Cuentapropistas en busca de empleos estatales para sobrevivir a la crisis

De los 92.651 cubanos que han acudido a buscar empleo en lo que va de año, solo el 52% ha aceptado la propuesta

Según los datos oficiales, las ofertas de empleo en el sector privado alcanzan el 35%. (EFE/ Ernesto Mastrascusa)
Según los datos oficiales, las ofertas de empleo en el sector privado alcanzan el 35%. (EFE/ Ernesto Mastrascusa)

"¿Llama para un trabajo en el sector estatal?", pregunta una voz al otro lado del teléfono en una de las oficinas abiertas por la dirección de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en el municipio de Cotorro, La Habana. "Tiene que venir con su carné de identidad para revisar las ofertas de trabajo que tenemos", explica la empleada.

Responde a un joven que, tres años después de graduarse como contador, solo ha laborado por unos meses en un negocio por cuenta propia. Lo más cercano a su perfil profesional es una plaza en el Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes, lejos de su lugar de residencia, que no le convence.

"Llamé porque decían que la plaza incluía transporte, pero el salario no me interesó. Lo que me iban a pagar solo me alcanza para sacar los mandados de la bodega, la electricidad y comprar algunas otras cositas, pero voy a tener que estar ocho horas cada día de lunes a viernes y eso me deja sin posibilidades de resolver por otro lado", explica a 14ymedio. "Seguiré buscando".

El joven contador es uno de los 92.651 cubanos que han acudido a buscar empleo desde que se anunciaron los nuevos salarios y la unificación monetaria, pero de este número, solo el 52% ha aceptado hasta ahora alguna de las propuestas laborales ofrecidas.

"Es que con el privado trabajo más, pero me siento mejor. El salario es algo que se nota en el día a día, en las cosas que puedo comprar y los gustos que puedo costear. Además, no hay reuniones del sindicato, ni murales"

Aunque con la crisis económica, la unificación monetaria y el largo parón comercial en el sector privado por la pandemia, las hasta hace poco atractivas plazas del sector estatal empiezan a verse de otra manera, los prejuicios contra el andamiaje oficial siguen en pie. Al menos una decena de personas entrevistadas por 14ymedio dijo "buscar algo para corto tiempo pero sin compromiso a largo plazo".

"Quiero una plaza para no quedarme en mi casa sin hacer nada y sin ganar un centavo, pero solo hasta que la paladar donde trabajo como camarero vuelva a abrir. Cuando pueda volver a estar otra vez en un negocio privado, no me ven más el pelo en un trabajo estatal", reconoce Mauricio, un joven que hasta hace unos meses servía mesas en un restaurante particular de la calle Infanta.

"Es que con el privado trabajo más, pero me siento mejor. El salario es algo que se nota en el día a día, en las cosas que puedo comprar y los gustos que puedo costear. Además, no hay reuniones del sindicato, ni murales", apunta. "Pero algo es mejor que nada y por el momento tendré que coger algo estatal, aunque la mayoría de las ofertas que he leído no me gustan".

Una plaza de sereno o custodio nocturno en un policlínico habanero ofrece un salario de 2.200 pesos y exige contar con noveno grado terminado, mientras que la dura ocupación de reparador de vías férreas se paga 2.960 mensuales y la de chofer para las instalaciones del puerto de La Habana, 2.540. La mayor parte de los empleos en oferta implican grandes esfuerzos físicos, están vinculados a trabajos rudos y, como tal, son más recomendables para personas jóvenes o con buen estado de salud, pero también hay ofertas en la red bancaria, auditoría y diseño.

"Las empresas con pérdidas seguirán siendo subsidiadas para poder ajustarse a las nuevas condiciones y evitar el desempleo y garantizar la producción de bienes esenciales"

La oferta de empleo varía en función de la zona de búsqueda. Mientras Plaza de la Revolución, con su extensa zona ministerial, tiene pocas ofertas de empleo y la mayoría vinculadas a servicios u oficinas, la zona de Guanabacoa solo cuenta con clasificados para conducir camiones, mecánicos y operadores de grúa, y en Centro Habana hay al menos tres anuncios para tabaquero por salarios de entre 2.660 y 2.810 pesos mensuales.

Según un reciente informe del académico Carmelo Mesa-Lago, puestos a elegir entre cerrar las empresas estatales con pérdidas o hacer una "reforma monetaria ficticia", las autoridades cubanas optaron por lo segundo y decretaron "un período de transición de un año, durante el cual las empresas con pérdidas seguirán siendo subsidiadas para poder ajustarse a las nuevas condiciones y evitar el desempleo y garantizar la producción de bienes esenciales".

"Nos han mandado a contratar a la carrera", explica a este diario una empleada de la empresa Cuba Petróleo (Cupet), "pero lo que hemos podido sacar son plazas que tienen muy poca demanda, como las de profesores en nuestro centro de capacitación; en las gasolineras no tenemos nada". "Parte de nuestro personal está trabajando a distancia o cobrando sin prácticamente hacer nada. ¿Cómo vamos a contratar a más gente así?".

Entre los meses de abril y octubre de 2020 unos 150.000 trabajadores se quedaron sin empleo porque sus empresas habían cerrado debido al covid-19, pero cobraban su salario, a lo que se sumaban 250.000 cuentapropistas con suspensión temporal de sus licencias. En total, unos 400.000 trabajadores, lo que equivale al 8,7% de la fuerza laboral activa.

A pesar de las cifras oficiales, que auguran que durante este año se ofrecerán 32.000 nuevos empleos, al menos 22.000 en el sector estatal, voces como las de Mesa-Lago pronostican un panorama más incierto en el que "el desempleo total podría exceder el 30%", aunque cabe la posibilidad de que "si se permite expandir el cuentapropismo sin trabas ni impuestos excesivos, éste absorbería el desempleo estatal".

Una tarea complicada si se tiene en cuenta que el covid-19 ha hecho un especial daño a ese sector. El economista Pedro Monreal advirtió en Twitter que aunque "no hay datos suficientes, la información disponible indica que el trabajo por cuenta propia (TCP) ha sido el segmento del mercado laboral cubano más fuertemente golpeado por la crisis económica asociada a la pandemia".

"La información disponible indica que el trabajo por cuenta propia (TCP) ha sido el segmento del mercado laboral cubano más fuertemente golpeado por la crisis económica asociada a la pandemia"

El impacto negativo está dado por "la relativa alta dependencia de la estructura actual del TCP respecto al turismo", lo que "dificulta la recuperación de la actividad" privada en un escenario donde no se prevé la vuelta a los indicadores de visitantes extranjeros que arribaron a la Isla antes de la irrupción en escena del coronavirus.

Para facilitar la búsqueda de empleo el Gobierno ha lanzado la aplicación para móviles TrabajarEnCuba con clasificados del sector privado y estatal. Pero algunos problemas de cuelgues repentinos de la herramienta, alertas de seguridad del sistema operativo Android por ser una app no validada en la tienda de Google y las pocas opciones de empleos privados han hecho desistir a muchos.

"La descargué y funcionó dos días, luego no más", reclama un comentarista en un sitio oficial donde se promocionó TrabajarEnCuba. "Me salió un trabajo, fui a ver y me dijo la de recursos humanos que ellos no estaban ofertando esa plaza", lamenta otro con el nombre de Lázaro. Aunque este diario no ha localizado ningún empleo por cuenta propia en los municipios habaneros de Plaza, Centro Habana y La Habana Vieja, los datos oficiales dicen que hasta un 35% de las plazas que se ofrecen están en el sector privado, el 17% de ellas en cooperativas.

Otros, han hallado una oportunidad laboral a pesar de los problemas técnicos de la aplicación. "Me interesé por un puesto de supervisor bancario que están ofreciendo en el edificio Focsa, que me queda cerca de la casa", comenta a este diario Maylin. "Si me aceptan, será la primera vez en 15 años que trabajo para el Estado porque antes era ama de casa y hasta hace poco peluquera por cuenta propia".

El plan de esta habanera es "esperar trabajando hasta que todo se normalice y luego volver a levantar el negocio de peluquería". Por el momento, "es mejor estar con el Estado que fuera de él porque nadie sabe qué va a pasar".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13