El antichavismo redobla los llamados al Ejército para cesar la "usurpación" de Maduro

El diputado Winston Flores señala que hay un "quiebre" en el apoyo monolítico de las fuerzas castrenses hacia el chavismo

El diputado de Voluntad Popular, Winston Flores, y el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, se dirigieron a una multitud de simpatizantes. (@wfloresvp)
El diputado de Voluntad Popular, Winston Flores, y el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, se dirigieron a una multitud de simpatizantes. (@wfloresvp)

(EFE).- La oposición venezolana redobló este jueves sus llamados a los militares de su país para que cumplan lo que considera es su deber en la "restitución del hilo constitucional" y le ayuden a poner fin a la presunta usurpación que hace Nicolás Maduro de la presidencia desde el pasado día 10.

"Nosotros no queremos torcerle el brazo a los militares, nosotros lo que queremos es que ellos cumplan con la restitución del hilo constitucional", dijo este jueves el diputado Winston Flores durante su participación en un cabildo abierto ante cientos de simpatizantes del antichavismo.

Según el legislador opositor, el poder "está en estos momentos usurpado por Maduro", y "es el deber de los militares" colaborar en el cese de esta situación.

La oposición no está trasladando la carga a los militares, que hace una semana reconocieron en Nicolás Maduro al único comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, sino que la está asumiendo

Asimismo, señaló que hay un "quiebre" en el apoyo monolítico de las fuerzas castrenses hacia el chavismo que pudo apreciarse tras la breve y confusa detención el pasado domingo del presidente del Parlamento, Juan Guaidó, puesto que fue liberado tras una media hora de retención.

El propio Guaidó dijo durante la jornada de ayer, en la que la oposición realizó una veintena de cabildos con simpatizantes para informarles sobre la hoja de ruta que pretende aplicar para desalojar a Maduro del poder, que las fuerzas armadas "tienen una responsabilidad muy importante" para restituir el orden constitucional, que considera roto.

Con todo, afirmó que la oposición no está trasladando la carga a los militares, que hace una semana reconocieron en Nicolás Maduro al único comandante en jefe de las Fuerzas Armadas -y cuyos jefes se declaran de forma abierta como chavistas-, sino que la está asumiendo.

Dijo también que en la manifestación a la que han convocado los detractores de Maduro para el día 23, justo cuando se conmemoran los 61 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, se enviará "un mensaje muy importante a las Fuerzas Armadas y a la comunidad internacional", sin ofrecer más detalles.

En la manifestación convocada por los detractores de Maduro para el día 23 se enviará "un mensaje muy importante a las Fuerzas Armadas y a la comunidad internacional"

Maduro juró hace apenas una semana un nuevo mandato de seis años cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, tras haber ganado unos comicios tachados como fraudulentos y boicoteados por el antichavismo.

El martes, la oposición decretó, desde el Parlamento -el único poder que controla-, que Maduro usurpa el poder. En ese sentido, la Cámara asumió como "jurídicamente ineficaz la situación de facto" del líder chavista, al tiempo que repudió por "nulos todos los supuestos actos emanados del poder Ejecutivo".

Ese mismo día el Parlamento acordó pedir a 46 países que no permitan al Gobierno de Maduro disponer de los activos y fondos de Venezuela en sus territorios, y dictó un decreto ley de amnistía para garantizar la reinserción de los civiles y militares que ayuden a restaurar el orden constitucional, una herramienta que portavoces oficialistas aseguran busca promover un golpe de Estado.

Sobre este último punto, el vicepresidente de la Cámara, Edgar Zambrano, aseguró el miércoles que el texto no "está propiciando un golpe de Estado, sino una respuesta constitucional y política por parte del sector militar".

Las decisiones del Parlamento no son atendidas por el Gobierno de Venezuela desde que fue declarado en desacato a principios de 2016 por el Tribunal Supremo

Las decisiones del Parlamento no son atendidas por el Gobierno de Venezuela desde que fue declarado en desacato a principios de 2016 por el Tribunal Supremo, solo semanas después de que la oposición se hiciera con la mayoría de los escaños.

Además, según el jefe de la Asamblea Constituyente -un órgano compuesto solo por chavistas y no reconocido por varios Gobiernos-, Diosdado Cabello, el Supremo y la Fiscalía tramitan una "averiguación" formal a raíz de las últimas decisiones del Legislativo.

Este jueves el diputado Carlos Prósperi dijo tener conocimiento de que el Supremo prepara una resolución para anular las medidas tomadas por el Legislativo contra el Gobierno de Maduro e, incluso, "ir en contra" de algunos parlamentarios.

Pero Guaidó desestimó que el Supremo pueda oponerse a estas acciones porque, aseguró, "no tiene ningún mandato" y usurpa funciones. "Así que no van a cambiar en absoluto nuestro accionar en pro de la democracia venezolana", sentenció.

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4