca revertir "errores históricos" como el intervencionismo extremo llevado a cabo.

El trovador, incluso, señala que hay industrias que eran prósperas y a las que se hundió con esta política y cita la azucarera. "La Revolución cometió errores y los estamos pagando"

El periodista insta a Rodríguez a ratificar lo que ha dicho sobre la llamada ofensiva revolucionaria y le pregunta si fue un error. "Sí, fue un error. Porque fue como querer saltarse etapas. Como estábamos iniciando la relación con el campo socialista, dijimos: 'Vamos a establecer un tipo de comercio que por ser nosotros subdesarrollados y sumarnos a lo último los obliga a ser más solidarios'. Pero esa era una forma de dependencia", explica. El trovador, incluso, señala que hay industrias que eran prósperas y a las que se hundió con esta política y cita la azucarera. "La Revolución cometió errores y los estamos pagando", repite.

Silvio Rodríguez habla de la pugna entre sectores reformistas y ortodoxos, dos corrientes enfrentadas en el oficialismo aunque nunca se hable de ello públicamente. Entre los primeros, el trovador sitúa a Díaz-Canel, a pesar de la regresión en derechos que se está produciendo, por su apuesta por la ciencia. El artista considera que el cierre de filas que se produjo frente a las "agresiones" en los primeros años de la Revolución provocaron un gran daño al convertirse en intolerancia. "Nos acostumbramos a ser así. Eso nos benefició, por un lado, porque nos protegió. Pero también nos perjudicó, porque nos malformó en algún sentido", dice.

Rodríguez admite ser consciente de que los jóvenes están distanciados en gran parte de la Revolución y emigran porque consideran que en la Isla no tienen oportunidades. "Se supone que la Revolución se hizo para los jóvenes, para que florecieran, para que hubiera un porvenir para ellos. Es triste ver que nuestras limitaciones llevaron a lo contrario: en algunos sentidos, hay jóvenes que sienten que no tienen futuro en Cuba", comenta.

Entre ese grupo, aunque ya roza los 40 años, estaría su hijo Silvito el Libre, crítico con el oficialismo y del que el trovador, de 75 años, habla. "Ni él es tan libre, ni yo soy tan preso. Cuando lo veas algún día, pregúntale por qué digo yo eso", expresa, y aunque admite abiertamente sus discrepancias políticas, señala que eso no se interpone en el afecto mutuo que sienten. "Él y yo nunca hablamos de los temas que nos separan. Siempre hablamos de las cosas que nos unen, el cariño familiar, la solidaridad, la identidad, las dos nietas que tengo de su parte. No coincido con muchas cosas de las que él plantea y él no coincide en cosas que yo he dicho o que hago y pienso. Pero jamás nos hemos peleado, ni nos vamos a pelear por eso", defiende.

También Rodríguez hace referencia a Pablo Milanés –la entrevista se realizó antes de fallecer su hija–, amigo pese a las opiniones y experiencias vitales de ambos en torno a la política. Según Rodríguez, Milanés se sumó a la Revolución a pesar de haber "sufrido mucho" por ella. El cantante, como recuerda la publicación, estuvo casi dos años en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (Umap), bajo un régimen de trabajo de extrema severidad y dos meses en La Cabaña.

Rodríguez sí rehúye posicionarse contra los regímenes de Nicaragua y Venezuela cuando el periodista le brinda la oportunidad de hacerlo. Aunque el trovador responde que "la realidad es muy diferente a lo soñado", continúa afirmando que se han cumplido las predicciones de Lenin y que no solo el imperialismo no ha caído, sino que viene el fascismo como última de sus etapas. "Todo lo que está ocurriendo en los Estados Unidos, incluso a nivel de conciencia de grandes sectores, apunta hacia una especie de brote del fascismo".

El cantautor también aborda el concepto de la solidaridad a gran escala, que considera imposible, ya que el mundo es mayoritariamente capitalista y tiene su sistema sostenido por los bancos, aunque hay personas solidarias. El contrapeso, a su juicio, podrían ser los países socialistas pero no se ha demostrado así ya que, afirma, China es el ejemplo de que su sistema perjudica al medioambiente.

"Habría que ver qué pasaría si todo el mundo se volviera socialista. Porque hay países que tienen aspectos del socialismo muy fuertes, como China, y sin embargo es uno de los que más daño le hace a la naturaleza"

"Habría que ver qué pasaría si todo el mundo se volviera socialista. Porque hay países que tienen aspectos del socialismo muy fuertes, como China, y sin embargo es uno de los que más daño le hace a la naturaleza", argumenta.

No es la primera vez que Rodríguez se muestra crítico con algunos aspectos del régimen cubano del que ha sido, y sigue siendo, uno de sus mayores propagandistas en el ámbito artístico. El pasado octubre, durante un viaje a España en el que ofreció un concierto multitudinario en el Wizink Center de Madrid, promovió una enorme donación de material sanitario que salió el pasado fin de semana de San Fernando de Henares (Madrid) y llegará a Cuba en marzo.

El cargamento, que contiene antibióticos, antipiréticos, antiinflamatorios, guantes quirúrgicos y de exploración, sondas, mascarillas, epis, jeringas y pantallas faciales; está valorado en 300.000 euros y sus organizadores afirmaron que no será el único.

Entre los donantes, según Prensa Latina, están la asociación MediCuba España; la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba José Martí; la Miguel Hernández de Alicante; Euskadi-Cuba; la de solidaridad y cooperación Ernesto Guevara, de Torrejón de Ardoz; de Amistad Hispano-Cubana de Málaga; el Partido Comunista de España y la plataforma Defensem Cuba de Catalunya.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28