Las autoridades culpan a Bahamas Paradise de no cumplir "los requisitos" con su crucero

El viernes en la tarde, varias decenas de personas se aglomeraban en la puerta de la Terminal Marítima Sierra Maestra a la espera de poder encontrarse con sus familiares y abordar el crucero

El viernes en la tarde, cuando decenas de cubanos esperaban para abordar el crucero Grand Classic, en la bahía de La Habana solo estaba atracado un barco europeo. (14ymedio)
El viernes en la tarde, cuando decenas de cubanos esperaban para abordar el crucero Grand Classic, en la bahía de La Habana solo estaba atracado este barco. (EFE)

Dos días después de que el crucero Grand Classic tuvo que enfilar su proa hacia Bahamas al no poder entrar en el puerto de La Habana, las autoridades han culpado a la Compañía Bahamas Paradise de "haber modificado de manera unilateral la actividad inicialmente pactada y no cumplir los requisitos" para atracar en Cuba.

La Autoridad Marítima de Cuba publicó una breve nota en la que asegura que la empresa modificó "de manera unilateral" la actividad que inicialmente habían pactado y que su viaje no cumplía "los requisitos de precisión de la información y plazos establecidos para los trámites" de acceso a la Isla, por lo que "responsabiliza a los operadores por las consecuencias".

La compañía Bahamas Paradise había fletado su crucero Grand Classic a la Viva Travel, una agencia de viajes con sede en Miami que prometió a sus pasajeros que sus familiares podrían abordar la embarcación

La compañía Bahamas Paradise había fletado su crucero Grand Classic a la Viva Travel, una agencia de viajes con sede en Miami que prometió a sus pasajeros que sus familiares podrían abordar la embarcación y disfrutar de un concierto frente a las costas cubanas.

El viernes en la tarde, varias decenas de personas se aglomeraban en la puerta de la Terminal Marítima Sierra Maestra en la Bahía de La Habana a la espera de poder encontrarse con sus familiares y abordar el crucero. Un funcionario aclaraba a todos los que llegaban que "ese crucero que viene de Estados Unidos no va entrar hoy ni nunca".

"Con nosotros no tiene contrato, como sí lo tienen todos los cruceros que llegan aquí", detalló el empleado a quienes aguardaban por reencontrarse con sus parientes. En la nave viajaban numerosos médicos considerados "desertores" por el Gobierno de la Isla por haber abandonado misiones en el extranjero. Esos galenos son penalizados con ocho años en los que no pueden regresar a Cuba.

Judith Ruíz, con blusa blanca, intentaba este viernes comunicarse con su hija que estaba a bordo del crucero para saber qué pasaba. (14ymedio)
Judith Ruíz, con blusa blanca, intentaba este viernes comunicarse con su hija que estaba a bordo del crucero para saber qué pasaba. (14ymedio)

Judith Ruíz estaba ese viernes entre quienes aguardaban para subir al barco. "Mi hija hizo la reservación en diciembre", contó a 14ymedio "para hacer un viaje de tres días con ella en el crucero, pero he llegado aquí y no me informan nada, me estoy comunicando con ella que está en el barco. Allá le dicen que hay esperar a ver qué dicen", comentaba la madre.

"Con nosotros no tiene contrato, como sí lo tienen todos los cruceros que llegan aquí", le respondió el empleado. Otro funcionario del lugar, que prefirió el anonimato, confirmó a este diario que "no está permitido que los cubanos aborden embarcaciones de recreo con motor que estén o naveguen en aguas territoriales".

En 2016 se anunció que los cubanos estaban autorizados a viajar en estas embarcaciones como pasajeros y tripulantes, aunque la nota oficial aclaraba que se iba a implementar "de forma gradual y una vez creadas las condiciones, la entrada y salida de ciudadanos cubanos, con independencia de su con­dición migratoria, en calidad de pasajeros y tripulantes en embarcaciones de recreo (yates)".

"Una cosa es la entrada y la salida y otra muy diferente que naveguen o se mantengan en nuestras aguas", especifica el funcionario de la terminal Sierra Maestra. "El crucero ofreció algo que no está permitido", apunta.

En otros embarcaderos de la Isla, como la Bahía de Cienfuegos, este diario comprobó que sigue prohibido el acceso de nacionales residentes en la Isla a las embarcaciones de recreo que ofrecen un paseo por las cercanías de la costa

En otros embarcaderos de la Isla, como la Bahía de Cienfuegos, este diario comprobó que sigue prohibido el acceso de nacionales residentes en la Isla a las embarcaciones de recreo que ofrecen un paseo por las cercanías de la costa. En los hoteles de Varadero y otros puntos del litoral cubano tampoco está permitido el alquiler de embarcaciones con motor para los huéspedes nacionales.

El crucero con destino a Cuba había sido ampliamente publicitado en Miami y tenía como principal atractivo que los cubanos que residen en la Isla podían abordar el barco -según Viva Travel- comer, beber y disfrutar de un concierto en el mar.

Julia María, una farmacéutica de 45 años estuvo tentada de comprar un boleto para el crucero pero en el último minuto cambió de idea. "Llevo diez años sin poder ver a mis padres pero cuando indagué un poco más todo el mundo me dijo que era muy difícil que el Gobierno cubano dejara que algo así pasara", comenta.

En la terminal marítima Sierra Maestra, de La Habana, un funcionario advertía este viernes que el crucero no podía atracar "hoy ni nunca". (14ymedio)
En la terminal marítima Sierra Maestra, de La Habana, un funcionario advertía este viernes que el crucero no podía atracar "hoy ni nunca". (14ymedio)

La embarcación se encuentra ahora en Bahamas para luego regresar a Palm Beach, de donde partió. La oferta de crucero a Cuba, lanzada por el día de San Valentín, comenzaba en 599 dólares e incluía un concierto de El Micha, Laritza Bacallao y la agrupación de Los Cuatro con Tania Pantoja.

"Esta ha sido una experiencia horrible. Los oficiales cubanos que llegaron a bordo informaron que nuestra visita se había cancelado sin una razón válida, ya que toda la documentación estaba en orden antes de nuestra partida. Esto es una excusa para evitar la entrada que previamente estaba autorizada por el gobierno cubano", dijo Peter Regalado, presidente de Viva Travel, quien se encuentra en el barco.

"Habíamos preparado todo para pasarnos unos días de sueño con mi hermana", contó a este diario Katia, una joven de 25 años que aguardaba a las afueras de la terminal Sierra Maestra este viernes. "Una de las ilusiones que tenía era poder hacer fotos de mi ciudad desde el mar y conocer la costa cubana desde un barco, pero ya veo que no será posible".

____________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de   14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 78