El papa valora las nuevas relaciones entre Cuba y EE UU

Francisco ha pedido a los líderes musulmanes que condenen el extremismo religioso violento

Francisco I (Gabriel Andrés Trujillo/Flickr)
Francisco I (Gabriel Andrés Trujillo/Flickr)

(EFE).- El papa Francisco apreció hoy el fin del "silencio recíproco" entre Estados Unidos y Cuba, dos países a los que citó como ejemplo de que el diálogo "puede verdaderamente edificar y construir puentes".

En un discurso pronunciado en la Sala Regia del Palacio Apostólico ante diplomáticos, en el que el pontífice se refirió a diversos conflictos internacionales, mencionó "algunos frutos de paz" que demuestran que "la cultura del encuentro es posible".

"Un ejemplo que aprecio particularmente de cómo el diálogo puede verdaderamente edificar y construir puentes es la reciente decisión de los Estados Unidos de América y Cuba de poner fin a un silencio recíproco, que ha durado medio siglo y de acercarse por el bien de sus ciudadanos", expresó.

Las palabras del papa se conocen casi un mes después de que se supiera la mediación del Vaticano entre los dos países, que condujo al anuncio, el pasado 17 de diciembre, de la reanudación de sus relaciones.

El papa Francisco ha pedido también en su discurso a los "dirigentes religiosos, políticos e intelectuales, especialmente musulmanes" que condenen "cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión que pretenda justificar" la violencia.

Bergoglio ha condenado así "el terrorismo de carácter fundamentalista" y afirmó que "el fundamentalismo religioso, antes incluso de descartar a seres humanos perpetrando horrendas masacres, rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico".

"El fundamentalismo religioso, antes incluso de descartar a seres humanos perpetrando horrendas masacres, rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico"

El pontífice aludió a la masacre perpetrada el 7 de enero contra el semanario francés Charlie Hebdo, donde doce personas fueron asesinadas, para criticar la "cultura que rechaza al otro, que destruye los vínculos más íntimos y auténticos, acaba por deshacer y disgregar toda la sociedad y generar violencia y muerte".

"Hay un tipo de rechazo que nos afecta a todos, que nos lleva a no ver al prójimo como a un hermano al que acoger, sino a dejarlo fuera de nuestro horizonte personal de vida, a transformarlo más bien en un adversario, en un súbdito al que dominar", lamentó el obispo de Roma.

"Esa es la mentalidad que genera la cultura del descarte que no respeta nada ni a nadie: desde los animales a los seres humanos, e incluso al mismo Dios. De ahí nace la humanidad herida y continuamente dividida por tensiones y conflictos de todo tipo", prosiguió.

Además, volvió a recordar a los 132 estudiantes que perecieron en diciembre en la escuela de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, a causa de un ataque talibán, un suceso que calificó de "crueldad inaudita". "Deseo expresar de nuevo mi pésame a sus familias y asegurarles mi oración por los muchos inocentes que han perdido la vida", apostilló.

Finalmente, el papa Francisco hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que una sus esfuerzos contra la violencia y en defensa de la paz.

"Es necesaria una respuesta unánime que, en el marco del derecho internacional, impida que se propague la violencia, restablezca la concordia y sane las profundas heridas que han provocado los incesantes conflictos", sostuvo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10