Rojas y Rojas, las dos caras de Cuba

El viceministro y su hermano el historiador residente en México representan ideas contrapuestas en la Isla

Fernando Rojas (i), funcionario cultural de larga trayectoria y su hermano, el historiador Rafael Rojas (d) que se ha pronunciado sobre los procesos judiciales "irregulares" a artistas.(Collage)
Fernando Rojas (i), funcionario cultural de larga trayectoria y su hermano, el historiador Rafael Rojas (d), que se ha pronunciado sobre los procesos judiciales "irregulares" a artistas.(Collage)

El viceministro Fernando Rojas, funcionario cultural de larga trayectoria, fue uno de los indiscutibles protagonistas de este 2020, al recibir a 30 de los más de 300 artistas que se congregaron espontáneamente el 27 de noviembre a las puertas del Ministerio de Cultura en solidaridad con los integrantes del Movimiento San Isidro desalojados de su sede el día anterior.

En esa reunión, "muy dura", según Rojas, se habló de otro Rojas, Rafael, hermano del viceministro y reconocido historiador residente en México, con un pensamiento político totalmente opuesto. Uno de los participantes en la reunión, el artista visual Julio Llopiz-Casal, citó un libro de Rafael, Tumbas sin sosiego y preguntó al funcionario: ¿por qué un pensador como Rafael Rojas no forma parte de la brújula del pensamiento histórico de este país?". No hubo respuesta.

Tampoco Rafael habló de su hermano viceministro pero publicó un artículo dedicado a la represión contra los intelectuales en Cuba. En él recuerda los procesos judiciales "irregulares" contra los 75 opositores represaliados en la Primavera Negra de 2003, algo que está volviendo a intentar hacer el Estado con los activistas de San Isidro y el 27N.

El historiador señala que los cargos que han intentado imputarles a los activistas son "acusaciones mediáticas". "Al carecer de trasfondo jurídico, son violatorias de las normas del debido proceso establecidas en la Constitución de 2019", asevera, al tiempo que dice que acusar a estos jóvenes de mercenarios o terroristas sin pruebas –como lo han hecho las autoridades culturales cubanas– es algo más grave que difamar, pues viola el principio de presunción de inocencia.

Rafel Rojas reside desde 1994 en México, donde se desempeña como docente en el prestigioso Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), y el año pasado, fue elegido miembro de la Academia Mexicana de Historia.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez colaborando económicamente con nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1