Escribir de los cobardes

No sé si seré el primero en hacerlo, pero en una fecha como esta quiero felicitar a los cobardes.

A quienes fueron convocados hace 62 años a una acción revolucionaria en Santiago de Cuba y, cuando oyeron los detalles que describían la locura que significaba irrumpir en el cuartel Moncada, declinaron participar.

No conozco el número exacto de los rajados, mucho menos sus nombres. He escuchado que sus identidades nunca han sido divulgadas, porque entre ellos hubo algunos que luego se incorporaron a la lucha y hasta cayeron en combate. La historia oficial cuenta que de 135 implicados solo cuatro no dieron "el paso al frente". Otras versiones elevan a 165 el número de los conjurados y a unos 30 los arrepentidos.

Puedo imaginarme a aquellos jóvenes idealistas en la Granjita Siboney, escuchando los versos encendidos de Raúl Gómez García que proclamaban "Ya estamos en combate"; puedo imaginarme el trasiego de uniformes, el olor a metal engrasado de las armas y la invocación a la patria, el futuro, la Revolución, mientras los santiagueros pasaban la resaca de un sábado de carnaval.

Un millar de hombres armados y entrenados aguardaba tras los muros de la fortaleza. Padres de familia, hijos, hermanos, novios de alguien. Muchos de ellos habían elegido la carrera militar justamente por su procedencia humilde. Habría que matarlos para tomar su posición y ellos estaban dispuestos a matar para impedirlo.

La sangre cubana que de ambos bandos se derramara aquella mañana de la Santa Ana hizo imposible cualquier entendimiento político, cualquier diálogo. ¿Tiene sentido discutir ahora la inevitabilidad de la opción armada? Los temerarios suelen ejercer una fatal atracción sobre los inocentes. Los radicales, los que no quieren escuchar ni razonar, levantan su pedestal sobre la sangre ya sea propia o ajena.

Ahora a nadie le importa si fueron cuatro o treinta. Ellos dijeron: "Conmigo no cuenten para eso" y nadie sabe si han vivido años de arrepentimiento o han estado todo este tiempo felicitándose por su decisión. Si les sirve de algo, a los que han sobrevivido, aquí les dejo mi comprensión, porque los aplausos ya se me acabaron.

0 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Tweet:
  • Google Plus One:
  • Compartir:

Los vertiginosos días de la ira

Por estos días, muchos cálculos se han hecho sobre el tiempo transcurrido desde que Cuba y Estados Unidos rompieron relaciones diplomáticas. Los textos periodísticos han emulado entre ellos en la búsqueda de la cantidad de años, semanas y días exactos desde aquel 3 de enero de 1961. Sin embargo, ... [Leer más]

Otra manera de ser un héroe griego

Homero lo habría narrado de otra forma, optando por morir despedazado antes que rendido, pero en estos tiempos que corren los héroes se enfrentan a la inexorable fatalidad de su tragedia poniendo en riesgo su prestigio, no la vida.Alexis Tsipras eligió frenar justo al borde del abismo, porque ... [Leer más]

Juan Carlos Cremata: un hombre de verdad

Es muy probable que los más jóvenes no tengan la referencia de Un hombre de verdad, aquella novela del escritor soviético Boris Polevoi escrita en 1950 que cuenta la historia de Aléxei Merésiev, un piloto de caza que pierde sus dos piernas y que tras un heroico esfuerzo consigue volver a ... [Leer más]

Delirios de soberanía

A pesar de los excesos nacionalistas que ha alcanzado el discurso oficial cubano, a algunos les parece que el Gobierno debería ser aún más intransigente con la defensa de la soberanía del país. Estigmatizadores de todo lo foráneo, esos individuos terminan alardeando de un chovinismo que tiene ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Reinaldo Escobar

Reinaldo Escobar (1947)Periodista, nació y vive en Cuba. Se licenció en Periodismo en la Universidad de La Habana ...

Archivo