Del mar y más allá

Un viejo chiste pronorteamericano cuenta que un habanero, de esos que no suelen usar la letra "r", caminaba por el malecón con su pequeño hijo. Mientras señalaba la inmensa masa azul del océano el niño preguntó a su padre "Papá, y eso qué es" y el hombre con su pronunciación habanera le respondió: "El mal, mijo, el mal". Unos metros y otros minutos después, el niño volvió a la carga " ¿Y más allá, qué hay?" A lo que el hombre contestó: "El bien, mijo, el bien".

Justo frente a ese malecón, donde las olas siguen siendo testigo impasible de lo que pasa en La Habana, se izará la bandera norteamericana en la recién inaugurada Embajada de los Estados Unidos. Pero el mar no ha querido estar ajeno a los trajines diplomáticos y le ha ofrendado a los habaneros un simbólico regalo: el pescado del mercado racionado.

Precios del pescado en el mercado. (14ymedio/ Luz Escobar)
Precios del pescado en el mercado. (14ymedio/ Luz Escobar)

Lo curioso es que la última vez que las carnicerías se llenaron de escamas en esta ciudad costera fue, ni más ni menos, un día antes del 17 de diciembre del pasado año, cuando Barack Obama y Raúl Castro anunciaron que ambos países restablecerían relaciones.

Seguramente el periódico Tribuna de La Habana publicará el cronograma de entrega del producto marino en cada municipio. En las colas se repetirán las mismas escenas de costumbre y la alegría de los pobres perdurará lo poco que siempre alcanza la cuota de la libreta.

El pescado, el mar, las banderas, viejos símbolos caprichosos que nos invitan a una lectura diferente, casi premonitoria, de la realidad.

0 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Tweet:
  • Google Plus One:
  • Compartir:

Lo que no dice Fidel Castro

En las primeras horas del día de su 89 cumpleaños el expresidente cubano Fidel Castro solo encontró en su memoria las bombas que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki, el oro que acumula ese país en sus reservas y la deuda por concepto de indemnizaciones a Cuba que asciende "a ... [Leer más]

Los prejuicios que provocamos

Bajo el grito de "Tanganica rompé cabeza con fuerza grande" un serial de la radio cubana de los años 50 inculcó a mi generación la idea de que los africanos eran rudos y violentos. Recuerdo vagamente que el personaje portador de ese sonoro nombre era una variedad de imbatible gigante con pocas ... [Leer más]

Cuando se pierden los huevos

Un día es el aceite de cocina, otro las frazadas de limpiar el piso o el detergente de fregar, pero siempre hay un producto que de buenas a primeras se pierde de los estantes y no aparece ni en los mercados racionados, ni en las tiendas que venden en pesos convertibles, "ni en los centros ... [Leer más]

Escribir de los cobardes

No sé si seré el primero en hacerlo, pero en una fecha como esta quiero felicitar a los cobardes.A quienes fueron convocados hace 62 años a una acción revolucionaria en Santiago de Cuba y, cuando oyeron los detalles que describían la locura que significaba irrumpir en el cuartel Moncada, ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Reinaldo Escobar

Reinaldo Escobar (1947)Periodista, nació y vive en Cuba. Se licenció en Periodismo en la Universidad de La Habana ...

Archivo