Cuba necesita 1,4 millones de viajeros para cumplir su meta de turismo este 2022

En los nueve primeros meses del año llegó un 68% de turistas menos que en el mismo período de 2019

Turistas pasean por La Habana. (EFE)
Turistas en La Habana antes de la pandemia. (EFE)

A tres meses de acabar el año, la meta de los 2,5 millones de turistas que Cuba esperaba recibir se confirma como imposible. En los nueve primeros meses de 2022, llegaron a la Isla 1.074.814 viajeros internacionales, por lo que en octubre, noviembre y diciembre deberían llegar los 1,4 millones que restan para alcanzar el objetivo. Aunque la temporada alta comienza el próximo mes, haría falta triplicar en esos tres meses la mejor cifra del año (152.480 en julio) para lograrlo.

El Ministerio de Turismo actualizó sus datos este martes, con la publicación en la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei) de las cifras de arribo de viajeros, incluidos cubanos residentes en el exterior, hasta septiembre incluido. Con ellos, la cifra alcanza 1.553.461, un aumento del 552,9% respecto al año anterior. En cuanto a los visitantes internacionales, descontados cubanos residentes en el exterior, fueron 1.074.814 en total, un 595% más que los 180.735 de 2021.

Si se comparan los datos de viajeros internacionales de entre enero y septiembre de este año con los de 2019, 3.327.392, la diferencia es del -68%

Sin embargo, el Gobierno vuelve a hacerse trampas a sí mismo, ya que las cifras de 2021 no son comparativamente útiles. Aunque sí sirvan para medir la recuperación del sector tras la pandemia, es preciso ponerlas en contexto con las de años normales para el turismo, que entre 2020 y 2021 se desplomó a nivel mundial por el covid-19. Si se comparan los datos de viajeros internacionales de entre enero y septiembre de este año con los de 2019, 3.327.392, la diferencia es del -68%. El contraste es aún peor respecto al año anterior, 2018, cuando llegaron 3.540.543. La caída es en este caso de un 70%.

En el detalle, se puede comprobar cómo está afectando el desplome del turismo ruso en las cuentas cubanas. La estadística desglosa el número de viajeros procedentes de cada país y lo compara con el año anterior, por lo que en todos los casos crece, dado el cierre de fronteras que estuvo vigente durante buena parte de 2021. Ejemplos potentes son el de Canadá, primer emisor de turistas a Cuba tradicionalmente y que aumenta de los apenas 9.265 del pasado año a 324.252 este.

Los cubanoamericanos crecieron desde los 19.003 de 2021 a 240.197 de 2022 o los españoles, a la cabeza de los turistas europeos, que hasta septiembre del pasado año eran 6.091 y este alcanzan los 62.157. El caso se repite en todos los principales indicadores, incluso en el cajón de sastre que conforma la categoría "otros".

Sin embargo, en el caso de Rusia la cifra da completamente la vuelta. En los tres primeros trimestres de 2021 llegaron a Cuba 111.228 y este año en el mismo período apenas lo hicieron 38.883. Además, como cabía esperar, casi la totalidad llegaron hasta febrero, 35.871. A finales de ese mes, el 24, comenzó la invasión a Ucrania y las sanciones internacionales a Rusia, que se quedó sin poder volar a muchos destinos por la prohibición de cruzar el espacio aéreo europeo.

Este octubre, la compañía rusa Aeroflot reanudó sus vuelos a La Habana, con rutas que rozan el Polo Norte para eludir la zona de exclusión, por lo que es posible que en este último trimestre repunten las cifras de turistas de ese país, el único que crecía en visitantes antes de la pandemia. El mercado, no obstante, estaba dando síntomas de agotamiento ya a finales de 2021, cuando se reabrió la Isla a los viajeros, y se demostró que los rusos habían modificado sus preferencias por República Dominicana, que con su estrategia se posicionó a la vanguardia de los destinos turísticos del Caribe desde que en septiembre de 2021 abrió sus fronteras.

Los últimos meses, las autoridades cubanas están poniendo la carne en el asador para recuperar uno de los sectores que más divisas trae a sus arcas, descontando las remesas y las "misiones médicas"

Los últimos meses, las autoridades cubanas están poniendo la carne en el asador para recuperar uno de los sectores que más divisas trae a sus arcas, descontando las remesas y las "misiones médicas".

Esta semana se desarrolla en La Habana la Feria del Turismo Sanitario, donde Cuba intenta vender todo tipo de terapias y servicios médicos con vistas al Caribe. A finales de septiembre se celebró el XIII Evento Internacional de Turismo de Naturaleza, en el que se intenta convencer a los potenciales viajeros de que la Isla es más que sol y playa. Y a mediados también del pasado mes se desarrolló el Festival Internacional Varadero Gourmet, que generó malestar en la población por ser escaparate de productos con los que los ciudadanos no pueden ni soñar.

En todos ellos, Manuel Marrero, primer ministro de Cuba, ha apoyado el objetivo de visitantes de 2,5 millones, defendiendo que sin duda se alcanzará pese a las dificultades. Meses antes, en mayo, el dirigente fue el primero en aplazar la recuperación del sector a 2023, contradiciendo al resto del Gobierno y el ministro del ramo, Juan Carlos García Granda.

"El pró­ximo año será el de la recuperación de la industria del ocio en Cuba, y en ese propósito, el desarrollo de FitCuba 2022 marcará un antes y un después", dijo entonces Marrero en otro evento del sector, la Feria de Turismo de Varadero, para acabar después sumándose al discurso oficial. Quizá su tesis, la de un hombre que fue ministro de Turismo durante 15 años, debió haber prevalecido.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8