Ajuste de cuentas 

El autor dedica sus versos de esta semana a algunos de sus familiares a los que nunca sintió como tal

Imagen del autor, Alexis Romay, en su niñez. (Cortesía)
Imagen del autor, Alexis Romay, en su niñez. (Cortesía)
A racistas —de todos los géneros y las latitudes— que han defendido —¡y me han explicado!— la "Revolución" cubana 
 
Tuve una novia en El Lido, 
cuyo padre era un racista. 
También era un comunista 
que vivía convencido 
de que el hermoso ideal 
de la justicia social 
Y jamás fueron mis suegros 
ni él ni su esposa jovial. 
 
que no fue familia mía. 
La señora era una arpía 
y una racista moderna. 
He aquí mi condena eterna 
a su crueldad infinita: 
mi niñez se felicita 
de que no crecí a su lado. 
Apoyó el terror de Estado 
 
un mulato que pasaba 
por blanco mientras pensaba, 
al mirarse en el espejo, 
que era un poeta complejo. 
Hoy sólo habita en mi olvido. 
Fue más: ¡fue hasta embajador 
de ese estado de terror! 
Yo me quité su apellido. 
 
No conocí a mis hermanas 
—las de mi lado paterno— 
hasta ya adulto. El infierno 
también fue aquellas mañanas 
de mirar por las ventanas 
una ciudad que era mía, 
pero que la Policía 
Hoy me vuelvo a preguntar: 
¿mi "padre" a qué le temía? 
 
un teniente coronel, 
otro matón de Fidel 
y su hermano, el General. 
Era rubio el animal. 
Era miembro del Partido. 
Su uniforme desteñido 
tuvo estrellas, tuvo barras. 
También fue un asno con garras 
y un racista empedernido. 
 
Ojos claros y un salario 
de teniente coronel 
tuvo mi padrastro cruel, 
—o eso repetía a diario— 
e hijo de la aristocracia, 
de Camagüey: qué desgracia 
mas vino la primavera, 
y vendrá la democracia. 
 
Entre el odio y la constancia 
del racismo y la doctrina 
de esa cúpula asesina 
que deploro en la distancia, 
crecí en una disonancia 
tan hipócrita y manida. 
Tengo una cosa aprendida 
entre el sueño y la vigilia: 
la sangre no es la familia. 

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4