La congresista Salazar critica la exclusión del exilio en la reunión entre EE UU y Cuba sobre migración

Washington y La Habana, ante su primer diálogo de alto nivel desde la llegada de Biden

María Elvira Salazar pide que se palíe el error de no consultar al exilio cubano republicano sobre la reunión invitándolo a esta. (EFE)
María Elvira Salazar pide que se palíe el error de no consultar al exilio cubano republicano sobre la reunión invitándolo a esta. (EFE)

(EFE).- La congresista republicana de origen cubano María Elvira Salazar criticó este miércoles al secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, por no incluir al exilio cubano en sus conversaciones con el Gobierno de La Habana y dijo que había incumplido su promesa de hacerlo así.

En una carta enviada a Blinken, la republicana exige que se incluya a la comunidad exiliada en la próxima reunión que la Administración del presidente demócrata Joe Biden mantendrá con una delegación cubana encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío.

Representantes de Estados Unidos y de Cuba se reunirán este jueves en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada de Biden a la Casa Blanca.

"El secretario Blinken me dio su palabra cuando testificó ante el Congreso el año pasado" y la ha incumplido al no consultar con la comunidad exiliada cubanoestadounidense, dijo la congresista Salazar en un comunicado.

Para paliar esta situación, la congresista pidió al Departamento de Estado que le permita acudir a esta "desacertada reunión" con el Gobierno de la Isla para así poder representar a sus constituyentes del condado de Miami-Dade, donde vive una amplia comunidad cubana.

En la misiva, Salazar aseguró que no solo no se consultó al exilio, sino que el Congreso federal no tuvo noticias de estas conversaciones hasta hace escasos días.

La congresista dudó de la "buena fe" de Blinken y le espetó que consultar con cubanos de su propio partido no es suficiente y le reprochó que nunca ha consultado con republicanos de origen cubano la política del Gobierno Biden hacia la Isla.

La Casa Blanca restó este miércoles importancia a las conversaciones con Cuba, al considerarlas "bastante estándar", y su portavoz, Jen Psaki, remarcó que "son parte de las reuniones de orden habituales" que ambos países han mantenido durante casi treinta años sobre migración.

"Las mantenemos para hablar de la migración segura y legal, que sigue siendo el interés principal de EE UU", subrayó la portavoz.

El anuncio del encuentro se produjo seis días después de que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EE UU (ICE) denunciase que el Gobierno de Cuba lleva meses sin aceptar la repatriación de cubanos, y todo cuando la cifra de los que intentan ingresar ilegalmente en el país ha aumentado de forma notable en los últimos meses.

De acuerdo con datos de las autoridades migratorias estadounidenses, entre octubre y febrero ingresaron en EE UU unos 47.331 migrantes cubanos, después de que solo en febrero llegasen a la frontera la cifra récord de 16.657.

La última reunión de este tipo entre EE UU y Cuba, que según los acuerdos entre ambos países debían mantenerse cada dos años, se desarrolló en julio de 2018 bajo la Administración del expresidente Donald Trump (2017-2021).

Desde Ciudad de Panamá, donde estaba de visita, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, confirmó este miércoles esas conversaciones, después de que Cuba las anunciara el martes.

Sin ofrecer grandes detalles, Mayorkas recordó en una rueda de prensa que durante años EE UU y Cuba tuvieron acuerdos migratorios, que acabaron siendo "discontinuados". En este nuevo diálogo, ambos países "explorarán" la posibilidad de reactivar esos acuerdos.

Mayorkas remarcó que esto "es un reflejo" del compromiso de su país con las vías legales y humanitarias para que los migrantes no tengan que emprender un viaje "peligroso" por el mar.

La Habana, que dice abogar por una migración ordenada, legal y controlada, acusa a Washington de fomentar los flujos irregulares hacia EE UU y de incumplir los acuerdos bilaterales en materia migratoria.

Tras su llegada a la Casa Blanca en enero de 2021, Biden dijo que revisaría las políticas aplicadas por Trump. Sin embargo, Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de Biden, afirmó en noviembre pasado que las "circunstancias cambiaron" en la política hacia Cuba tras las protestas del 11 de julio, que fueron duramente reprimidas por las autoridades.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4