Se define el orden hacia la postemporada

Obras en el estadio Latinoamericano para el partido con los Tampa Bay Rays y la visita de Obama. (EFE)
Obras en el estadio Latinoamericano para el partido con los Tampa Bay Rays y la visita de Obama. (EFE)

En la jornada de este viernes se efectuaron dos partidos pendientes de la Serie Nacional que ratificaron a Matanzas en el primer lugar y a Ciego de Ávila, campeón vigente, en el segundo, a dos juegos de diferencia.

Aunque los Cocodrilos no habían terminado muy bien la primera parte del torneo, otra ha sido la historia en esta, con una actuación formidable, pasando antes que los otros a semifinales y asegurándose en el liderazgo, que ya no les pueden arrebatar los tres perseguidores.

Ha sido este el séptimo juego consecutivo que ganan los yumurinos y el noveno a favor de Fredy Asiel Álvarez. Aunque los Vegueros de Gallardo, en el ajeno Victoria de Girón, anotaron una carrera en el mismo primer inning, a partir de ahí, en los 6 que trabajó el refuerzo villaclareño, solo permitió 2 hits, mientras propinaba un ponche y no regaló boleto.

A partir del séptimo capítulo se sucedieron tres relevistas para mantener maniatados a los pinareños, que fueron cañoneados con 14 imparables. El marcador final quedó en 9 anotaciones por una, con derrota para Erlis Casanova.

Los Tigres de Roger Machado doblegaron 6-2 a los Piratas en su propio puerto del Cristóbal Labra, en lid que resultó bastante pareja en hits y sin errores de nadie. Yenier Cano, con un solo revés, logró su octavo triunfo ante el perdedor Yunier Gamboa.

Este sábado habrá un solo juego, entre Matanceros y pinareños. El lunes se medirán en el Labra Cocodrilos y Piratas y en el Capitán San Luis, Industriales y Pinar. El martes, en casa veguera, lo harán Holguín y los anfitriones, y en el Girón Leñadores y Matanzas. Las semifinales arrancarán el 24, tras el tope entre cubanos y el Tampa Bay Rays.

En sus casi 70 años, el también llamado coloso del Cerro ha sido casa de los Alacranes del Almendares y de su heredero, Industriales

Cuando ocurra ese amistoso, el estadio Latinoamericano debe estar remozado. En sus casi 70 años, el también llamado coloso del Cerro ha sido casa de los Alacranes del Almendares y de su heredero, Industriales, como también fue sede de las primeras Series del Caribe.

En diciembre la instalación había sido inspeccionada por especialistas de terrenos de las Grandes Ligas y de Cuba, pues el partido con los Tampa Bay Rays exige los máximos estándares de calidad. Se concluyó que, aparte de bruscos desniveles en el infield, deficiente drenaje e irregularidades en la altura oficial del montículo, existía contaminación por varios tipos de césped, todo ello por falta de un plan de mantenimiento adecuado.

Sin tiempo para levantar todo el césped de los jardines, el trabajo se centra en el diamante, donde se ha sembrado Bermuda 328, hierba usada en campos de las Grandes Ligas. Detrás del home y a los lados, se plantó una variedad muy resistente a la sombra y a la sequía. En los jardines se hizo solo una labor de descontaminación. Las luces, que estaban a 40 por ciento de lo necesario, se han fortalecido con lámparas LED chinas. Además, el terreno quedará ahora más suave y plano.

Aunque el proceso total concluirá en 2018, esta etapa termina el 15 de marzo, con las cabinas para prensa, radio y TV reparadas, y se habrá reconstruido todo el sistema de drenaje. Una renovación incluso mayor que la acometida para el juego con los Orioles de Baltimore en 1999, según informa la prensa cubana.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1