De regreso a la escuela "por la puerta estrecha"

El tumulto era tan grande que los padres y familiares de los alumnos se movían entre la burla y la indignación

La escuela estaba abierta desde bien temprano pero todavía a las ocho de la mañana muchos alumnos no habían logrado pasar por la estrecha puerta. (14ymedio)
La escuela estaba abierta desde bien temprano pero todavía a las ocho de la mañana muchos alumnos no habían logrado pasar por la estrecha puerta. (14ymedio)

"Esto aquí está peor que la cola del pollo", decía la madre de una alumna de la escuela José Luis Arruñada, del municipio Plaza de Revolución a otra. El tumulto era tan grande que despertaba burlas y temores entre los familiares de los menores.

"Que mi niño entre a la hora que sea pero yo ni muerta lo meto en esa matazón", clamaba otra mujer.

Con esta vuelta a las clases los estudiantes tendrán cinco semanas para repasar los contenidos del anterior curso y el 7 de diciembre será la fecha para dar inicio al nuevo curso.

La escuela estaba abierta desde bien temprano pero todavía a las ocho de la mañana muchos alumnos no habían logrado pasar por la estrecha puerta donde maestros y directivos vigilaban que todos tuvieran su mascarilla y que pasaran por el paso podálico mientras le ponían a cada uno un poco de agua clorada en las manos.

Antigua escuela religiosa nacionalizada hace décadas, la Arruñada tiene un amplio portón que lleva años cerrado y solo se permite usar una pequeña entrada, una manera en que los directivos controlan el acceso al centro docente de manera más estricta. Pero la reducida puerta impide el distanciamiento social que obliga la pandemia.

"A ver, ¿por qué por la puerta estrecha?... esto es un desastre, luego con qué moral le van a exigir a los muchachos que mantengan el metro y medio de distancia"

"A ver, ¿por qué por la puerta estrecha?... esto es un desastre, luego con qué moral le van a exigir a los muchachos que mantengan el metro y medio de distancia", sentencia una mujer que con su pequeño tomado del brazo espera recostada a un árbol su turno para entrar. "Yo no sé por qué no abren la puerta más grande, lo de ellos es pasar trabajo por gusto. Sería cosa de poner dos maestros a cada lado y listo, todo fluirá más rápido", agregó.

Pasadas las ocho y ante tantos reclamos por la lentitud de la entrada a la escuela una de las maestras llegó a la reja grande para intentar abrirla pero no fue posible, la llave no abría el candado de la cadena que la mantenía cerrada. "Mira para eso, ni abrir la puerta pueden, después quieren que les creamos cuando dicen que están listos, que tienen todo bajo control, que hay seguridad. Es algo que tenían que tener previsto, es lógico que por esa puertecita no puede pasar todo el mundo sin que se forme aglomeración", comentó un padre.

Indignada ante tanta improvisación, una de las madres agarró a su niño del brazo y se marchó. "Yo me voy con mi hijo porque esto es un caos. Qué va, empezamos bien mal, mañana será otro día y espero que tengan todo más organizado", dijo antes de largarse, según ella para evitar cantarle las cuarenta a la directora.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1