¿Y la ‘fuma’ dónde está? Los Criollos están 'desaparecidos'

En el tabaco, como en tantas cosas en Cuba en los últimos años, hay una clara línea divisoria de estatus social

Las cajetillas de Criollos, que se venden a unos 7 CUP están "desaparecidas", aseguran los clientes y confirman los empleados. (Mercado Libre)
Las cajetillas de Criollos, que se venden a unos 7 CUP están "desaparecidas", aseguran los clientes y confirman los empleados. (Mercado Libre)

Dice Julio que "al cubano no puede faltarle el ron ni el cigarro". Y lo hace con molestia, porque no encuentra en La Habana una cajetilla de Criollos, los cigarrillos que se venden en moneda nacional, consumidos por muchos cubanos.

Cuba, con un 24%, ocupa el tercer puesto en América Latina por población fumadora y el tabaco es uno de los pocos productos insignia que el país sigue exportando. "Ya se puede decir que Cuba no es la azucarera del mundo, pero todavía cuando se habla de fumar la gente se acuerda de nosotros", ironiza Julio.

"Esto era lo último que faltaba", dice este jubilado que a sus 77 años consume unos treinta cigarrillos al día y lleva toda la semana recorriendo varios municipios de la capital en busca de "la fuma", como se dice popularmente. "Solo encontré en una cafetería de La Habana Vieja pero había una cola que doblaba la esquina", recuerda.

Este diario estuvo en medio centenar de establecimientos de siete municipios de La Habana con el mismo resultado

Este diario estuvo en medio centenar de establecimientos de siete municipios de La Habana con el mismo resultado. Las cajetillas de Criollos, hechos con tabaco negro, que se venden a unos 7 CUP están "desaparecidas", aseguran los clientes y confirman los empleados. Solo se encuentra en las tiendas en pesos convertibles y son más caros.

En el tabaco, como en tantas cosas en Cuba en los últimos años, hay una clara línea divisoria de estatus social entre quienes deben conformarse con comprar cigarros en moneda nacional y aquellos que logran hacerlo en pesos convertibles o, incluso, acceden a cajetillas importadas.

La empresa Tabacuba, perteneciente al Ministerio de la Agricultura, es responsable de la escasez, según los afectados. "No nos está llegando suministro y en las últimos dos semanas solo hemos tenido Criollos un día", cuenta Liudmila, que trabaja en un bar cafetería estatal ubicado en las cercanías del puerto de La Habana.

"Normalmente ese es el producto que más vendemos, porque en este bar lo poco que ofertamos es cigarro, ron y refresco de lata", detalla. "Por eso nuestras recaudaciones están muy bajas desde agosto, porque no tenemos Criollos, que es lo que más compra la gente".

Un funcionario de Tabacuba, que prefiere el anonimato, atribuye a factores externos la ausencia de la marca en los establecimientos, el principal, la falta de combustible, que dificulta el abastecimiento en la red de cafeterías, tiendas y locales estatales que venden cigarros.

La falta de papel también es otro de los problemas que están incidiendo en la caída en la producción, según varias fuentes de la industria consultadas por este diario.

Sin embargo, éste funcionario señala "dificultades con la llegada de materia prima a las principales fábricas y roturas de las maquinarias" como los principales obstáculos para que la mercancía llegue hasta los fumadores. "La industria Lázaro Peña, de Holguín, donde se fabrica buena parte de los cigarros de las marcas Criollos y Aroma, tiene una situación tecnológica al límite y los propios trabajadores tienen que arreglar las máquinas y cada vez que las reparan se vuelven a romper", explica. 

Un estudio realizado por las autoridades sanitarias, arrojó que en 2017 el consumo per cápita de cigarros en la población cubana mayor de 15 años fue de 1.612 unidades al año, una dato que no incluye a los menores de esa edad ni a los visitantes extranjeros que, con frecuencia, compran el producto para llevarlo a su país por lo barato del tabaco en la isla. 

"La falta comenzó hace unas semanas, ya era difícil encontrar Criollos en las bodegas o lugares que se venden a siete pesos, sólo se encontraban en los particulares a 10 pesos la caja", dice Jancel Moreno, un joven residente en la barriada de Alamar.

Incluso a ese precio, los Criollos resultan "más baratos que una caja de H Upmann, a 0,70 CUC", advierte Moreno

Incluso a ese precio, los Criollos resultan "más baratos que una caja de H Upmann, a 0,70 CUC", advierte Moreno. "Pero de repente se perdió completamente, al punto que ni los particulares tienen. Se comenta que es porque la fábrica está sin papel para hacer el cigarro, otros dicen que los están exportando para Haití".

"Ayer fui al Coppelia, y aproveché para comprar cigarros, entré a la pizzería Buona Sera y la mayoría de las personas preguntaban lo mismo, ¿Tienen Criollos? ¿Dónde están?". El joven considera que estos cigarros son los que compran la mayoría de los fumadores de bajos ingresos, como estudiantes y trabajadores estatales.

Las numerosas fábricas clandestinas que hay en La Habana tampoco están suministrando los volúmenes de antaño. "Aquí sacamos unos 10.000 cigarros diarios, normalmente", aclara Adalberto, nombre ficticio para este reportaje, gestor de una fábrica clandestina ubicada en la capital cubana. "Ahora, cuando más, estamos sacando unos mil".

Las razones para la sequía en la producción informal son fáciles de adivinar. Buena parte de la materia prima con la que trabajan proviene del robo y el desvío de recursos de las industrias estatales. "Mucha de la picadura que usamos sale de las fábricas del Estado, y también el papel. Si ellos no tienen nosotros no tenemos", confirma Adalberto.

Otro tanto advierte un cuadro administrativo de la Empresa Provincial Distribuidora de Cigarros, Tabacos y Fósforos. "Nosotros no podemos inventar de donde no hay, si no nos llega el producto no podemos distribuirlo".

__________________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 30