Muere Diego Armando Maradona el mismo día que su amigo Fidel Castro

El astro argentino tenía 60 años y sufrió un paro cardíaco en su casa de la provincia de Buenos Aires

El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona (i) y el expresidente cubano Fidel Castro (d) en 2005. (EFE)
El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona (i) y el expresidente cubano Fidel Castro (d) en 2005. (EFE)

Diego Armando Maradona falleció este miércoles a los 60 años, según informó su agente y amigo Matías Morla de un paro cardíaco en su vivienda de la provincia de Buenos Aires.

El astro del fútbol nació el 30 de octubre de 1960 en Lanús, Argentina. Durante su carrera se desempeñó como delantero o mediocampista ofensivo y al retirarse del fútbol profesional fue entrenador y director técnico de varios equipos.

Considerado el mejor jugador del siglo XX y de la Copa Mundial, fue subcampeón en 1990 y campeón del Mundial Juvenil en 1979, además de obtener la Copa Artemio Franchi de 1993. El último partido del "Pibe de Oro", como lo llamaban sus seguidores, fue en el Mundial de 1994, cuando se enfrentaron Nigeria y la selección argentina.

Con una vida de excesos a sus espaldas y varios tratamientos para alejarse de la adicción a las drogas, Maradona había pasado los últimos años de su vida entre escándalos y contratos para asesorar equipos de fútbol en varios países. En una de sus últimas apariciones en público se le ve bailando con una mujer, obeso y con señales de un avanzado deterioro físico.

Cuando murió el dirigente cubano, un día como este cuatro años atrás, Maradona aseguró que su desaparición suponía "el dolor más grande" después de la muerte de sus propios progenitores

En Cuba pasó varios de sus tratamientos médicos contra la adicción y mantuvo también fuertes vínculos con el Gobierno, en especial con Fidel Castro, a quien el delantero calificó como un "segundo padre". Cuando murió el dirigente cubano, un día como este cuatro años atrás, Maradona aseguró que su desaparición suponía "el dolor más grande" después de la muerte de sus propios progenitores.

Polémico por sus preferencias ideológicas, Maradona llevaba al Che tatuado en el brazo derecho y al expresidente cubano en la pierna izquierda. Protagonizó varios escandalosos momentos de apoyo público al régimen de La Habana y de ataque feroz a los críticos del modelo cubano.

"Yo viví cuatro años en Cuba y Fidel me llamaba a las dos de la mañana para hablar de política, o de deporte, o de lo que se diera en el mundo, y yo estaba dispuesto para hablar", afirmó tiempo atrás el campeón del mundo con Argentina en 1986, en una entrevista al canal deportivo TyC Sports.

"El número uno de los revolucionarios fue el Che, con Fidel a la cabeza. Yo vengo en el pelotón de atrás", agregó. "Él me habló muchísimo de la droga, me habló muchísimo de recuperaciones, me habló de que podía y pude. Y estoy aquí, hablando de él y lamentablemente hace tres años, quizás en el inconsciente mío, me fui a despedir", contó el exfutbolista.

Maradona fue también partidario del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez y apoyó a Nicolás Maduro. Además de su respaldo a la Revolución Bolivariana, defendió los Gobiernos de Evo Morales, en Bolivia, Daniel Ortega, en Nicaragua y el kirchnerismo en Argentina.

En la madrugada de este miércoles Maradona sufrió un episodio de salud "de gravedad", según la prensa local, y fue atendido por médicos en su casa al norte de Buenos Aires. Había sido intervenido quirúrgicamente a inicios de noviembre de un hematoma subdural, luego de ser ingresado por anemia, deshidratación y un "bajón anímico".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 40