Alazanes buscará el título del Caribe en la posible última Serie con cubanos

El abridor de los avileños, Dachel Duquesne, cayó ante la artillería de los Alazanes. (Facebook)
Los Alazanes debutarán contra los Tigres de Licey dominicanos, el equipo con más triunfos en la Serie con 10. (Facebook)

Ya partieron los Alazanes de Granma, campeones del torneo nacional, hacia Culiacán, para la Serie del Caribe de este año, que inaugurarán en partido contra los Tigres de Licey, ganadores de la liga dominicana.

Como es ya una rancia costumbre, fueron despedidos con abanderamiento y exhortaciones de los anchos funcionarios a sus gladiadores, que debían regresar "con el escudo o sobre el escudo". No van realmente a un evento deportivo, como los atletas de los otros cuatro países, sino a "enfrentar la batalla de Culiacán".

Para este tipo de eventos, Cuba tiene una desventaja capital: solo posee un hombre activo en una liga profesional, Alfredo Despaigne, contratado en Japón. En definitiva, la Serie del Caribe no es un torneo de clubes campeones, sino un torneo de ligas, y el equipo ganador en su liga se refuerza tanto como lo requiera. Mientras los Alazanes, por ejemplo, llevan solo 9 refuerzos, las Águilas de Mexicali llevan 14.

Este año no habido muchas quejas de fanáticos y conocedores acerca de la conformación del elenco. Es cierto que se dan desacuerdos sobre unos que asisten y otros que se ausentan, pero no escándalo, como en otras ocasiones, con el mánager o con los atletas. Con los laureles frescos en la frente, como no ocurría antes, no se puede pedir un equipo cubano actual más animado y en forma.

A nuestro país se le exige, además, que la selección tenga un nivel competitivo adecuado al rango del evento, como a los demás países. De modo que es un tope difícil, donde ni aun los Vegueros, cuando se coronaron en 2015 pudieron ganar más juegos de los que perdieron. Podría decirse que es nuestro Clásico del Caribe, en el que Cuba ha triunfado solo 8 veces, después de Dominicana (19), Puerto Rico (14) y México (9).

El presidente de la Federación Cubana de Béisbol dio a conocer, en cuanto a la futura presencia de Cuba en la Serie, que "hay algo que se escapa de las manos de los directivos", pues "esa liga está sujeta a leyes de la MLB"

En la Mesa Redonda del lunes vimos declaraciones de miembros de la delegación a la Serie. El mánager Carlos Martí informó que lo acompaña el cuerpo técnico de su equipo, con Jorge Luis Ávila —entrenador de pitcheo de Holguín que se suma a Ciro Silvino Licea— y que los abridores serán Lázaro Blanco, Vladimir García, Freddy Asiel Álvarez y Vladimir Baños, los relevistas Noelvis Entenza y Yoelkis Cruz, y cerrarán Liván Moinelo, José Ángel García y Miguel Lahera.

Otro invitado, Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, dio a conocer, en cuanto a la futura presencia de Cuba en la Serie, que "hay algo que se escapa de las manos de los directivos", pues "esa liga está sujeta a leyes de la MLB, que, por supuesto, se rige por leyes norteamericanas".

"Estamos bloqueados, pero vamos a seguir luchando y no cederemos en ninguno de nuestros principios", afirmó. Refiriéndose a las recientes palabras de Francisco Puello, comisionado de la Serie, sobre lo imprescindible de que la liga cubana se profesionalice para continuar dentro del torneo anual, el funcionario insinuó que se habían tergiversado y que, al contrario, Puello aseguró "que ellos siguen luchando para que Cuba sea miembro pleno de la Serie del Caribe".

"Lo que no quieren es que participemos como invitados", añadió Vélez, "porque entonces tenemos muchas limitaciones, como las económicas. Por ejemplo, cuando fuimos campeones, (los Vegueros) no recibieron el premio de casi 100.000 dólares. Todo termina en las Grandes Ligas".

"Los directivos quieren sentarse con nosotros en México, y también venir a Cuba, explicarle al pueblo todo lo que están haciendo, todo lo que hay que hacer para que Cuba obtenga lo que se merece y vaya como miembro pleno, con todos sus deberes y derechos", añadió, y explicó también que, para ser miembro pleno, Cuba tiene que poder ser sede de una Serie del Caribe. "Nosotros anunciamos que, a partir de 2020, ya estamos listos para celebrar una en Cuba", zanjó.

Después de 16 años, por fin Culiacán vuelve a ser sede de este evento y ya todo está listo en el Estadio de los Tomateros, con capacidad para más de 20.000 personas, que fue inaugurado en octubre de 2015 y es el más moderno de Latinoamérica.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0