Barack Obama, el expresidente que tardó en apoyar a su amigo Biden

El exmandatario afirmó en la Convención Demócrata que Trump está dispuesto a "derribar" la democracia

Barack Obama, expresidente de EE UU, durante su intervención telemática este miércoles en la Convención Nacional Demócrata. (EFE/DNCC)
Barack Obama, expresidente de EE UU, durante su intervención telemática este miércoles en la Convención Nacional Demócrata. (EFE/DNCC)

(EFE).- Como presidente tenía fama de frío e imperturbable, pero la destrucción de su legado por parte del Gobierno de Donald Trump ha hecho que Barack Obama (2009-2017) sea recordado con frecuencia y que los demócratas hayan elegido al que fue su fiel vicepresidente, Joe Biden, para volver al poder.

Hace cuatro años, Obama, el primer y único presidente negro de la historia de EE UU, abrazó como su sucesora a Hillary Clinton frustrando así las ilusiones de Biden, quien después confesaría que en sus larga charlas con el entonces presidente, que también era su amigo, este "no fue alentador".

Obama se mostraba entonces esperanzado y optimista sobre el futuro del país, pero su entusiasmo no tardó en decaer una vez que le entregó las llaves de la Casa Blanca a Trump.

De hecho, las contadas apariciones que el expresidente ha hecho durante estos cuatro años de retiro y bajo perfil han sido para azotar las políticas, las ideas y las maneras de su sucesor en el cargo.

Al decidir Biden que se presentaba a la Presidencia este 2020, muchos esperaban un espaldarazo de Obama, pero el exmandatario guardó silencio, incluso cuando la campaña de su amigo estuvo a punto de derrumbarse al inicio de las primarias.

El propio Trump aludió la noche del miércoles en Twitter a la tardanza de Obama en apoyar a Biden

Aunque Biden se presentó como el heredero de Obama, este tan solo le apoyó cuando su victoria era inevitable.

"Durante ocho años, Joe fue el último en la sala cuando me enfrenté a una gran decisión. Me convirtió en un mejor presidente. Tiene el carácter y la experiencia para hacernos un mejor país", afirmó esta noche Obama en la Convención Nacional Demócrata, aupando ahora sí a su vicepresidente.

De hecho, el propio Trump aludió la noche del miércoles a la tardanza de Obama en apoyar a Biden, y mientras el exmandatario hablaba en la convención tuiteó: "¿Por qué rechazó apoyar a Joe el lento hasta que estaba todo hecho, e incluso entonces se tardó? ¿Por qué intentó que no se presentara?".

En los últimos meses de su Presidencia, Obama se libró del corsé inherente a las campañas políticas, no tuvo pelos en la lengua para denunciar la xenofobia de Trump y mostró sus emociones con la que fue su gran frustración: haber fracasado contra la violencia de las armas.

A Obama se le vio llorar con las recurrentes masacres y también lo hizo cuando en enero de 2016 compareció en la Casa Blanca para presentar nuevas medidas ejecutivas sobre el control de las armas de fuego y recordó a los 20 niños asesinados en el tiroteo en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut) en 2012. "Cada vez que pienso en esos niños me enfurezco", declaró entonces Obama, quien también lloró ante las cámaras el día que ocurrió esa matanza.

Dejó la Casa Blanca con una popularidad superior al 50% y no quiso contar lo que pensaba hacer, aunque se quedó a vivir en Washington para que su hija menor, Sasha, pudiese terminar la educación secundaria, aunque también desató especulaciones de que buscaba mantener su influencia en una eventual Presidencia de Clinton.

Obama, de 59 años, había comentado en varias ocasiones que cuando terminase su mandato seguiría siendo "muy joven" y se veía volviendo "a hacer el tipo de trabajo que hacía antes", cuando fue trabajador social en Chicago.

Este miércoles, en la tercera jornada de la Convención Nacional del Partido Demócrata, el expresidente advirtió de que Donald Trump está dispuesto a "derribar" la democracia si hace falta para ganar, y pidió a sus compatriotas no dejar que un líder que "nunca se ha tomado en serio" su cargo les "quite" el derecho a votar.

"Este Gobierno ha demostrado que derribará nuestra democracia si eso es lo que hace falta para ganar", afirmó Obama durante su discurso ante la Convención de su partido, en la que Kamala Harris aceptó formalmente ser la vicepresidenta de Biden. "Así que tenemos que ponernos a trabajar para reforzarla, volcando nuestros esfuerzos en estos 76 días (hasta las elecciones) y votando como nunca antes" por el candidato presidencial demócrata, Joe Biden y la aspirante a vicepresidenta, Kamala Harris", añadió Obama.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 51