Gente de Zona pidió "aplausos" para Díaz-Canel en el concierto con Laura Pausini

"Muy especial", "nuestro presidente", estos comentarios de Alexander han desatado una polémica en las redes

Los mercados cerraron antes de tiempo, en las oficinas estatales los empleados se las ingeniaron para salir más temprano y la Ciudad Deportiva, en La Habana, se fue llenando para el concierto de Gente de Zona y Laura Pausini este martes en la noche. Fue entonces cuando llegó la lluvia, un aguacero de esos que los cubanos llamamos “un palo de agua”, con relámpagos y truenos, que se robó el espectáculo.

La primera presentación de Pausini en Cuba, para que la pasó unas 25 horas de viaje, será recordada por ese aguacero atronador que secuestró el protagonismo del concierto, hizo desistir a muchos de acercarse al lugar y a otros los dejó calados hasta los huesos.

A pesar del diluvio, desde horas tempranas de la tarde, comenzaron a congregarse en la amplia explanada de la Ciudad Deportiva miles de personas para ocupar los puestos más cercanos al escenario, una imponente estructura rodeada de un impresionante operativo policial.

El efecto “Pausini-Gente de Zona” se hizo sentir desde que comenzó la jornada. Los puestos de ventas de productos agrícolas de la zona, desabastecidos por los problemas climatológicos que han afectado la agricultura en las últimas semanas, vivieron un día de tarimas vacías porque muchos vendedores prefirieron no abrir para ir al espectáculo.

Los cuentapropistas aprovecharon la avalancha de gente desde todos los municipios de la capital para ofertar rositas de maíz, dulces y también pitos o matracas para acompañar la música durante la noche

Los cuentapropistas aprovecharon la avalancha de gente desde todos los municipios de la capital para ofertar rositas de maíz, dulces y también pitos o matracas para acompañar la música durante la noche. Globos, camisetas con el rostro de Pausini y algunas banderas, completaron el ajuar de los seguidores de la cantante italiana.

En el público, la mayoría muy joven, también se veían grupos de turistas extranjeros que aguardaron hasta las 10 de la noche , cuando empezó el concierto con una hora de retraso.  Para ese momento ya las transmisión del Mundial de Fútbol se había acabado, lo que evitó el conflicto entre quedarse frente a la pantalla o empaparse ante al escenario.

Miguel Díaz-Canel asistió también al concierto junto a su esposa, Lis Cuesta Peraza, una presencia inusual para un mandatario cubano, cuyos antecesores solo se hacían ver en actos políticos y actividades culturales oficiales o muy puntuales como las realizadas por La Colmenita o el Ballet Nacional.

La presencia del gobernante llevó al cantante de Gente de Zona, Alexander Delgado, a pedir "aplausos para nuestro presidente Díaz-Canel". Una convocatoria que fue la única nota política en medio del espectáculo y que no fue seguida por todos los espectadores.

La presencia del gobernante llevó al cantante de Gente de Zona, Alexander Delgado, a pedir "aplausos para nuestro presidente Díaz-Canel"

Con un público cubierto, en buena medida, de paraguas y capas para protegerse del agua, Alexander Delgado y Randy Malcom dieron inicio al concierto con el famoso tema Bailando, compuesto por el cubano Descemer Bueno y a cuyo éxito contribuyó Gente de Zona junto al español Enrique Iglesias. Otros clásicos, suyos como La Gozadera y Traidora, grabados junto al puertorriqueño Marc Anthony, tampoco faltaron.

Pausini interpretó varias de sus canciones que en los años 90 causaron furor en la Isla, entre ellas La soledad y Se fue. Además, cantó junto al dúo el tema Nadie ha dicho y, para la despedida, cerca de la una de la madrugada, entonó Amores extraños, que fue coreada por los espectadores.

Los que no pudieron llegar al concierto, por la lluvia o por vivir en otras provincias, lamentaron que la televisión nacional no transmitiera en vivo el espectáculo, como se ha hecho en otras ocasiones con eventos culturales de esa importancia. “No se nos asignó presupuesto para cubrir la actividad”, explicó a 14ymedio un camarógrafo del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) que prefirió el anonimato.

Los que no pudieron llegar al concierto, por la lluvia o por vivir en otras provincias, lamentaron que la televisión nacional no transmitiera en vivo el espectáculo

Para Jorge Martínez, un residente en el municipio del Cerro, el concierto “estuvo bien, pero Laura se demoró mucho en aparecer y me tuve que ir casi a las once de la noche porque estaba con mis hijas y no aguantaban el sueño”.

Entre los espectadores, Heidi Llerena y sus amigos, un grupo de jóvenes estudiantes de preuniversitario, resistieron la lluvia durante horas y se quedaron hasta que terminó de sonar la música. “Vinimos desde Matanzas para la ocasión y aunque hubiera llegado un huracán no nos íbamos a ir”, cuenta la joven a este diario tras concluir el último tema.

Los ritmos mezclados, incluyendo el reggaetón, gozan de mucha popularidad entre los jóvenes cubanos, cada vez más alejados de la llamada canción protesta de los años 70 y 80. Música para bailar, menear la cintura y gozar, fue la que reinó toda la noche en la Ciudad Deportiva, salpicada de momentos más románticos o en tono de balada. 

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 54