La gasolina está 'perdida' en La Habana

La falta de combustible afecta a los servicentros de la capital, que registran colas de hasta 100 metros

Los choferes lamentan que tienen que pagar el arrendamiento de los taxis estatales haya o no combustible para moverlos. (14ymedio)
Los choferes lamentan que tienen que pagar el arrendamiento de los taxis estatales haya o no combustible para moverlos. (14ymedio)

Alexander Barroso había recorrido varios servicentros de La Habana este miércoles y la respuesta más repetida era "no hay gasolina". "El lunes fue la última vez que pude llenar el tanque en L y 17 y fue chupando de lo último que quedaba en la cisterna. Luego de eso, donde quiera que llego, es un 'no hay, se acabó'. Por eso estoy haciendo esta cola", cuenta a 14ymedio.

Barroso trabaja como chofer transportando frutas desde otras provincias a La Habana y ha llegado hasta la gasolinera de la esquina de 25 y G, en El Vedado, por el soplo de un amigo que le aseguró que era uno de los pocos lugares que despachaban. Pocas horas antes, el ministro de Energía y Minas, Raúl García, había negado en la televisión cubana cualquier problema con el suministro de combustible que estuviera afectando al sector energético a raíz de los apagones que la Isla había vivido el día anterior.

La versión oficial es un fallo en una de las centrales, pero las colas en los servicentros confirman que la falta de petróleo es más que real.

La cola avanzaba lenta, pues había quienes no solo llenaban el tanque, sino también recipientes para llevar a casa. (14ymedio)
La cola avanzaba lenta, pues había quienes no solo llenaban el tanque, sino también recipientes para llevar a casa. (14ymedio)

La cola de taxis, autos estatales, camiones de basura, carros particulares y motos llegaba ayer miércoles desde la la gasolinera en la que esperaba Barroso hasta la céntrica calle 23, unos 100 metros.

"La cosa está mala y por lo que veo se va a poner mucho peor", decía, apostado en la fila, el chofer de una grúa perteneciente a la Unión Eléctrica de Cuba que dijo llevar dos días parado, sin poder trabajar, por no encontrar petróleo en ninguna parte y expresaba su falta de esperanzas de poder llenar el tanque esta semana.

La lentitud de la cola molestó a muchos clientes que se quejaban de la falta de avance. Ante el temor a que la falta de combustible continúe, los choferes llenaban no solo su tanque, sino varios recipientes para cargar gasolina extra a casa, a pesar de que está prohibida la venta en envases con el fin, aduce el Gobierno, de evitar el acaparamiento y el desvío de combustible del sector estatal al privado.

El mercado informal de combustible está muy extendido en Cuba a pesar de los esfuerzos del Gobierno por controlarlo exigiendo constancia a los trabajadores estatales y privados de combustible de compra en servicentros. Pese a ello, muchos transportistas privados acuden a esas redes informales de venta de gasolina y diésel para abaratar los costos de mantener sus viejos autos funcionando, que son, por regla general, grandes consumidores de hidrocarburos.

"Eso es candela ahora. Al que agarren en eso es tremendo lío. Mi carro tiene GPS y eso es kilómetros recorridos contra la hoja de ruta, aquí no hay invento", cuenta el conductor de la grúa tras negarse a la propuesta de un botero que le hacía una seña para comprar alguno de los litros que le asigna el Estado mediante una tarjeta.

"Estuve toda la mañana en una cola en una gasolinera de la 5ª Avenida y no alcancé", lamenta Yantiel, conductor de un Peugeot fabricado hace unas dos décadas con el que ofrece viajes a provincia para turistas y pasajeros nacionales. "Es una falta de respeto, porque el administrador del lugar no sabe cuándo vendrá otra vez la gasolina. No hay información", agrega.

"Tenemos que pagar el arrendamiento diario, que es bastante caro, tengamos o no gasolina", se quejaba un chofer que no quiso dar su nombre

Los conductores de taxis del Estado que hacen la ruta hacia y desde el aeropuerto tampoco escapan del problema. "Tenemos que pagar el arrendamiento diario, que es bastante caro, tengamos o no gasolina", se quejaba un chofer que no quiso dar su nombre. "Haga o no haga dinero tengo que liquidar 35 CUC diarios al Estado y hace dos días no puedo salir a la calle porque no tengo combustible", protesta.

Para los cubanos la falta de combustible aviva el fantasma del regreso del Período Especial. La crisis de los años 90, tras el desplome de la Unión Soviética, no solo fue un momento de déficit de alimentos y abundantes cortes eléctricos, sino de graves afectaciones a la movilidad. Las calles se llenaron de bicicletas y en las paradas de ómnibus la gente esperaba por horas para abordar una guagua.

A pesar de la caída global del flujo petrolero entre Cuba y Venezuela, Caracas sigue siendo el principal proveedor energético de la Isla, que en lo que va de 2019 ha recibido unos 53.500 barriles por día de crudo de Petróleos de Venezuela (PDVSA). La cifra revela un descenso del 40% si se compara con el primer semestre de 2015, según datos de la compañía.

El 10 de mayo, el Departamento del Tesoro de EE UU anunció sanciones contra dos compañías y dos petroleros que, según dijo, habían entregado crudo desde Venezuela a Cuba desde fines de 2018 hasta marzo de 2019. PDVSA también redujo sus exportaciones a la Isla en lo que va de año, según datos comerciales internos a los que tuvo acceso la agencia Reuters, y a pesar de que en mayo una filtración de documentos reveló que el envío en ese mes había cuadruplicado el de abril.

Algunos habían perdido la esperanza de poder llenar el depósito en esta semana. (14ymedio)
Algunos habían perdido la esperanza de poder llenar el depósito en esta semana. (14ymedio)

Esta misma semana, una información publicada en el diario Clarín aseguraba que el Gobierno de Maduro está utilizando barcos pirata para continuar con el envío de petróleo a Cuba y así eludir las sanciones de Washington. Con todo, según esa fuente, PDVSA envía a la Isla unos 60.000 barriles diarios, frente a los 100.000 que enviaba antes de las medidas de EE UU.

En su reciente discurso ante el Parlamento, Miguel Díaz-Canel aseguró que ha existido déficit con la importación de combustible, lo que ha obligado a Cuba a "establecer medidas de restricción interna para su consumo, evitando en lo posible afectaciones a la población y a las principales producciones y servicios de la economía".

"Tendré que guardar el carro de nuevo porque no tengo nervios para hacer estas colas con este calor que hay", se quejaba una mujer antes de retirarse de la fila de la calle 25 y G. "Esto se demora demasiado. En este tiempo ya hubiera llegado a pie a donde voy".

_________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 89